Cataratas en gatos: síntomas y tratamientos

Las cataratas en gatos son una condición crónica y progresiva que, si no se detecta a tiempo, hará que el felino pierda toda su visión de forma irreversible.
Cataratas en gatos: síntomas y tratamientos
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 01 Junio, 2021.

Última actualización: 01 Junio, 2021

El sentido de la vista es esencial para los felinos domésticos, ya que en la naturaleza, la mayoría de especies de la familia Felidae son cazadores nocturnos. Como podrás imaginar, la pérdida de visión en una de estas mascotas reporta un grado de discapacidad mucho mayor que en otros seres vivos con la misma condición. Por ello, atajar las cataratas en gatos antes de que aparezca la ceguera es vital.

Según estudios que veremos con posterioridad, hasta el 13 % de los gatos domésticos desarrollan cataratas durante su vida, especialmente en la vejez. Si quieres conocerlo todo sobre esta entidad clínica tan común como inhabilitante, sigue leyendo.

¿Qué son las cataratas en gatos?

El término ‘cataratas’ hace referencia a una opacidad total o parcial del cristalino, una estructura situada tras el iris y delante del humor vítreo del globo ocular. El cristalino está compuesto por una red de fibras proteicas, que le confieren un índice de refracción superior al de estructuras anexas. Gracias a ello, esta formación focaliza la luz en la retina y permite la construcción de imágenes.

En general, se concibe que las cataratas son un subproducto del envejecimiento. Con el tiempo, las proteínas del cristalino se desnaturalizan y pierden su funcionalidad, lo cual empeora de forma lenta pero inexorable la capacidad de visión del animal. De todas formas, existen otras muchas condiciones que pueden propiciar esta entidad. Entre ellas, destacamos las siguientes:

  1. Inflamación en el entorno ocular: también conocido como uveítis, este cuadro clínico es la causa principal de cataratas en gatos. Las reacciones inflamatorias provocan daños irreparables en el entorno ocular, lo cual afecta también al cristalino. Un traumatismo o una infección son los agentes causales de la uveítis.
  2. Enfermedades hereditarias: los gatos de raza pura suelen ser más propensos a estas condiciones, pues existen genes que propician la ceguera, tal y como indican estudios. Cuanto más se crucen ejemplares consanguíneos, más probable es que los descendientes tengan problemas.
  3. Dieta deficiente y enfermedades metabólicas: ambos conceptos van ligados. La retinopatía diabética —que provoca ceguera— se vincula a la obesidad y la falta de compuestos para mantener el ojo sano a la desnutrición. Los problemas sistémicos, derivados de la alimentación o no, pueden manifestarse en el entorno ocular.
Cuidar de un gato ciego requiere armarse de paciencia.

Síntomas de las cataratas en gatos

Los signos clínicos de las cataratas dependen en su totalidad de la gravedad de la ceguera, tal y como indica el portal VCA HospitalsSi se detectan en un análisis rutinario y el daño del cristalino es mínimo, el gato presentará una conducta normal en el momento del diagnóstico.

De todas formas, si el estadio es más avanzado, es fácil observar una especie de ‘película’ blanquecina en el entorno ocular del gato. Además, el félido se mostrará reticente a practicar actividades que antes adoraba, como escalar paredes o saltar entre zonas elevadas. En general, la mascota se vuelve mucho más torpe y tiene problemas para ubicarse en el entorno.

El signo más claro de las cataratas en gatos es la aparición de una película blanquecina en los ojos. A veces, esta solo se observa bajo determinadas fuentes lumínicas.

Diagnóstico de la enfermedad

El diagnóstico de las cataratas en gatos es muy similar al de los humanos. Con la ayuda de un oftalmoscopio, el profesional observará el estado interno y externo de los globos oculares de la mascota y determinará el posible agente causal de su ceguera, ya sea esta total o parcial.

Además, en casi todos los gatos la condición viene derivada de otra entidad clínica secundaria. Tal y como indican estudios, la uveítis es la causante de más del 30 % de los casos, así que es necesario identificar posibles infecciones oculares o heridas mal curadas. Menos del 11 % de los cuadros se explican por la edad, así que achacar las cataratas a la vejez es la última opción.

Tratamiento de las cataratas en gatos

El tratamiento ideal de las cataratas es la cirugía. En ella, se extrae el cristalino opaco dañado y se sustituye por uno artificial, lo cual restaura el poder de enfoque del aparato ocular. De todas formas, si la inflamación del ojo del gato es demasiada, la operación se descarta y se opta solo por tratar la enfermedad subyacente.

En los félidos en los que la uveítis es el agente causal principal, se utilizan gotas oftálmicas de fármacos corticosteroides, que ayudan a reducir la inflamación y que el cristalino siga sufriendo daños. Sin cirugía no se puede revertir la condición, pero sí evitar que progrese hasta un cuadro de ceguera total.

Dependiendo de la edad del felino, este se adaptará mejor o peor a la ceguera.

La conjuntivitis en gatos y sus síntomas.
Si hay una inflamación en el entorno ocular del gato, esta debe tratarse antes que nada.

Una condición que siempre debe ser tratada

Si no se somete a un gato con cataratas a tratamiento, este terminará perdiendo la visión, ya sea de forma total o parcial. Además, si la causa es una infección o un problema sistémico, es posible que el félido termine muriendo por complicaciones de la enfermedad. Por esta razón, nunca se concibe dejar que el cuadro se desarrolle sin acudir al veterinario.

De todas formas, la última palabra siempre debe tenerla el veterinario, tras discutir los distintos abordajes con el tutor. Si el gato es anciano y no le queda mucho tiempo de vida, quizás es mejor dejar que viva sus últimos meses con cataratas asociadas a la edad, antes de someterlo a una operación de recuperación lenta.

Te podría interesar...
Las 6 enfermedades hereditarias en gatos
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Las 6 enfermedades hereditarias en gatos

Las enfermedades hereditarias en gatos se deben a mutaciones en regiones concretas de los genes y son transmitibles de padres a hijos.



  • Cataracts in cats, VCA hospitals. Recogido a 29 de mayo en https://vcahospitals.com/know-your-pet/cataracts-in-cats
  • Williams, D. L., & Fred Heath, M. (2006). Prevalence of feline cataract: results of a cross‐sectional study of 2000 normal animals, 50 cats with diabetes and one hundred cats following dehydrational crises. Veterinary ophthalmology, 9(5), 341-349.
  • Menotti-Raymond, M., David, V. A., Schäffer, A. A., Stephens, R., Wells, D., Kumar-Singh, R., ... & Narfström, K. (2007). Mutation in CEP290 discovered for cat model of human retinal degeneration. Journal of Heredity, 98(3), 211-220.
  • Guyonnet, A., Donzel, E., Bourguet, A., & Chahory, S. (2019). Epidemiology and clinical presentation of feline cataracts in france: A retrospective study of 268 cases. Veterinary ophthalmology, 22(2), 116-124.