5 cosas que tu perro no quiere que hagas

Aitana Bellido · 25 febrero, 2018
Los canes no utilizan la misma forma de comunicación que los humanos, por más que estén domesticados, de ahí que haya que evitar determinados comportamientos que pueden interpretar como un gesto de aprobación, de dominancia o de advertencia; además, requieren una actitud de liderazgo por parte de su dueño

Las mascotas tienden a demostrar el cariño que sienten hacia su dueño con bastante frecuencia. Sin embargo, hay gestos o costumbres que tu perro no quiere, que son propias de nuestra especie, y que pueden confundir e incluso irritar a nuestro animal.

Utilizamos poco el lenguaje corporal

Los humanos somos una especie expresiva y tendente a demostrar nuestros sentimientos mediante palabras. Aunque no nos demos cuenta, probablemente estemos charlando continuamente con nuestro perro sobre cosas que nos han pasado durante el día o sobre cómo nos sentimos, tal y como haríamos con un amigo cercano.

Los perros pueden asociar algunas de nuestras palabras con acciones repetitivas. Por ejemplo, es fácil que reconozca palabras clave como ‘pasear’, ‘comer’, ‘no’ o ‘muy bien’. Pero no significa que tu perro pueda entenderte porque los animales no son capaces de hablar ni de comprender nuestro idioma, por mucho que te esfuerces en conversar con ellos.

Comunicación telepática

El único recurso que le queda a tu perro para entenderte es el lenguaje corporal. Ten mucho cuidado a la hora de enseñar a tu perro nuevas señales, porque muchas veces un desconocimiento del dueño puede confundir a su animal.

Hay veces en las que queremos que nuestro perro deje de repetir un comportamiento determinado y al prohibírselo nos inclinamos hacia delante, lo cual, en realidad, invita al animal a acercarse y le transmite aprobación.

En realidad, tu perro no quiere que le abraces

Nos bombardean todos los días con fotos entrañables de golden retriever ahogados por niños en toda una serie de paisajes entrañables. Los perros, como sabemos, son animales expresivos y hasta dependientes que no desdeñan casi nunca una caricia de su dueño.

Abrazar a tu perro

Sin embargo, tendemos a olvidar que los animales no se comunican como las personas, y que un contacto demasiado cercano o prolongado con un humano puede llegar a resultar desagradable para un animal. En el caso de los perros, los ‘abrazos’ entre miembros de la misma especie se utilizan para mostrar dominancia y marcar el territorio.

Si un humano hace lo mismo, es probable que se tomen este gesto de forma agresiva o amenazadora, aunque lo estén tolerando. Por ello, intenta que los niños más pequeños de la casa le den un poco de espacio a tu mascota.

Aunque hayas visto por televisión que dar abrazos a los perros es normal, tenemos que tener en cuenta que esos animales están adiestrados y han aprendido a tolerar que les abracen.

No mires directamente a los ojos a un perro desconocido

Como humanos, el contacto visual entre miembros de nuestra especie es una buena herramienta para establecer conexiones y afianzar lazos afectivos. No obstante, en el mundo animal se suele utilizar a modo de advertencia o para recalcar su posición de dominancia.

Perros con un ojo de cada color

Si decides acercarte a un perro que no es el tuyo y, por costumbre, lo haces mientras le miras directamente a los ojos, es probable que tu gesto se malinterprete y que se ponga a la defensiva. Intenta acercarte lentamente, con la mano a la altura de su nariz para que pueda olerla y saber quién eres, antes de acariciarle o aproximarte demasiado.

Tu perro no quiere libertad, quiere rutina

Los perros domésticos siguen teniendo en mente que forman parte de una manada y aceptan que tú eres su líder. En la naturaleza, un líder da órdenes, asigna roles dentro de la estructura jerárquica y actúa de manera consecuente.

Tu perro espera que hagas eso por él. Si das órdenes y enseñas a tu animal a obedecerlas, no estás siendo un dueño severo o aburrido, sino que estás proporcionando a tu animal la estructura que necesita para poder sentirse cómodo con su rol en la manada.

Educación positiva en perros

Esto es especialmente importante para perros dominantes, porque están hechos para tener responsabilidades y sentirse útiles. Por eso, son utilizados como perros guardianes o perros policías, a pesar de suponer un reto a la hora de su adiestramiento.

No fuerces amistades con animales o personas que tu perro no soporta

Como cualquier otra persona, un perro tenderá a evitar el contacto con cualquier animal o humano que no le dé buena espina. No le importa que el individuo en cuestión sea tu hermana o el perro de tu pareja. Hay ocasiones en las que, simplemente, no ha habido ese ‘click‘, y es probable que nunca lo haya.

No fuerces relaciones improbables entre tu perro y personas o animales que no le gustan. Provocarás situaciones incómodas e incluso violentas que harán sufrir a tu animal o podrán poner en peligro a otras personas o mascotas. Si estás dando un paseo por el parque y tu perro gruñe a otro animal, no intentes que se hagan amigos, porque no va a pasar.