Todos los detalles sobre el Alaskan Malamute

Quizá porque recuerden a sus ancestros los lobos, las razas nórdicas de perros despiertan un especial interés en las personas. Aunque el Husky Siberiano es el más conocido entre estos canes, el Alaskan Malamute o Malamute de Alaska destaca por su porte y elegancia. Se trata de uno de los perros de mayor personalidad, de gran tamaño e impronta majestuosa.

Su origen está en la zona ártica, donde era utilizado por el pueblo de los Mahle para colaborar en actividades de caza y, sobre todo, para tirar de sus trineos. Esta función necesitaba de animales fuertes, inteligentes, vigorosos y leales. Todas estas características se pueden encontrar hoy en el Malamute.

Es un can que se distingue por la resistencia más que por la velocidad. Su estructura ósea es la que le permite ser un trotador que puede recorrer grandes distancias. No obstante, es seguro que, en la actualidad, hay más Malamutes tirando de carros y trineos en competencias deportivas que transportando a los pobladores del Ártico.

De carácter independiente, también destacan como perros de búsqueda y rescate.

Algunos datos sobre el Alaskan Malamute

husky siberiano

Si bien son animales afectuosos y amigables, si quieres adoptar un Alaskan Malamute debes saber que es imprescindible educarlo desde cachorro para evitar que, al crecer, se rebele contra tus órdenes y se manifieste agresivo ante otros animales o personas. Por su naturaleza, cuando se encuentra con otros canes, enseguida les hace saber que deberán someterse a su liderazgo y, si alguno osa desafiarlo, no dudará en demostrar su poderío.

Además, es un perro con una inmensa energía, por lo que necesita ejercitarse a diario. Si no juega, no corre y no se mantiene ocupado, es seguro que destrozará gran parte de los objetos de tu casa. Y si bien se muestran afectuosos con los niños, debes supervisar los juegos porque, por su tamaño, puede llegar a derribarlos.

Ten en cuenta que un departamento pequeño no es el lugar ideal para el Malamute, sobre todo si no tienes tiempo para prestarle atención y asegurarle largos paseos. Por eso, lo ideal es que cuentes con un jardín, patio o terraza donde pueda descargar su energía.

No es un perro ladrador, pero puede ser un buen protector de tu hogar. Como es un animal muy seguro de sí mismo, en caso de ser necesario, entrará directamente en acción, saltándose la etapa del ladrido.

Qué más deber saber sobre el Alaskan Malamute

husky siberiano 3

Algunas de sus características físicas son:

  • Altura a la cruz:  63 centímetros.
  • Peso:  35 kilogramos.
  • Promedio de vida: 12 años.
  • Color del pelaje: pardo o variante del gris claro al negro, con blanco en el vientre.
  • Cuerpo: musculoso y compacto, pero no corto.
  • Cabeza: ancha y profunda, proporcionada con el cuerpo.
  • Hocico: largo y abultado, armonioso con el resto del cráneo. Se estrecha ligeramente desde su base hasta la punta de la nariz. Los dientes cierran en tijera.
  • Ojos: medianos, marrones, con forma de almendra y dispuestos oblicuamente.
  • Orejas: triangulares, ligeramente redondeadas en la punta y pequeñas en relación a la cabeza.
  • Cola: gruesa y de pelaje tupido.
  • Manto: el externo es grueso y áspero. El interno es muy denso, aceitoso y con textura de lana.

Su pelaje no requiere atención excesiva. Bastará con cepillarlo una vez por semana y aumentar esta frecuencia a diario en épocas de muda. Ten en cuenta que, si lo alimentas con pienso de alta gama, te librarás de muchas visitas al veterinario.

Es un perro muy resistente. Esto no significa que haya que descuidarlo. Pero es menos propenso a las enfermedades que otras razas. Los problemas de salud de origen genético que puede padecer son:

Además, en lugares excesivamente húmedos, suelen desarrollar dermatitis.

El Alaskan Malamute está preparado para resistir muy bajas temperaturas. Transportarlo a lugares de climas más cálidos no es lo mejor para estos animales, que sufren mucho el calor. Si no puedes resistir la tentación de tener uno y vives en zonas donde la temperatura es elevada, lo mejor para tu mascota sería que te mudaras a lugares más amigables. ¿Estarías dispuesto a hacerlo?