4 consejos a la hora de dar una mascota como regalo

Yamila · 23 octubre, 2018
Aunque des una mascota como regalo para otra persona, has de cerciorarte de que el animal va a estar bien atendido y de que va a recibir los cuidados necesarios para su bienestar

Existe un fuerte debate en lo referido a ‘dar una mascota como regalo’, ya que se considera que un ser vivo no debería ser envuelto en un moño y aparecer como presente en un cumpleaños o la Navidad. Pero mucha gente sigue eligiendo dar a sus hijos o a un familiar un perro o gato en lugar de un juguete o ropa. En este artículo te aconsejamos cómo actuar al respecto.

¿Una mascota como regalo?

Antes de dar una mascota como regalo a tus hijos –o a cualquier otra persona– debes tener en cuenta ciertas cuestiones muy importantes:

1. Una mascota vive varios años

A diferencia de un juguete o de una chaqueta, el animal estará a nuestro lado durante muchos años. Regálalo hoy pensando a futuro.

2. Una mascota no es un juguete

Por este motivo, no se recomienda dar una mascota como regalo en Navidad o cumpleaños cuando los niños son pequeños. Es fácil que se confundan y lo consideren como un juguete más de los tantos que ha recibido.

3. Una mascota tiene necesidades

Alimento, cariño, refugio, salud, comodidad, cuidados… Los perros, gatos o cualquier otra mascota necesitan de nuestra atención siempre, así que es fundamental ser responsables con ellas.

4. Una mascota cuesta dinero

No estamos hablando únicamente de pagar por un perro de raza, sino también de los gastos asociados a tener una mascota: la comida, las vacunas, los juguetes, la cama, el collar, el veterinario, etc.

5. Una mascota no se abandona

Esto es muy importante y debemos tenerlo en cuenta si queremos dar una mascota como regalo. No es como cualquier otro obsequio que se puede desechar o abandonar en la calle. Si no podemos tenerla más, entonces nuestra tarea será encontrarle un mejor hogar.

Abandono de mascotas

Dar una mascota como regalo: consejos

Ahora que ya sabes todo lo que implica tener una mascota –sea de raza como un golden retriever o un dálmata– es momento de tener en cuenta ciertas cuestiones específicas al darlas como regalo:

1. Verifica la intención de la otra persona

Quizás se te haya ocurrido la idea de regalar una mascota a tu hijo o a tu abuelo porque ‘le hará bien tener un perro’, pero no sabes si en verdad lo quiere o está preparado para recibirlo. La sorpresa es bonita, pero es mejor estar seguro de que el otro le interesa el presente.

2. Asegúrate de que el animal está sano

Ya sea que compres un perro de raza como si adoptas a uno callejero en un refugio, debes asegurarte de que el animal goza de buena salud. Esto no quiere decir que los perros ancianos o enfermos no sean una opción válida, pero, si ese es el caso, con más razón deberías hablar con quien lo recibirá para saber si podrá hacerse cargo.

3. Incluye todo lo necesario

Como ya hemos dicho antes, mantener una mascota es costoso. Por lo tanto, al dar una mascota como regalo también deberíamos proveer al agasajado de varias cosas que necesitará en lo sucesivo: alimento, una caseta, juguetes, accesorios, etc. Ocúpate también de llevarlo al veterinario y de costear las vacunas o tratamientos médicos iniciales.

Llevar el gato al veterinario

4. Enseña sobre sus cuidados

No hace falta ser un experto para que una mascota crezca sana y fuerte. Sin embargo, algunas personas no saben muy bien qué necesitan debido a que no tienen experiencia o conocimientos.

Al dar un perro o gato de obsequio sería bueno que también ayudes a quien lo recibe con algunos consejos, principalmente relacionados a la responsabilidad y el compromiso de cuidar una vida.

Puedes también ofrecerte a adiestrar al animal para que haga sus necesidades donde debe, limpiar sus travesuras o sacarle a pasear al parque.

Antes de tomar la decisión de dar una mascota como regalo, evalúa bien la situación y, sobre todo, a la persona que recibirá el obsequio. Que tu hijo te pida desesperadamente un perro o que hayas leído que es bueno para su desarrollo no es suficiente. Todos deberían ser responsables del animal que estás trayendo a casa.

Ortega-pacheco, A. (2001). La sobrepoblación canina: un problema con repercusiones potenciales para la salud humana. Medicina Veterinaria.