Algunos tiburones comen algas

Eugenio Fernández · 15 octubre, 2018
Existe una especie de tiburón que es capaz de obtener el 61% de sus nutrientes gracias a las algas marinas, las cuales podrían conformar la totalidad de su dieta

Los tiburones comen, por lo general, otros peces del océano, al ser considerados uno de los grandes depredadores del mar, e incluso algunos han sido falsamente considerados devoradores de hombres. Sin embargo, parece que algunos tiburones comen algas, o al menos eso ha revelado un reciente estudio.

Los tiburones que comen algas

El tiburón cabeza de pala es una especie bastante conocida, pues recuerda a otras especies de tiburones como el martillo y vive en la costa de Estados Unidos. Tradicionalmente, se piensa que estos tiburones comen peces, crustáceos y moluscos, pero un estudio de dos universidades americanas plantea otra dieta.

El estudio revela que estos tiburones comen algas de manera voluntaria, un alimento que puede protagonizar al completo la dieta del tiburón cabeza de pala. Y es que este puede obtener el 61% de sus nutrientes a partir de algas marinas, algo que nunca se había visto en tiburones.

Para comprobarlo, se sometieron a cinco animales a un experimento en el que durante tres semanas se les dio una dieta compuesta de calamares y algas, las cuales tenían el mayor protagonismo. Los análisis de digestibilidad demostraron que estos tiburones comen algas y las pueden digerir de manera natural.

Los científicos americanos han visto que, aunque el tiburón cabeza de pala carece de una dentición adaptada a masticar algas, sus fuertes ácidos estomacales pueden digerir esta materia vegetal y hacerlo de manera eficiente.

Tiburón cabeza de pala

Conoce al tiburón cabeza de pala

El tiburón cabeza de pala (Sphyrna tiburo) es un pariente cercano del tiburón martillo, aunque su tamaño es bastante menor. Si bien es una especie de tiburón bastante abundante, posee algunas particularidades que la hacen única.

A su recién descubierta dieta omnívora se añade el hecho que es el único tiburón con dimorfismo sexual en la cabeza. Y es que las hembras son mayores y no poseen esa característica cabeza de pala que exhiben los machos.

El tiburón cabeza de pala es un escualo bastante activo que nada en grupos de hasta 15 individuos, aunque se han visto grupos de más de un millar. Al igual que otros tiburones martillos, moverse es una obligación: son unos de los peces con menor capacidad de flotabilidad, por lo que podrían hundirse.

Además de algas, estos tiburones comen muchos crustáceos, a los cuales detectan mediante alteraciones electromagnéticas. Con sus dientes, son capaces de quebrar los caparazones y conchas de crustáceos y moluscos, aunque también pueden comer pescado.

Qué comen los tiburones

Una reproducción particular, y un futuro incierto

Son animales vivíparos, lo que quiere decir que paren a sus crías. Tienen una gestación muy corta comparada con otros tiburones, que apenas llega a los cinco meses. Curiosamente, en un zoológico de Nebraska una hembra parió una cría por partenogénesis, un proceso similar a una clonación natural en el que madre y cría tienen ADN idéntico.

Su leve estado de amenaza contrasta con el de otras especies de tiburones, por lo que en los últimos años su pesca está aumentando considerablemente. Hay que recordar que existe una gran demanda de estos animales en Asia, tanto por motivos culinarios como porque son otros de los animales en peligro por la medicina oriental, la cual pone en serio peligro a estos grandes peces.

Los tiburones son una especie básica en los ecosistemas marinos y un ejemplo de la importancia de la cadena trófica en la naturaleza. La existencia de tiburones que comen algas pone de relieve que existen papeles ecológicos de los tiburones que desconocemos, y podría ser posible que su importancia sea aún mayor, por lo que proteger a estos cazadores del mar es más importante que nunca.

Samantha C. Leigh, Yannis P. Papastamatiou, Donovan P. German. “Seagrass digestion by a notorious ‘carnivore” Proceedings of the Royal Society B 5 de septiembre de 2018