¿Es buena idea tener un suricato como mascota?

Eugenio Fernández · 27 enero, 2018
Aunque de momento su adopción en España es legal, esta popular especie –conocida por Timón, de la película del Rey León– es salvaje y agresiva, y requiere de cuidados y condiciones ambientales muy específicas; de lo contrario, pueden sufrir estrés en cautividad y morder con sus potentes colmillos a mascotas o personas

Mucha gente se pregunta si se puede tener un suricato como mascota y lo cierto es que sí. Sin embargo, existen muchas razones para pensarse tener a este animal en nuestra casa y que nos puede plantear dudas de que tal vez existan mejores opciones.

Por qué ha ganado popularidad el suricato como mascota

El suricato era una especie desconocida para muchos de nosotros. Sin embargo, en los últimos años ha ganado popularidad debido a su carisma y a su aparición en la película de animación El Rey León, que incluso tiene su propio musical.

Esta especie parece muy amigable y graciosa, pero no debemos engañarnos; tras su aspecto gracioso y peludo hay un animal salvaje que puede no ser el de la mascota más adecuada para nosotros.

¿Es legal tener un suricato como mascota?

Es importante puntualizar que de momento es legal tener un suricato, pero parece que esto podría cambiar. Y lo recalcamos, ya que es uno de los animales candidatos a su prohibición, en caso de que acabe formando parte del catálogo de especies invasoras, al menos en España, catálogo en el que se encuentran otras como el mapache.

Las especies invasoras están prohibidas, y adquirirlas puede suponer serias sanciones económicas debido al enorme impacto que tienen sobre los ecosistemas. Varios expertos plantean su inclusión como especie invasora dada su popularidad y su parecido con otras mangostas, que sí son especies invasoras a día de hoy.

Comportamiento de la suricata como mascota

Es una de las especies candidatas a su prohibición en caso de que acabe formando parte del catálogo de especies invasoras, al menos en España.

¿Su comportamiento les hace buenas mascotas?

Este mamífero es especialmente sociable, pues en estado salvaje vive en grupos de hasta 40 individuos que pasan gran parte del día relacionándose entre ellos. 

Todo ello tiene una consecuencia a la hora de adquirir un suricato como mascota: son animales que necesitan estar en grupo. Por tanto, lo recomendable es que los tengan centros especializados que puedan albergar más de una docena de individuos.

En caso de que pretendamos tener este animal en nuestra casa, es vital que al menos tengamos una pareja y que esta tenga la posibilidad de criar y tener una familia. En los últimos meses, la polémica ha saltado al comprobarse las condiciones en las que a veces se venden estas mascotas.

Un recinto muy exigente

Otra de sus mayores características del suricato es que sus enormes colonias viven en túneles, los cuales defienden de depredadores gracias a su comportamiento de vigilancia. Estos túneles son construidos por los propios suricatos, y es que son expertos excavadores.

Este hecho da lugar a que los suricatos sean muy caros de mantener: deben tener acceso diario a zonas de tierra, por lo que lo ideal sería tenerlos en un jardín amplio. Además, tendremos que hacer una obra para cimentar el suelo y que no puedan fugarse.

En muchas ocasiones, la ausencia de esta posibilidad hace que estas mascotas desarrollen comportamientos compulsivos que muchas veces son dirigidos hacia muebles u objetos: por ejemplo, al intentar hacer túneles en colchones o en un sofá.

Cuidados del suricato como mascota

Los suricatos son muy caros de mantener: deben tener acceso diario a zonas de tierra, por lo que lo ideal sería tenerlos en un jardín amplio. Además, tendremos que hacer una obra para cimentar el suelo y que no puedan fugarse.

¿Son agresivos o territoriales?

Lo cierto es que este es otro de los problemas de estos animales, pues en su hábitat son animales con un comportamiento muy agresivo y territorial. Aunque una crianza cuidada y en compañía de otras especies puede reducir este comportamiento, existen ciertos riesgos.

Es importante señalar que, aunque un grupo familiar no tendrá problemas, la creación de grupos artificiales puede desembocar en peleas muy intensas. Los conflictos violentos pueden ser aún más frecuentes con otras mascotas como perros o gatos, e incluso pueden morder a desconocidos con sus poderosos colmillos.

Esta territorialidad hace que realicen marcaje mediante sus glándulas anales, las cuales emiten un líquido de olor desagradable y que mancha; otro dato más a tener en cuenta a la hora de elegir esta mascota que causa destrozos e incomodidades.

Otros cuidados del suricato como mascota

Todos estos inconvenientes, unidos a su inteligencia, hacen que los suricatos presenten problemas de comportamiento y estrés en cautividad. Para evitarlo, se requiere un programa de enriquecimiento ambiental como los que realizan los santuarios y zoológicos.

Otra de las más importantes exigencias de estos animales es su dieta, pues comen escorpiones y serpientes, aunque en cautividad es habitual que se deban alimentar con gusanos y grillos, que pueden adquirirse en tiendas o ser criados por uno mismo.

El consumo de carne mediante pequeños roedores o polluelos también es muy importante, por lo que deberemos tener un establecimiento o empresa de confianza que nos ofrezca estos animales congelados.

El problema es que todas estas condiciones no se suelen cumplir, por lo que en muchas ocasiones un suricato como mascota vive en malas condiciones y enjaulados durante muchas horas. Si no puedes cumplir con sus necesidades, existen mascotas más adecuadas que serán mucho más felices a tu lado.