Asistir de urgencia a un perro

Los primeros auxilios son técnicas simples para asistir de urgencia a perros en caso de accidentes o heridas. Cuando se tiene una mascota, no hay situación más desesperada que verla sufrir sin poder ayudar. Pero eso puede cambiar cuando el dueño conoce las maniobras de RCP y primeros auxilios en canes.

Estos procedimientos no sustituyen el veterinario, pero pueden salvar la vida del animal y evitar secuelas en su salud. Por ello, te invitamos a conocer nuestros consejos para asistir de urgencia a un perro.

7 consejos para asistir de urgencia a un perro

Una vez más, vale la pena recordar que las maniobras para asistir de urgencia a un perro son un primer paso. El veterinario es el único capacitado para indicar un tratamiento adecuado a cada perro.

Perro en el veterinario

  1. Analizar la situación y el estado del animal

Antes de tomar cualquier iniciativa, es fundamental valorar la situación y analizar el estado en que se encuentra el animal.

  • ¿El perro está consciente? ¿Responde a los estímulos? ¿Siente el tacto?
  • ¿El perro respira correctamente? ¿Está acelerado? ¿Tienen deficiencia respiratoria?
  • ¿El animal tiene pulso?
  • ¿Hay evidencia de hemorragia externa? ¿Las mucosas están blanquecinas?
  • ¿Puede controlar sus vías excretorias? ¿Hay orina o heces cerca del animal accidentado?
  • ¿Las mucosas y la lengua poseen un tono azulado (cianóticas)?
  • ¿Hay indicios de intoxicación? ¿El animal puede haber comido o bebido alguna substancia tóxica, veneno, bebida alcohólica, etc.?

Contestadas estas preguntas, se puede proceder correctamente según los síntomas averiguados.

  1. RCP – Reanimación Cardiopulmonar

Cuando el animal no presenta pulso o ritmo respiratorio, es indispensable realizar las maniobras de RCP.

El perro debe estar acostado con el lado derecho totalmente apoyado en el suelo. El lado izquierdo debe mirar hacia arriba y estar libre para recibir las maniobras.

Recuperación respiratoria

  • Abrir la boca del perro para averiguar que la garganta y las vías respiratorias estén libres de obstrucción.
  • En caso de que haya obstrucción, quitarla con cuidado. Fijarse inmediatamente si el animal recupera su ritmo cardiorrespiratorio.
  • Si no haya obstrucción y/o el animal sigue sin respirar, seguir los siguientes pasos de acuerdo con el porte del animal.
Perros pequeños:
  • Mantener la mandíbula firmemente cerrada.
  • Cubrir el hocico del animal con la boca y exhalar. El pecho del perro debe inflarse con el aire administrado por su trompa.
  • Esta técnica también puede ser utilizada para gatos.
Perros medianos y grandes:
  • Cerrar y mantener firmemente cerrada la mandíbula del perro.
  • Cubrir la nariz del animal con la boca y exhalar.

Recuperación cardiaca

  • Posicionar firmemente las palmas de las manos sobre las costillas del animal justo detrás de la articulación de la pata delantera.
  1. Perros pequeños: intercalar 10 compresiones con 3 exhalaciones cortas.
  2. Perros grandes y medianos: intercalar 15 compresiones con 5 exhalaciones cortas.
  1. Ahogos

Para asistir de urgencia a un perro ahogado en la piscina, en el mar o con agua, lo correcto es proceder de la siguiente manera:

  • Perros pequeños: sostenerlo por las patas traseras de cabeza para abajo. Sacudir suavemente el animal, haciendo que el agua sea expulsada por la propia fuerza de la gravedad.
  • Perros grandes: el procedimiento es el mismo, pero sin colgar al animal.

Si el animal no recupera no capacidad respiratoria después de expulsar el agua, proceder con las maniobras de RCP.

  1. Intoxicación

Lo primero es averiguar cuál es la causa del envenenamiento.

El envase de la mayoría de los productos suele tener indicaciones en caso de ingestión por humanos y mascotas. Es indispensable llevar este envase al veterinario en el momento de la atención.

Perro enfermo encima de una camilla

En la mayoría de los casos, el vómito debe ser provocado inmediatamente. Lo ideal es administrar agua oxigenada rebajada al 50% directamente a la garganta del animal con ayuda de una jeringa.

  1. Atropellos, fracturas o dislocaciones

Cuando el perro sufre una fractura o dislocación, provenientes o no de un atropello, hay que llevarlo inmediatamente al veterinario. No se recomienda darle de comer o beber ni moverlo excesivamente.

  1. Hemorragias

Las hemorragias internas solo pueden ser tratadas por el veterinario. Pero es posible contener momentáneamente las hemorragias externas con las siguientes maniobras:

  • Heridas superficiales: lavar la herida con suero fisiológico. Aplicar solución de clorhexidina o yodo.
  • Heridas profundas: presionar firmemente para interrumpir el flujo de sangre. Aplicar un vendaje compresivo de tamaño adecuado para cubrir la herida. No se recomienda intentar realizar un torniquete.
  1. Quemaduras

Si un perro sufre una quemadura de cualquier naturaleza, los pasos a seguir son:

  • Lavar la zona afectada con agua limpia y fría.
  • Aplicar crema, pomada o gel específico para quemadura (o vaselina).
  • Cubrir la zona con una venda.
Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar