Todo sobre el Rottweiler

Irene Peláez · 15 marzo, 2015

El Rottweiler es un perro fuerte, robusto y atlético que causa admiración entre los que lo conocen y temor entre los que no. Aunque ha tenido mala publicidad debido a entrenamientos orientados a aumentar su agresividad y a su aparición en películas como “La Profecía”, donde encarnó al “perro del diablo”. Un Rottweiler correctamente socializado es amable, cordial y puede tener el corazón de un ángel. Aquí te lo contamos todo sobre esta raza.

¿De dónde viene el Rottweiler?

el rottweiler en el bosque

El actual Rottweiler es originario de Alemania, pero sus antecesores se remontan hasta el imperio romano, cuando se usaban como perros de protección y para conducir el ganado. Cuando los romanos llegaron a Alemania, a la región del Rottweil, cruzaron sus perros con perros nativos del lugar. El resultado del cruce se conocía como “perros carniceros de Rottweiler” y se utilizaban para ayudar a los carniceros locales durante el faenado de las reses, sobre todo con las vacas y toros más grandes.

Se dice que los carniceros guardaban su dinero en una bolsa atada al cuello del Rottweiler para tenerlo protegido. En esa época, también se utilizaba al Rottweiler para proteger propiedades y con el tiempo se le reconoció la capacidad para realizar otras actividades y se le entrenó, entre otras cosas, como perro de asistencia y como perro policía.

¿Qué pinta tiene el Rottweiler?

El Rottweiler es un perro robusto de cabeza ancha y poderoso hocico, con mandíbula en tijera y orejas triangulares y colgantes. Sus ojos son medianos y de color marrón oscuro, lo que invoca seguridad y confianza. Al tener el cuerpo poderoso y robusto, es un perro atlético y ágil capaz de superar las pruebas de trabajo más difíciles.

Gracias a su tamaño es capaz de derribar a una persona adulta sin necesidad de morderla. Su pelaje es corto, duro, grueso y generalmente de color negro con manchas caoba, aunque muy raramente también puede ser rojizo por una alteración genética.

Los machos miden entre 61 y 68 cm de alto y las hembras de 56 a 63, pudiendo llegar a los 50 kg de peso en machos y a los 42 kg en las hembras.

¿Cuál es el carácter del Rottweiler?

el rottweiler jugando

El Rottweiler tiene un temperamento calmado y tranquilo. Es atento, obediente, valiente, seguro, confiable y leal con los suyos. Por ello es fácil de entrenar y se ajusta bien a los diferentes estilos de adiestramiento canino.

Al ser una raza versátil e inteligente, puede ser entrenado para la protección de una familia o una casa, la obediencia, como perro policía, de terapia, de asistencia e incluso de búsqueda y rescate, aunque esto último no es muy conveniente, porque las víctimas pueden asustarse cuando le vean.

Son flexibles y tienen mucha estabilidad emocional, aunque pueden reaccionar muy bruscamente si no están convenientemente socializados desde cachorros. Por eso, en esta raza el adiestramiento en obediencia básica es más una necesidad, que un capricho.

¿Cómo es su salud en general?

El Rottweiler es en general un perro muy saludable, pero esta raza tiene propensión a la displasia de cadera y también a la obesidad si no se le ejercita regularmente. Necesita mucha actividad y ejercicio, pero si éste se produce con regularidad, puede vivir en un piso sin problemas.

Lo que sí que necesita, y mucho, es compañía. El Rottweiler no es un perro que pueda estar días en solitario, necesita juegos y atención diaria para socializarse bien. Por lo demás es fácil de cuidar y su pelaje no necesita cuidados especiales. Basta con bañarlo cuando sea necesario y cepillarlo regularmente.

Al ser perros tan robustos, una hembra de Rottweiler, puede llegar a dar a luz hasta a 10 crías por camada. Un aspecto negativo de estos animales es que suelen roncar, por lo que puede dificultar el sueño del dueño.

Por desgracia este perro ha sido educado muchas veces para potenciar su agresividad y si no está bien educado puede llegar a ser violento. Es por eso que esta raza ha entrado en la categoría de perros potencialmente agresivos. Llevado a la práctica eso significa que en ciertos países (España entre ellos), se necesita un permiso para criar uno en un domicilio particular y se les debe sacar a pasear con bozal.