Bob, un gato callejero

Bob, un gato callejero

Escrito por Alba Muñiz

Última actualización: 17 octubre, 2022

Si andando por las barrios de Londres te cruzaste alguna vez con un hombre que llevaba un minino al hombro, seguramente se trataba de James Bowen y de su “socio” Bob. La tan peculiar historia de cómo una persona con adicciones y un gato callejero se salvaron mutuamente, se convirtió en best seller y hasta tiene su versión cinematográfica. Aquí te contamos algunos detalles más que interesantes.

La historia del joven adicto que fue salvado por un gato callejero y viceversa

Fuente: Facebook de James Bowen y un gato callejero llamado Bob

Todo empezó en 2007 cuando Bowen, un treintañero adicto a las drogas que sobrevivía tocando la guitarra en la calle, se encontró en la puerta de su apartamento a un gato pelirrojo. Era un día de frío y el animalito aceptó gustoso el convite de entrar. En realidad, era lo que estaba buscando.

Fue entonces cuando el joven advirtió que el minino estaba herido. Ni lento ni perezoso lo llevó a la Sociedad Protectora de Animales y se gastó el poco dinero que tenía en los antibióticos para curar al gato callejero.

Poco tiempo después, el felino, ya restablecido, comenzó a seguir al músico cuando este salía de la casa. Hasta que un día se subió al autobús que el joven tomaba para ir a la zona de Covent Garden, donde trabajaba.

Cuando un gato callejero entró en la vida de un joven adicto a las drogas que sobrevivía tocando la guitarra en un barrio londinense, el destino de ambos cambió.

Bob y James, todo un espectáculo

Así fue como el ya bautizado Bob empezó a acompañar a su amigo humano en su espectáculo de música. La sola presencia del animalito llamaba la atención de los transeúntes. Pero como ya habréis notado que no se trata de un gato “común y corriente”, lo habitual era que Bowen rematara cada tema musical con un “choque” de mano y zarpa con el minino.

Lo cierto es que el muchacho pasó a ganar en horas el dinero que juntaba en una semana. Pronto las imágenes del gato con bufanda subido al hombro del músico, o haciéndole compañía mientras este tocaba la guitarra, empezaron a viralizarse en internet.

Tiempo después les hicieron una nota periodística para la revista local Islington Tribune. Y no tardó en aparecer en sus vidas una agente literaria que propuso contar la historia.

De las calles a las librerías y al cine

Para ese entonces Bowen, que había logrado alejarse de las drogas, escribió la novela Un gato callejero llamado Bob, donde relataba con lujo de detalles cómo el encuentro con el minino le cambió -le salvó- la vida.

El libro pronto se convirtió en best seller -se vendieron más de un millón de ejemplares- y trascendió las fronteras del Reino Unido. De hecho, fue traducido a treinta idiomas. Y tuvo también su versión adaptada para los niños.

A estas alturas era lógico que tan peculiar relato de la vida real fuera llevado al cine. En 2016 se estrenó la cinta dirigida por Roger Spottiswoode, y con Luke Treadaway en el papel de Bowen. ¿Y quien creen que interpretó a Bob? Pues él mismo, claro. Hasta estrella cinematográfica resultó el minino.

Dejamos un link para ver algunas imágenes del filme.

Siempre es bueno que los gatos nos elijan

Fuente: Facebook de James Bowen y un gato callejero llamado Bob

Con la economía resuelta, hombre y gato no perdieron sus mañas. Pues tiempo después de todo esto, se les seguía viendo en las calles de Londres. Bowen se hizo colaborador de diversas ONG y vendió The Big Issue, un periódico para ayudar a personas sin hogar. En esas circunstancias siempre lo acompañaba Bob montado en su hombro. Y si hacía frío, el minino lucía alguna de las numerosas bufandas que le obsequiaban cotidianamente.

Lamentablemente, en el año 2020 compartieron la triste noticia de que Bob había fallecido. A través de su página oficial de Facebook hicieron saber el hecho y quedó un vacío en las vidas de los seguidores y fanáticos que había ganado. La verdad es que esta historia, si no fuera real, habría que inventarla. La vida siempre da una nueva oportunidad si se sabe tomar.

Así que si cualquier día de estos descubren que un gato los ha elegido, no lo ignoren. Ni se imaginan todo lo bueno que les puede deparar el destino si deciden aceptar su propuesta. Atrévanse a descubrirlo.

Fuente: Facebook de James Bowen y un gato callejero llamado Bob

Guardar


Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.