Caracteristicas y cuidados del Bullmastiff

El Bullmastiff es una raza cariñosa con la familia, pero desconfiada con los extraños. Aun así, se trata de un animal de compañía excepcional para casi cualquier núcleo familiar.
Caracteristicas y cuidados del Bullmastiff
Silvia Conde

Escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde el 15 diciembre, 2020.

Última actualización: 15 diciembre, 2020

El Bullmastiff es una raza de perro de origen inglés, creada a finales del siglo XIX. Esta llamativa variante de can doméstico se desarrolló a partir del cruce del antiguo Mastiff inglés y el Bulldog, como su propio nombre indica.

Es un perro de gran tamaño, fuerte e inteligente, pero a la vez dulce y cariñoso con todos los miembros de la familia. Como todo can, necesita una educación y adiestramiento básicos para llevar una buena convivencia en casa con los seres humanos. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre sus cuidados y educación.

El bullmastiff, un perro guardián

Esta raza siempre se ha utilizado como perro de guardia, pues vivía junto a los a los guardabosques de las fincas campestres, a los que ayudaba a apresar cazadores furtivos. El Bullmastiff es un perro grande, de unos 65 centímetros de altura y unos 50 kilogramos de peso. Los machos pueden alcanzar hasta 59 kilogramos.

La constitución de este can es fuerte y robusta, de proporciones simétricas, con un pecho amplio y profundo, una espalda corta y recta que le da un aspecto compacto. La cola es recta con implantación alta, ancha en la base y más delgada en la punta.

La cabeza de este can es ancha y presenta un hocico corto, con pliegues, ojos de tono avellana y las orejas pequeñas, dobladas en forma de “v” y de color más oscuro que el resto del cuerpo.

Puede ser de color atigrado o leonado o rojo, normalmente en tonalidades claras. Tiene una máscara negra característica de la raza y a veces puede presentar una mancha blanca en el pecho. Su pelo es corto y duro al tacto, liso y pegado al cuerpo, de muda ligera y muy fácil de mantener.

Un Bullmastiff alegre sobre un fondo blanco.

Cariñoso con la familia, pero receloso de los extraños

El Bullmastiff es un perro inteligente y observador, cariñoso con todos los miembros de la familia, pero receloso de los extraños, pues su actitud calmada y dulce puede cambiar ante desconocidos. Es un can valiente, alerta y fiel, activo y con gran resistencia.

Una buena socialización, ejercicio moderado y adiestramiento son tres aspectos básicos para convivir con esta raza en la familia. Si desde cachorro se expone a todo tipo de personas y situaciones, el can puede mostrarse menos desconfiados con las visitas y personas que no conozca de adulto.

El Bullmastiff no se considera una raza potencialmente peligrosa en España a pesar de su aspecto, sin embargo, conviene ofrecerle una buena educación para evitar problemas de agresividad hacia extraños.

Enfermedades más comunes del bullmastiff

La raza presenta una buena salud, pero pueden aparecer ciertas enfermedades asociadas a su genética. La esperanza de vida se estima entre los 7 y 9 años de edad. Poe otro lado, las enfermedades más comunes de esta raza son la siguientes:

  • Alergias.
  • Dilatación gástrica.
  • Cáncer: hemangiosarcoma, linfoma, mastocitoma y osteosarcoma.
  • Problemas cardíacos: soplos, estenosis subaórtica y cardiomiopatía.
  • Problemas oculares: entropión y atrofia retinal progresiva.
  • Hipotiroidismo.
  • Problemas renales.
  • Problemas musculoesqueléticos: displasia de cadera, de codo, osteodistrofia hipertrófica, osteocondritis disecante y panosteitis.

Uno de los objetivos principales de los criadores de esta raza es reducir la frecuencia de aparición de estas enfermedades. No obstante, que estas sean las patologías más comunes en el Bullmastiff no quiere decir que un ejemplar tenga que padecerlas, pues muchas de ellas se pueden prevenir con unos buenos cuidados y la alimentación adecuada.

Consejos para cuidar esta raza

Como hemos comentado, una buena socialización es fundamental para evitar los problemas de conducta asociados a su instinto de guardián. Te ofrecemos los siguientes consejos para mantener a tu Bullmastiff feliz y saludable:

  • Evita sobrealimentar al can y ofrece comida de buena calidad: una buena alimentación supone una inversión en su salud, así que elige piensos de alta gama o un programa adecuado de dieta BARF. Alimenta siempre al animal en base a su peso ideal y pon especial cuidado a su nutrición en la etapa de crecimiento del cachorro.
  • Realiza ejercicio moderado: para mantener al can en un peso saludable y con unos músculos y huesos fuertes, debes pasear a diario con él. Es un perro muy resistente y tolerará bien las largas caminatas, antes que los ejercicios explosivos. También debes controlar el ejercicio durante el crecimiento para evitar problemas músculoesqueléticos.
  • Acude al veterinario periódicamente: las vacunaciones y revisiones en el veterinario son muy importantes para llevar un seguimiento de la salud del animal y detectar a tiempo enfermedades, sobre todo cuando este alcanza cierta edad.
  • Protégelo contra parásitos: una buena higiene y el uso de antiparasitarios tanto externos como internos previene múltiples enfermedades como la leishmaniosis.
Un Bullmastiff de cara.

Como habrás podido leer, el Bullmastiff es un perro de compañía excelente, pero hay que tener en cuenta ciertas consideraciones antes de hacerse con un ejemplar.

Te podría interesar...
Dos tipos de bulldog y sus características
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Dos tipos de bulldog y sus características

Existen dos tipos de bulldog, uno es un símbolo nacional en Inglaterra y el otro en Francia. A pesar de sus diferencias, son muy parecidos.



  • Federation Cynologique Internationales. Bullmastiff
  • The American Bullmastiff Association. Common Diseases & Conditions.