Tips para dominar el paseo con tu perro

Francisco María García · 17 noviembre, 2016

El perro es un animal social, acostumbrado a vivir en manadas cuando se encuentra en estado salvaje. Cuando notamos que nuestro amigo se comporta mal al salir de paseo, puede ser que tenga dotes de “líder”. Pero puedes llegar a controlar su comportamiento y generar un ambiente estable y cómodo para él. Mira estos consejos para manejar el paseo con tu perro.

En cualquier caso, tu amigo peludo debería ir entendiendo que el líder en la caminata eres tú y no él. De esa forma controlarás las decisiones a tomar en el paseo, y recibirás su respeto y su lealtad.

La lucha por el dominio en el paseo con tu perro

perro paseo

Si has percibido que tu perro tiene problemas de comportamiento comunes, como tirar de la correa durante paseos, malos modales cerca de otros canes y personas, o ladrar y lloriquear, puede ser que haya una lucha contigo para ser el líder.

Sin un líder de manada establecido, tu perro sentirá la necesidad de asumir este papel él mismo, y ello puede generar diferentes conflictos de conducta.

Una vez que tú asumas el papel de líder de la manada, observarás como se va reduciendo la ansiedad y el nerviosismo de tu mascota.

Estos cambios en la conducta de tu perro puedes realizarlos sea cual sea su tamaño, raza, edad, etc.

Pensar como un perro

La empatía con tu mascota debe llevarte a ponerte en su lugar, analizando el entorno que le rodea, para conseguir diversión mutua en el paseo con tu perro.

Muestras de afecto durante el paseo con tu perro

No siempre es necesario que toques a tu amigo para mostrar afecto. Una simple mirada también puede servir para disciplinarlo y para felicitarlo. Con nuestros ojos y la energía que desprenden podemos expresar muchos mensajes.

Creación de límites

Los límites sobre lo que se puede hacer y lo que no los marcas tú. El perro tiene que asimilarlo y limitarse a obedecerte.

Diversión y juego

No hay que olvidar que el tiempo de juegos es importante para la estabilidad mental de tu perro y tu relación con él.

Tu perro debe buscar tu permiso para comenzar a jugar. Una vez más, tú eres quien marcará las pautas.

Mantener la calma en el paseo con tu perro

No pierdas nunca la paciencia durante el paseo con tu perro, aunque tu can rompa las reglas en todo momento y no obedezca. No siempre debes intimidar ni usar la violencia para conseguir tu autoridad. Tienes que actuar con un poco de astucia.

Entrenar en las órdenes básicas

Tienes que educar a un buen “ciudadano callejero”. Con órdenes básicas como “siéntate”, “Stop”, “ven”, “quieto”, etc. tu perro irá asimilando la interacción contigo.

Caminar delante del perro

Si caminas delante del perro, aunque no te lo parezca, él acabará viéndote como al líder de su manada.

Una correa corta

La correa corta te dará un mayor control. Sobre todo en el caso de que tu perro sea de un tamaño grande. No siempre tienes que llevarlo atado, habrá momentos en que ambos podéis disfrutar de juegos y otras actividades, pero en un espacio sin gente.

Pautas para dominar el paseo con tu perro

paseo con perro

Hay que dedicar tiempo al paseo y no acabarlo demasiado pronto. Tu perro necesita tiempo para poder pasear y para sentirse bien. Lo ideal sería entre media hora y una hora diarias.

¿Cuántas veces pasear al día? En torno a tres veces al día es lo adecuado. Hay que intentar que sea mañana, tarde y noche. De ser posible, que en invierno no sean las horas con más frío y en verano evitaremos las de más calor.

Una vez que hayamos paseado y el comportamiento del perro haya sido el correcto, puedes dejarle “tiempo libre” para que explore su entorno. Para él, que le permitas hacer sus necesidades y olfatear es un verdadero premio.

También decidiremos cuándo se termina este tiempo de oler, debes tener en cuenta que siempre ha de ser inferior al dedicado a caminar.

Para cuando tu mascota haga sus necesidades, debes portar una bolsita para recoger los excrementos  y depositarlos en la basura.

Cuando vuelvas a casa y el animal se ponga nervioso para recibir comida, agua, etc., tienes que saber adiestrarlo para que espere. Lo que tardes en guardar la correa, en quitarte la chaqueta o los zapatos, etc. Es un tiempo en el que tiene que tener la paciencia necesaria.