Barbet

Virginia Duque Mirón · 11 diciembre, 2017

Hoy te hablamos de una raza de perro de agua muy peculiar: el Barbet. Quizás hayas visto alguno pero no lo hayas reconocido, así que vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre él. Incluso podrías pensar en ella para que sea tu próxima mascota. 

Todo lo que necesitas saber sobre la raza Barbet

Historia y origen

Se dice que esta raza es la más antigua de Europa y que probablemente fuera el antepasado más lejano del caniche. Se usó en sus comienzos como perro cazador para recoger no solo aves acuáticas, sino también flechas caídas.

Su procedencia es algo que aún sigue en debate, y es que hay varias opciones que se manejan: Polonia, España o América. También hay quienes afirman que proviene del Norte de África y que durante las invasiones árabes de hace miles de años llegarían a España y África, para extenderse más tarde por toda Europa.

Si bien esto sucedió hacia el siglo XIV, no se le llegó a conocer con el nombre de Barbet hasta el siglo XV. Lo triste es que cuando se fue terminando la caza acuática los Barbet de mayor tamaño fueron desapareciendo.

Características del Barbet

Este tipo de perro de agua se caracteriza por tener pelo abundante, largo, lanoso y rizado. Su pelaje, además, está, unido en diversos mechones que lo ayudan a protegerse del agua, así como de las altas y bajas temperaturas en caso de que fuera necesario.

Cabeza

Su cabeza es redonda y ancha (con frente muy desarrollada), así como su cara, aunque corta y con la trufa negra o color chocolate. Sus labios son gruesos y su hocico muy corto y cuadrado, mientras que sus ojos son redondos con cejas muy espesas y de pelo largo que le caen hasta la cara. Sus orejas están más bajas que las de otros perros y son caídas y planas, también cubiertas de mechones para protegerse de las adversidades.

Cuerpo

Su cuerpo es largo con el cuello corto, pecho ancho y muy desarrollado y fornido. Sus extremidades son rectas y musculosas, con huesos fuertes y siempre cubiertas de una gran cantidad de pelo. Su lomo tiene una forma algo convexa, y la parte de sus riñones está arqueada y es muy fuerte. Asimismo, su cola está implantada abajo, aunque cuenta con algo de subida en forma de garfio.

Perro barbet
Fuente: Corinne Benavides

Pelo

Su pelo es muy espeso, largo, lanoso, rizado u ondulado. Es difícil de tratar de tratar y peinar, pues siempre se acumula en gruesos mechones. Los colores admitidos son el gris, negro, camellón, beige, blanco y marrón y blanco y negro.

Comportamiento y carácter del Barbet

El Barbet es un perro muy activo y vivaz pero dócil a la vez. Como buen perro de agua, el deporte y ejercicio en el agua son lo suyo, pues le encanta nadar y chapotear, y nunca se irá corriendo cuando lo llamas para su baño mensual.

Es equilibrado y tranquilo, muy familiar y capaz de crear un lazo muy fuerte que lo una a sus dueños. Con los niños será paciente y amoroso, y es que le encanta estar en familia y nunca se ha sabido de alguno que haya presentado alguna tendencia agresiva. Como perro guardián cumplirá su papel simplemente avisando cuando vea algo extraño.

Cuidados

Desde pequeño hay que socializarlo y entrenarlo con cariño, pero de una forma firme porque al crecer podría tener tendencia a ser dominante. Necesitará grandes dosis de ejercicio, especialmente si vive en un espacio pequeño en la ciudad: correr y si es posible que lo haga en una playa donde dar rienda suelta a sus instintos, mejor.

Respecto a su pelo, es necesario desenredarlo a diario e incluso llevar a cabo la técnica del stripping, pues si no se hace así es probable que se le acumule el pelo en placas y luego haya que cortarlo.

Debido a su gusto por el agua, este tipo de perros pueden padecer enfermedades respiratorias como traqueítis y broncopulmonía. Por ello, se recomienda que tras cada baño se le seque con una toalla.

Esto es todo lo que sabemos sobre el Barbet y que queríamos compartir contigo. ¿Ya estás pensando en uno como mascota?

Fuente de las imágenes: Corinne Benavides