Primeros auxilios para perros ¡Hay que estar preparados!

Antonia Tapia · 2 marzo, 2015

El tratamiento de emergencia y primeros auxilios para mascotas, no deben usarse nunca como un sustituto de la atención veterinaria, pero puede salvar la vida de tu querido amigo antes de que pueda llegar a recibir la atención especializada.

Envenenamiento y exposición a tóxicos

El envenenamiento es una emergencia que causa una gran confusión en los dueños de mascotas. Por lo general, cualquiera de los productos que son perjudiciales para las personas, también lo son perjudiciales para los animales domésticos. Los ejemplos incluyen productos de limpieza, venenos de roedores y anticongelante. Pero también hay que ser consciente de los alimentos comunes que pueden ser perjudiciales.

Si la piel o los ojos de tu mascota están expuestos a un producto tóxico, revisa la etiqueta del producto, si indica que debes lavarte las manos con agua y jabón, también lo tienes que hacer con tu perro. Si la etiqueta  dice que debes limpiar la piel o los ojos con agua, hazlo tan pronto como sea posible y llama a su veterinario inmediatamente.

Auxilios para perros, fracturas

patas perro

 

Si la fractura ha sido en el hocico de tu mascota, coloca con cuidado a tu animal en una superficie de apoyo que sea plana. Utiliza una camilla para transportar a tu perro al veterinario.  Puedes usar una tabla o una alfombra. Intenta reparar la fractura con una férula hecha en casa, pero recuerda que si la colocas mal, puede causar mucho más daño. En caso de duda, siempre es mejor dejar el vendaje y entablillado a un veterinario.

Si existe un sangrado externo, aplica un vendaje para detener la hemorragia. En caso de que sea en el hocico, coloca una gasa gruesa limpia sobre la herida y mantén la presión sobre la zona con la mano, hasta que la sangre comience a coagular. Esto a menudo toma varios minutos. Mantén la presión sobre él como mínimo unos 3 minutos.

Si la hemorragia en las piernas es grave, aplica un torniquete utilizando una banda elástica o gasa entre la herida y el cuerpo. Presiona la herida y aplica un vendaje. Una hemorragia grave puede causar la muerte de tu mascota, por lo que debes recurrir inmediatamente al veterinario.

Si existe sangrado interno, los síntomas son sangrado de la nariz, boca, recto, tos con sangre, sangre en la orina, encías pálidas, colapso y pulso rápido. Mantén a tu animal lo más tranquilo que sea posible y llévalo de inmediato con su veterinario.

En caso de quemaduras en el hocico, aplica rápidamente hielo en la zona afectada. Si se estuviera ahogando, inspecciona la cavidad oral. Notarás que tiene dificultad para respirar y sus labios y lengua estarán azulados. Si la mascota todavía puede respirar, mantenla calmada y llévala con su veterinario.

Problemas para respirar

torsion gastrica perros

Mira en la boca de tu mascota para ver si existe un objeto extraño visible. Si lo ves, intenta extraerlo con delicadeza, con unos alicates o pinzas, pero ten cuidado de no empujar el objeto más abajo en la garganta. No pases mucho tiempo tratando de eliminarlo, si no es de fácil acceso, no demores y ve con un veterinario.

Si no puede extraer el objeto o ves que tu mascota se derrumba, coloca ambas manos en el lado de la caja torácica de tu pequeño amigo y aplica presión de forma rápida y firme, golpea la caja torácica con la palma de la mano 3 o 4 veces. La idea de esto es presionar fuertemente el aire de sus pulmones y empujar el objeto hacia fuera. Sigue repitiendo esto hasta desalojar el objeto o hasta que llegue su veterinario.

En días con temperaturas altas, nunca dejes a tu mascota encerrada en el automóvil. La temperatura en el interior de un coche puede subir muy rápidamente, a niveles peligrosos. Las mascotas pueden sucumbir a un golpe de calor muy fácilmente y deben ser tratadas rápidamente.

Si no puedes llevar de inmediato a tu mascota con un veterinario, mueve a tu perro a una zona de sombra. Coloca una toalla húmeda en su cuello y cabeza. Retira el paño, escúrrelo y vuelve a repetir la acción.

En caso de choque, procura tener a tu  perro inmovilizado y tranquilo. Si está inconsciente, mantén el nivel de la cabeza con el resto del cuerpo. Transporta la mascota inmediatamente a un veterinario.

En caso de que no tenga latidos, presiona su pecho del lado de su corazón. Coloca una mano debajo del pecho del animal y la otra mano sobre su corazón. Presiona hacia debajo de 80 a 120 veces por minuto, para los animales más grandes y de  100 a 150 veces por minuto, para los más pequeños. Continúa hasta que puedas escuchar el latido del corazón y tu mascota se encuentre respirando regularmente.