Cómo mantener en forma a tu mascota

Irene Peláez · 21 marzo, 2015

Al igual que los humanos, a las mascotas también les llega su etapa de vejez. A los 7 años empiezan a padecer cambios: les duelen las articulaciones, tienen tendencia a engordar y tienen menos ganas de moverse. Por ello, la prevención juega un papel fundamental a la hora de prevenir enfermedades, proteger células y retrasar signos de envejecimiento. Aquí te explicamos qué debes hacer para mantener en forma a tu mascota.

Buena higiene y revisión médica

perro y veterinario

Para retrasar los signos de envejecimiento lo mejor es acudir al veterinario regularmente y no menos de dos veces al año, para realizar un chequeo médico y una desparasitación preventiva. Además, se debe cuidar muy bien la nutrición del animal, procurando que la dieta sea equilibrada, adecuada para la edad de la mascota y para su estado nutricional. Hay que evitar en la medida de lo posible que tome restos de comida para humanos.

Se le debe alimentar una o dos veces al día si tu mascota es joven, y siempre debe tener un plato con agua lleno y accesible por si tiene sed. La actividad física es muy necesaria también, regularmente y en horarios adecuados.

En verano se debe procurar que tenga sombra en las horas más calurosas y mantenerlo bien hidratado. Y es muy importante una desparasitación regular y preventiva para evitar la aparición de pulgas y garrapatas, que pueden causar daños al animal o transmitir enfermedades.

Para prevenir estas infestaciones y algunas alergias es conveniente tener siempre limpio el espacio dedicado al animal. Sería conveniente para la prevención de los síntomas de la vejez, productos veterinarios que contengan sustancias antioxidantes, que disminuyan los procesos degenerativos e inflamatorios del manto, además de mejorar el pelo y la piel del animal.

A partir de los 6 años se deben reforzar los cuidados, porque a esa edad les empiezan a aparecer canas, realizan menos ejercicio, engordan e incluso corren el riesgo de perder los dientes si no se cepillan correctamente.

Limpieza y cuidado del manto

peinar a tu perro 3

Cierto cuidado del manto es también necesario para mantener a la mascota en buenas condiciones. Por ello es necesario cepillar al perro regularmente (si no todos los días, al menos todas las semanas, dependiendo de la raza del perro), con un peine de dientes espaciados para evitar tirones, cepillando de la cabeza a la cola siempre en la misma dirección.

Al mismo tiempo, se puede revisar el pelaje para detectar signos de una posible presencia de parásitos, nudos o tumores sospechosos. Después hay que pasar un cepillo de metal hecho especialmente para retirar el pelo muerto de tu mascota. Si se encuentran nudos gordos durante el cepillado, nunca se deben cortar con tijeras porque existe el peligro de cortarle la piel al animal. Siempre se debe pasar el peine de dientes separados varias veces, hasta que el nudo se deshaga y luego el cepillo de metal para retirar el pelo muerto.

Además del cepillado, es necesario para la higiene de las mascotas, la limpieza de las orejas. Las orejas deben limpiarse regularmente (al menos una vez a la semana), poniendo cuidado en retirar el exceso de pelo o trozos de cera que pueda quedarse en ellas. Las orejas pueden limpiarse con aceite y alcohol, pero es mejor utilizar productos especializados del veterinario porque son mejores y conllevan menos riesgos.

Para limpiar las orejas de una mascota hay que evitar utilizar bastones de algodón, puesto que pueden dañar el tímpano del animal. Lo mejor es envolverse el dedo índice con un trozo de tela suave, mojarlo en el producto y limpiar con cuidado las paredes del conducto auditivo.

Precauciones en vacaciones

A la hora de llevar a las mascotas de vacaciones, también se deben tomar ciertas medidas o precauciones. Por ejemplo, es conveniente tratar de evitar la sedación del animal, así que se le debe acostumbrar a la jaula mucho tiempo antes (preferentemente desde cachorro), para no tener que utilizar tranquilizantes, que pueden perjudicar la salud del animal.

Además, es recomendable llevarle al veterinario a que le hagan un chequeo general y una desparasitación tanto antes de salir de viaje como después de volver de vacaciones. Si en el destino hay playa, es conveniente ponerle gotas en los ojos para prevenir que la arena le cause conjuntivitis. También se le debe brindar la posibilidad de acceso a una sombrilla o carpa, para que pueda tener sombra cuando quiera.