Bloodhound, un sabueso muy valiente

Virginia Duque Mirón 8 septiembre, 2017

El Bloodhound, conocido como perro de San Huberto, es un sabueso de la región de las Ardenas, Bélgica, y tiene características muy peculiares que merece la pena conocer. ¿Te quedas con nosotros para saber más sobre este animal?

El Bloodhound es usado como perro policía para labores de rastreo, pues tiene unas aptitudes y habilidades especiales que pocos pueden igualar. Vamos a conocer un poco más a este ejemplar y a descubrir estas cualidades.

El Bloodhound, el sabueso belga

Origen

Al parecer, hay datos suficientes que apuntan a que los creadores de esta raza fueron los monjes del monasterio de San Huberto, de donde viene su nombre.

Indica la historia que el fundador de esta orden de monjes, el monje Hubert, era un aficionado a la caza y, al parecer, los monjes basaron su selección en los perros de caza que este tenía. De hecho, tras su muerte se le llegó a conocer como el patrón de los cazadores.

Más tarde, el rey Guillermo el Conquistador llevó ejemplares de la raza a Inglaterra, donde se les llegó a conocer como Bloodhound, haciendo mención a la pureza de su sangre.

Una leyenda acompaña a esta raza. ¿Te gustaría conocerla? Dice que un rico al que le gustaba cazar, estaba un Viernes Santo acompañado de algunos perros que estaban haciendo bastante ruido.

Cuando vio un ciervo a lo lejos, se dispuso a disparar, pero cuando estaba a punto de hacerlo, vio una imagen de Jesucristo en la cornamenta del animal. No tuvo valor para disparar, y no solo eso, sino que se retiró de la caza.

Se acostumbró a regalar los mejores ejemplares de sus perros a otros nobles, entre ellos el Bloodhound. Esta tradición sigue vigente en el monasterio de San Huberto.

Características generales del Bloodhound

El Bloodhound es un can grande y fuerte, algo que no le resta agilidad, motivo por el que fue usado como perro de caza. Su olfato es uno de sus puntos fuertes, y se le conoce como uno de los peludos con el olfato más fino del mundo. Son capaces de seguir un rastro durante quince días.

Arrugas es su cabeza y bajo su boca junto con sus orejas colgantes es lo que lo define:

  • Cabeza. Su cabeza no es ancha pero sí grande y larga, y, por supuesto, muy arrugada.
  • Hocico. Largo y estrecho, con piel colgante a ambos lados. Su mordida es de tijera, es decir, los dientes inferiores reposan bajo los superiores.
  • Nariz. Debido a su agudo olfato, sus fosas nasales son anchas y abiertas.
  • Extremidades. Las cuatro patas deben ser rectas y fuertes.
  • Peso. Oscila entre los 40 y 50 kilos en los machos, y entre 36 y 45 en las hembras.
  • Colores admitidos. Negro, castaño rojizo y leonado. También se admiten mezclas entre dos de estos colores. Hay federaciones que pueden dar por válido que tengan algunas manchas blancas en el pecho, las patas y la cola.

Carácter

No es un perro muy usado como mascota, pero, en realidad, a pesar de las suposiciones de muchos, es muy cariñoso con su dueño. Su carácter es tímido y muy sensible. No se le podrá regañar de manera brusca, siempre habrá que hablarle de forma suave y dulce.

Perro bloodhound durmiendo
Fuente: ann-dabney

Es muy paciente y bueno con los niños, y muy sociable con otras mascotas. Sin duda, es un perro ideal para estar en familia.

Cuidados especiales

El Bloodhound no necesita muchos cuidados, ya que su pelo no es complicado y tampoco requiere demasiado ejercicio. Eso sí, habrá que sacarlo siempre con correa, pues si en algún momento está en celo, es posible que se escape y a corredor no hay quien le gane.

Habrá que hacer visitas continuas al veterinario, ya que tiene la costumbre de hacer agujeros en el suelo, lo que lo mantiene expuesto constantemente a bacterias que podrían causarle infecciones.

Como ves, un perro sabueso también puede ser una excelente mascota, pues nada tienen que ver sus habilidades con su personalidad. El Bloodhound, sin duda, ha sido otro de esos ejemplares que nos sorprenden.

Fuente de las imágenes: Mark Robinson y ann-dabney.

Te puede gustar