Akita Inu, elegancia oriental

Yamila 5 agosto, 2017

Esta raza originaria de Japón (más precisamente de la prefectura de Akita) fue usada por los guerreros ancestrales para cazar osos. En este artículo te contamos todo sobre el Akita Inu, el perro preferido de Vladimir Putin, presidente de Rusia, y famoso por la película “Hachiko”.

Orígenes del Akita Inu

Los estudios indican que la raza apareció hace 3000 años. Sin embargo, debido al aislamiento de su pueblo natal (la prefectura de Akita), no se tienen demasiados vestigios y respuestas sobre su historia.

El Akita fue cambiando de nombre a lo largo de su existencia, dependiendo de la función que desempeñaba: Matagi-inu (de caza), Kurae-inu (de guerra) y Odate-Inu (de providencia).

El Akita (inu quiere decir perro en japonés) también se usó para cazar osos debido a su tamaño mediano. A partir del año 1063, se lo cruza con el Mastín Inglés y el Tosa Inu para conseguir ejemplares más grandes y agresivos, ideales para las peleas.

Tras la prohibición de las peleas de perros en 1903, la raza original fue preservada y pudo desarrollarse. Se convirtió en el perro nacional de Japón y, en 1927, se fundó una sociedad para protegerlo. En 1931 fue declarado Monumento Nacional. Lamentablemente, durante la Segunda Guerra Mundial se capturaron a la mayoría de los perros (de todas las razas, a excepción del Pastor Alemán) para usar la piel como ropa y la carne como alimento.

Para poder proteger a la raza, muchos ejemplares fueron enviados a regiones pequeñas donde los agricultores los tenían como guardianes. Tras el conflicto bélico, varias hembras se vendieron a Estados Unidos, y así fue como nació la raza Akita Americano, con rasgos del pastor alemán y del Mastiff.

Desde entonces, el Akita Inu goza de una reputación muy preciada en su país: se lo considera un símbolo de prestigio (sólo podían tenerlos los nobles) y de riqueza. Además, los japoneses creen que es un talismán de la buena suerte, por ello regalan una estatuilla del perro cuando alguien enferma o nace un bebé.

Características y comportamiento del Akita Inu

Se trata de un perro de buen tamaño y fuerte constitución, más largo que alto, con el pecho ancho y el lomo nivelados. El pelaje puede ser de cuatro colores: blanco, rojo, sésamo y atigrado. El tamaño del cráneo es proporcional al cuerpo. Las orejas son pequeñas e inclinadas hacia adelante. La nariz es de color negro, la lengua rosada y los ojos pequeños, de color café.

Las patas del Akita Inu son similares a las de los gatos (palmípedas). Es un excelente nadador, y su cola está enroscada sobre el lomo. El pelaje es corto y grueso. En cuanto a tamaño, pueden medir hasta 71 cm y pesar entre 34 y 53 kg (los machos).

En cuánto al carácter de esta raza, se puede destacar que es impasible en situaciones irritantes, reservado y silencioso. Puede asumir un papel dominante cuando está con otros perros. Es fundamental socializarlo desde cachorro para que sea una mascota equilibrada.

A su vez, es un animal muy cariñoso, protector y leal, con carácter amistoso, y no suele ladrar demasiado.

Cuidados del Akita Inu

La esperanza de vida de esta raza oscila los 10 años. Es un perro bastante fuerte, puede soportar las inclemencias del tiempo debido a su denso pelaje. Los principales problemas que pueden afectarles son la displasia de cadera, las enfermedades en las rodillas, la disfunción de la glándula tiroides, y los desequilibrios en el sistema inmunitario.

Es fundamental cepillarlo a diario para evitar que pierda pelo (en época de muda se le cae bastante). El Akita Inu precisa ejercicio todos los días al menos unos minutos. La buena noticia es que se adapta a cualquier ambiente, tanto a una casa como a un piso.

Te puede gustar