Aplicación de antiparasitarios para bovinos

Yamila · 2 febrero, 2019
El uso de antiparasitarios para bovinos previene al ganado de padecer infecciones en piel, mucosas, heridas, ojos, pulmones y otros órganos

En el campo es muy importante cuidar a los animales para que se mantengan sanos y fuertes, y que así puedan producir como esperamos. Por eso, la aplicación de antiparasitarios para bovinos es fundamental. Entérate de cuáles son los más usados en la actualidad.

¿Qué enfermedades parasitarias sufren los bovinos?

Podemos dividir a las enfermedades producidas por parásitos en dos grandes grupos: externas (ectoparásitos) e internas (endoparásitos). Entre los externos se encuentran las patologías transmitidas por los insectos hematófagos –que se alimentan de sangre– tales como las moscas tse tse, negras, del establo o de los cuernos; las pulgas, los piojos, los tábanos y los mosquitos o zancudos.

Las ‘gusaneras’ o ‘bicheras’ son unos de los parásitos externos más temidos en los campos, ya que infectan la piel, las mucosas y las heridas una vez que el insecto pone allí los huevos y las larvas se reproducen.

Las garrapatas y los ácaros de la sarna también son organismos con los que se debe tener mucho cuidado.

Por otra parte, los parásitos internos más comunes en el ganado bovino son los nematodos gastrointestinales, entre los que destacan los siguientes: Bunostomum, Cooperia, Haemonchus, Toxocaran vitulorum y Trichuris.

Algunos nematodos afectan los pulmones, la piel, los ojos y otros órganos del animal. Los gusanos planos o trematodos y los gusanos cinta o cestodos son otros tipos de parásitos internos que pueden afectar a las vacas, bueyes, búfalos o bisontes.

Antiparasitarios para bovinos: aplicación externa

Antiparasitarios para bovinos: aplicación externa

Existen diferentes maneras de aplicar antiparasitarios para bovinos de manera tópica o externa. Podemos destacar las siguientes:

1. Sprays

Se usan generalmente para tratar piojos, garrapatas, moscas paleteras y tórsalos. Sirven para curar o prevenir las bicheras o gusaneras, así como también evitar la proliferación de insectos en heridas o cirugías. Los sprays son fáciles de aplicar y no generan estrés en el animal.

2. Baños

Pueden ser por inmersión o por aspersión. El primero consiste en sumergir al ganado en unas grandes piletas con agua y el antiparasitario diluido. La desventaja de este sistema es el estrés que genera en los animales, así como también posibles intoxicaciones si beben el agua, golpes entre ellos y hasta fracturas.

El baño por aspersión requiere de un sistema especial donde se coloca el agua con el antiparasitario, el cual vaporiza por encima del ganado. La contra de esta aplicación es que solo ‘moja’ la parte del lomo y no llega a las zonas bajas.

3. Aretes o caravanas

Además de servir como identificación, los aretes plásticos se usan como un método de aplicación de antiparasitarios para bovinos, principalmente como repelente de mosquitos y la mosca paletera. El principio activo dura aproximadamente 90 días.

4. Polvos y rascaderos

Otro sistema de aplicación de antiparasitarios es a través de unas bolsas que guardan polvos con la medicina específica y que se colocan en la salida de la manga. De esta manera, cuando el animal sale del establo toma contacto con el recipiente y este libera el tratamiento.

Antiparasitarios para bovinos: aplicación interna

En este caso se trata a un animal infectado en particular, al cual se aparta del resto del ganado. También se pueden usar los antiparasitarios para bovinos internos como medida de prevención ante un posible brote.

Antiparasitarios para bovinos: aplicación interna

Los métodos son:

1. Cápsulas o bolos intraruminal

Sirven para tratar parásitos durante bastante tiempo, ya que el principio activo del medicamento se libera lentamente. Se aplica la cápsula por la boca del animal y se deja que actúe sola.

2. Líquidos intraruminales

Se emplea una aguja que atraviesa la piel, el peritoneo y el rumen. Allí se descarga el antiparasitario. Por tratase de un método cruento ha dejado de utilizarse en animales de menos de 200 kilos. El reemplazo son los inyectables, que permiten un mayor control antiparasitario en bovinos.

3. Premezclas o bloques

Se coloca el medicamento en la comida y cada animal recibe al menos una dosis. El problema de esta técnica es que no puede saberse cuánto antiparasitario consumió cada ejemplar.

Por último, es bueno saber que la aplicación de antiparasitarios para bovinos debe ser indicada por un veterinario especializado y que hay que seguir las instrucciones específicas.

Dirección de Producción y Sanidad Animal de la FAO. (2003). Resistencia a los antiparasitarios, Estado actual con énfasis en América Latina. FAO. https://doi.org/10.1007/s10800-011-0320-1