Alergia a los gatos: causas, síntomas y prevención

Francisco María García · 2 noviembre, 2017

La alergia es una reacción del sistema inmunológico como forma de rechazo a una condición externa. Los más comunes son alergia al polvo, a olores fuertes o comidas. Sin embargo, también hay casos de rechazo a animales, como la alergia a los gatos. 

A diferencia de lo que se cree, la causa de esta alergia a felinos se debe a sus secreciones.

La mayoría de las personas asocian las alergias a los pelajes de los animales. En el caso de los gatos, su saliva y orina son las causantes. Así como, también, las secreciones que vienen de las glándulas de la piel.

Los gatos acostumbran a asearse lamiendo sus partes y pelaje. De esta forma es como propagan los causantes de las alergias. Y luego, tienen contacto con el humano.

¿Por qué se sufre de alergia a los gatos?

Los alérgenos son las sustancias que generan la alergia. En los gatos, se depositan en su piel y cuerpo por acción propia del animal. Al lamerse, su saliva queda en el pelaje. Allí se activa el alérgeno.

Gato calico tumbado en la ventana

Luego se extiende por toda la casa o donde el gato se pose. Es por eso que algunas personas alérgicas a estos felinos pueden enfermar sin haber tocado al animal.

No existe relación entre la alergia y la raza del gato. Sin embargo, el sexo puede influir.

Se consideran a los machos como más propensos a provocar alergias. Esto se debe a que producen mayor cantidad de secreciones. Una solución para disminuir los alérgenos es castrando al animal. Sobre este aspecto, hay opiniones a favor y en contra.

¿Cómo se manifiesta esta alergia gatuna?

En la mayoría de los casos, el síntoma principal tiene que ver con el sistema respiratorio. Los síntomas claros son la rinitis, picor en la garganta y estornudo.

Estas señales pueden venir acompañados de tos, congestión nasal y enrojecimiento de los ojos.

Dependiendo del grado de sensibilidad al animal, las señales serán mayores. Cuando el rechazo del sistema inmunológico es agudo, se puede producir asma. En casos más complejos, puede producir dificultad para respirar.

La alergia a los gatos también puede provocar urticaria, erupciones y picor en la piel.

¿Qué hacer ante una alergia por gatos?

Si se sospecha de alergia a los gatos, lo primero es acudir a un especialista. A través de ciertas pruebas, se puede comprobar el grado.

Si el resultado es positivo, la recomendación inicial es mantenerse lejos del animal. O lejos del lugar donde habita.

En caso de que el dueño sufra de alergia, existen algunos consejos que pueden minimizar el rechazo:

  1. Mantener aseado al animal. Esto puede implicar darle un baño una vez por semana.
  2. Peinar el pelaje. Al peinar al gato, se disminuye la secreción de la caspa. Es muy común en estos animales y alérgenos principales.
  3. Eliminar alfombras y adornos. En estos objetos se adhieren los alérgenos en su mayoría. Quitarlos puede ser una solución a la alergia a los gatos.
  4. Limpiar recurrentemente la casa. Aspirar las zonas donde transita el gato minimiza la presencia de alérgenos. Así como mantener todas las áreas libres de polvo.

Existen otras medidas más radicales, como el caso de la castración en gatos machos. Esto disminuye las secreciones en el animal. O también la ingesta de antialérgicos, antes del contacto con el animal.

¿Cómo aliviar una alergia por gatos?

Existen dos métodos para aliviar los síntomas de la alergia a mininos. El primero de ellos es a través de la medicina común.

Niño con alergia a los gatos

Ante el malestar causado por la alergia, algunos antialérgicos pueden hacer efecto. Es importante consultar con el médico antes de medicarse.

Como medida preventiva, existen algunas aplicaciones que se les colocan a los gatos. Puede ser en espray o atomizador. Se rocía el cuerpo del animal, y esto ayuda a minimizar el rechazo del sistema inmunológico.

Estos medicamentos no dañan al animal

Finalmente, existen remedios caseros que pueden aliviar el malestar de rinitis o tos. Como té de eucalipto o limonada caliente.

La raíz de regaliz ayuda con el picor de los ojos. Mientras que los jabones a base de avena y aloe, pueden disminuir el picor de la piel.

Por su parte, la vitamina C ayuda a reforzar el sistema inmunológico.