Viejas maletas que puedes reciclar como cama para tu perro

Irene Peláez · 2 abril, 2015

¿Tienes un perro pequeño y además la última vez que fuiste de viaje y facturaste la maleta acabó echa un cromo? ¡No se te ocurra tirarla! La puedes reciclar como cama para tu perro. Entre

“bricomanía”, y el Leroy Merlin, todos sabemos un poco de bricolaje. Y eso es todo lo que se necesita para convertir una maleta vieja en una estupenda cama para tu mascota. Con ruedas, sin ruedas, con asas, sin tapa, aprovechando la tapa… No importa cómo sea la maleta, con un poco de maña e inspiración, podrás crear un lecho cómodo y creativo para tu fiel amigo.

¿Cómo hago una cama a partir de una maleta?

Si tienes una maleta vieja o estropeada, se puede dividir por la mitad y usar como cama para perros, con un cojín o una manta. O incluso conservar la tapa y usarla abierta. De esta forma, la puedes decorar. Como apoyo pueden usarse unas patas de silla de oficina vieja, una mesa de café para tirar o incluso cuatro pelotas de béisbol o de tenis (pegadas a la maleta, claro. No queremos que se caiga el perro). Las patas le aíslan mejor del frío porque así la maleta no está en contacto directo con el suelo.

Si la maleta es muy grande, puede valer para varios perros. Además, si tenemos varios animales (y varias maletas) se pueden colocar unas encima de otras, separadas por palos, o bolos o lo que se os ocurra, como si fuesen una litera. Algo parecido puede hacerse con un cajón o incluso con las cajas de madera donde vienen las botellas de vino o las de la fruta, convenientemente pintadas para que queden lindas.

¿Qué puedo hacer para decorar la maleta?

maleta cama perro 2

Pues aparte de pintar o decorar la propia maleta por fuera, se le pueden colgar cortinas a la tapa para darle un toque más clásico, unas banderitas de distintos colores, hacerle unos bolsillos en la tapa cosiéndole otra tela para guardar los juguetes del animal… También puedes llenar la camita de cojines y almohadones pequeños, hacerle una mantita de ganchillo, colocar su nombre o su inicial en la tapa o en los bordes de la maleta, o ponerle un cuadrito o una fotografía tuya.

Además, los más manitas pueden hasta crear el propio cojín de la mascota, para darle un toque más hogareño. Para ello mide la cesta, maleta, cajón, caja, tele o lo que sea que vayas a usar como base para la cama de nuestro peludo amigo. Escoge una tela suave y fácil de lavar. Recorta la tela de forma que sea un centímetro más ancha que el fondo de la cama. (Si no sabes coser, pon tres centímetros por si acaso).

Corta otra tela del mismo tamaño. En el borde (dejando unos milímetros para que se sujete bien) coloca unos alfileres sujetando las telas juntas por tres lados. Cóselas a mano o a máquina (del lado que quedará hacia dentro), como prefieras. En el cuarto lado (o un tercio del círculo, si la base es redonda), cose una cremallera. Ten en cuenta que las costuras quedan hacia dentro del cojín, así que cose la cremallera al revés (con el “asa” hacia el lado contrario al que estás cosiendo). Luego se le da la vuelta a la tela (lo de dentro para fuera) y se rellena. Y ya tienes un cojín de la tela que quieras.

¿Qué ventajas tiene reciclar maletas como cama para mi perro?

cama para perros

Gracias a nuestra mentalidad consumista, esta sociedad tiende a gastar y gastar dinero, a veces innecesariamente, y a concederse cualquier capricho. Cuando tenemos un cachorro o un perro le mimamos tanto, que muchas veces se le compran las cosas más caras y bonitas del mercado, cuando las podemos tener en casa o construirlas nosotros mismos reciclando. Por lo tanto, la primera ventaja es el ahorro.

La segunda ventaja es que gracias a estas camas, puedes darle a tu casa un toque vintage o moderno, según sean tus gustos. Además, serán del color que tú quieras y del tamaño que mejor se adapte al rincón que tenías pensado para ellas, puesto que al hacerlas tú puedes adaptarlas como quieras.