Cómo cuidar y educar a un perro de raza mini

Un perro de raza mini tiene una serie de necesidades que es necesario conocer antes de adoptarlo. Sus huesos pequeños y cabezas de formas particulares conllevan ciertas complicaciones médicas.
Cómo cuidar y educar a un perro de raza mini
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 02 junio, 2021.

Última actualización: 02 junio, 2021

Aunque para muchas otras cosas el tamaño no importe, un perro de raza mini tiene necesidades especiales debido a su talla. A simple vista, puede parecer que algunas técnicas y adiestramientos son universales, pero lo mejor para el can siempre será adaptar los cuidados.

Si tienes dudas acerca de qué es un perro mini y qué lo hace tan especial, en las siguientes líneas puedes informarte sobre todo lo que necesitas saber. No te lo pierdas.

Variedades de perros de raza mini

Actualmente, existen los siguientes tamaños para clasificar a una raza: gigante, grande, mediano, enano o pequeño y toy o miniatura. A simple vista, puede ser difícil distinguir un perro enano de uno mini, por lo que las organizaciones internacionales —como la Federación Cinológica Internacional, FCI— consideran que los perros mini son aquellos que pesan como máximo 3 kilos.

Algunas razas consideradas mini son el pomerania, el bichón maltés o el chihuahua. Todas ellas presentan morros pequeños, huesos cortos y una conformación corporal muy reducida con respecto a la media de su especie.

Un pomerania sonriendo a cámara.

Cuidados especiales de los perros de raza mini

El pequeño tamaño de estos cánidos les crea una serie de necesidades que es importante respetar. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Llevar arnés en vez de collar: la estrechez de sus cuellos los hace más proclives a padecer lesiones si tiran mucho de la correa.
  • Ten cuidado con las multitudes: un perro de raza mini se ve peor en medio de una aglomeración, por lo que aumenta el riesgo de que se lleve un pisotón accidental.
  • Baja tolerancia a temperaturas extremas: el pequeño tamaño de estos animales conlleva menor cantidad de grasa corporal, así que tendrás que proporcionarle algo de abrigo en las estaciones más frías y refrescarle en verano.
  • Evita que se suba a lugares altos: aunque cualquier perro se puede hacer daño si se cae desde una altura considerable, los canes más pequeños tienen mayor riesgo de fractura.

¿Cómo educar a estas razas?

La educación básica de los perros de raza mini es la misma que para cualquier otro can: una serie de órdenes fáciles de entender que permitan que el animal se entienda contigo y garanticen su seguridad. También es importante que aprenda a controlar sus impulsos y socialice de forma sana.

Ahora bien, los humanos tendemos a tratar de forma sesgada a los perros pequeños, debido a su tamaño. Si acoges en tu hogar a una de estas miniaturas, debes tener en cuenta una serie de cosas que influyen en su educación. Entre ellas, destacamos las siguientes:

  • La tendencia a coger en brazos: es cierto que pesan poco, lo que hace mucho más fácil transportar a estos perros o sacarlos de alguna situación desagradable. Sin embargo, haciendo esto puedes estar fomentando que no socialicen correctamente y les privas del ejercicio que necesitan.
  • Tener al perro siempre encima dentro de casa: salvo para momentos de socialización y de mimos, no es recomendable tener al perro encima de ti siempre que estéis en casa. Esto fomenta que el can se vuelva territorial o establezca una jerarquía poco sana contigo y con el resto de miembros de tu hogar.
  •  Sobreprotección: su aspecto puede hacerte pensar que estos canes son más frágiles. Por eso, debes tener cuidado de que tu protección no interfiera con su correcta socialización o desarrollo emocional, especialmente cuando son cachorros.

Recompensas

Para premiar a un perro de raza mini, basta con seguir las mismas recomendaciones que para el resto de perros: no darle alimentos perjudiciales para su salud ni desequilibrar su dieta con muchas golosinas. La fruta y verdura son buenos premios y son sanos.

La recompensa social puede ser tan valiosa para ellos como una chuche. No dudes en mimar y felicitar a tu can cuando haga algo bien.

Adiestramiento y ejercicio

Los paseos y el tiempo de juego pueden aprovecharse también para adiestrar a tu perro, sea del tamaño que sea. Los juegos de tira y afloja  pueden usarse para que aprenda a compartir, por ejemplo, y enseñarle a que te traiga objetos sirve para que aprenda a volver a tu lado.

El chihuahua es la raza de perro más longeva.

En definitiva, un perro de raza mini tiene necesidades asociadas a su tamaño, pero este no debe ser tampoco un motivo para sobreprotegerlo o privarlo de la vida que tendrían otros canes más grandes. Sea como sea el cánido, siempre tendrás que conocerle y aprender a hacerle lo más feliz posible.