En su casa cuida a 50 perros callejeros 

Alba Muñiz · 9 noviembre, 2015

Entre tanta mala noticia sobre abandono y maltrato animal, resultan alentadoras las historias de personas que se dedican a rescatar y cuidar a inocentes seres que quedan desamparados y andando a la deriva por las calles. Es el caso de Silvia Chirino, una jubilada argentina que en su casa cuida a 50 perros callejeros.

Silvia, la argentina que cuida a 50 perros callejeros en su casa

Autor: Juanedc
Autor: Juanedc

La mujer, de 61 años, se define como una “proteccionista independiente”. En su hogar de Piñeyro -una localidad del partido de Avellaneda, en el sur del llamado Gran Buenos Aires- cobija a los perros, los cuida y alimenta y luego los ofrece en adopción.

“Dicen que estoy loca pero para mí es una locura linda”, señala Silvia, que se dedica a esta amorosa tarea desde hace 15 años. Todo comenzó con siete canes. Y el número se fue incrementando con el tiempo.

Así, su casa se ve hoy poblada de adorables perritos de raza “calle, cordón y vereda”, como ella los define.

“Podemos juzgar el corazón de un hombre según trata a los animales.”

-Inmanuel Kant-

Cómo cuida Chirino a los canes que recoge de la calle

Cuando un nuevo perro llega a la vida de Silvia, ella se encarga de asearlo y de llevarlo al veterinario para que verifique el estado de salud del animalito.

Luego lo desparasita, lo vacuna y, de ser necesario, también lo castra.

Cuenta que algunos de los perritos que recoge de la vía pública presentan heridas graves y que, por tal motivo, deben ser atendidos de urgencia. Silvia se emociona al recordar que pudo salvar la vida de muchos peludos.

Un día en la vida de Silvia y sus 50 perros

Chirino se levanta muy temprano todos los días para comenzar a higienizar su casa con agua y lavandina. Luego, llega el momento de salir a pasear con los perros que quieran salir a dar una vuelta, hecho que se repetirá por la tarde.

A la hora de comer, cada animalito recibe el alimento apropiado y acorde a su edad y a las condiciones en que se encuentre.

Además, una vez por semana, las amigas de la mujer acuden en su ayuda para bañar a todos los canes.

“Es una tarea difícil, pero también hermosa“, explica Silvia. También agrega:  “Amo hacer esto y me llena de satisfacción. Me cura el alma. Creo que a todos Dios nos pone en la vida por algo y a mí me puso a cuidar a estos seres nobles e incondicionales”.

Donaciones para los perros que cuida la jubilada argentina

Para costear los gastos que conlleva asegurarles una buena calidad de vida a todos los canes, Chirino recibe donaciones. “Todo es bienvenido”, dice:

  • Dinero
  • Pienso
  • Pipetas para las pulgas
  • Antiparasitarios
  • Sábanas
  • Frazadas
  • Colchones
  • Artículos de limpieza

Otros datos sobre Silvia y sus perros

Autor: Kristine Paulus
Autor: Kristine Paulus

Silvia tuvo oficios diversos a lo largo de su vida: limpió casas, atendió un almacén y también fue empleada administrativa. Ahora, que ya obtuvo su merecida jubilación, confiesa que solo se dedica a sus “amores”, los perros.

Por supuesto, y a pesar de la cantidad, se acuerda del nombre de todos. Muchos fueron bautizados como  personalidades públicas o personajes que le agradan. Por ejemplo:

  • La Chiqui, una perra flaca y esbelta, llamada así por la actriz y conductora de televisión Mirtha Legrand, que es conocida también por ese apodo.
  • Marley, al igual que el seudónimo del animador de TV Alejandro Wiebe.
  • Jagger, como el integrante de los Rolling Stones.
  • Fiona, mismo nombre que la novia del ogro Shrek.
  • Sherazade y Mihriban, como los personajes de la telenovela “Las mil y una noches”.

La opción de adoptar

Chirino recomienda a aquellos que deseen tener un perro que no recurran a la compra de animales de raza y que se decidan por la adopción. “Salva una vida y tu mascota sabrá cómo recompensarte”, dice.

Para contribuir a que los perritos que rescata Silvia consigan un nuevo hogar, ella misma creó la página web www.amoresenadopcion.blogspot.com.ar.

Allí sube las fotos de todos los canes que viven en su casa y cuenta sus historias, para que sus posibles adoptantes los vayan conociendo.