¿Tendrán los perros y los gatos un sexto sentido?

Mariela Ibarra Piedrahita · 24 diciembre, 2014

Mucho se ha dicho y escrito sobre un sexto sentido de los perros y los gatos. Si bien muchos tienen conductas que nos sorprenden, y en ocasiones hasta nos asustan, por ejemplo perros que le ladran a la oscuridad o gatos que se erizan por aparentemente ningún motivo, no se ha asegurado a ciencia cierta que estos posean algo como un sexto sentido.

Sin embargo se puede “deducir” que muchas de estas suposiciones sobre un sexto sentido están relacionadas con los sentidos más desarrollados que tienen los perros y los gatos con relación a nosotros. Con una mejor capacidad auditiva, olfativa y visual, el mundo que nos rodea puede cambiar radicalmente, al igual que la manera en que interactuamos con él.

Eso es exactamente lo que le pasa a los perros y gatos, sus sentidos les permiten desarrollar relaciones con el entorno que para nosotros son imposibles debido a que carecemos de las herramientas necesarias para acceder a esa clase de realidades.

Veamos algunas situaciones que se consideran como evidencia de un sexto sentido en los perros y los gatos:

Conductas anticipatorias

perro esperando dueño

Esta suposición se basa en que los perros y gatos son capaces de anticipar situaciones, como la llegada del dueño a casa. Algunos expertos en comportamiento le apuestan a una teoría en la cual algunas mascotas crean vínculos tan fuertes con sus amos, que les permiten desarrollar una especie de telepatía o una conexión extrasensorial con ellos, por lo cual pueden anticipar ciertas cosas relacionadas con ellos.

Sin embargo esto puede estar más ligado con otro tipo de cosas, por ejemplo con la ansiedad por separación, que hace que el perro permanezca alerta a la llegada del dueño y presente un comportamiento que puede resultar extraño para nosotros. También puede deberse a un sentido más desarrollado del olfato, que hace que puedan oler a su amo desde cierta distancia.

Igualmente se ha extendido la creencia de una cierta conciencia sobre el tiempo que tienen algunos animales, en especial los perros, motivo por el cual siempre esperarán la llegada de su amo en un horario determinado. Aunque se han reportado casos de mascotas que presentan conductas inusuales, el día que su amo regresa de un viaje de negocios, o de perros que han vuelto a encontrar a sus amos después de años de haberse perdido y de haber recorrido grandes distancias.

Ver fantasmas o sentir energías

perro mistico

Este es probablemente el mito más extendido frente al tema en cuanto a mascotas se refiere y puede tener su origen en las múltiples ocasiones en que vemos animales reaccionando con temor, furia o desconcierto ante aparentemente ningún estímulo. Este tipo de conductas ha hecho que incluso se incluyan perros y gatos en las investigaciones paranormales, tejiéndose múltiples leyendas urbanas que involucran fantasmas, energías y animales.

Aunque tener un perro aullando en medio de la madrugada o un gato con la espalda encorvada y bufando a la nada, puede ser sinceramente aterrador, pueden provenir de estímulos mucho más terrenales. Con un sentido del oído más desarrollado, y una visión mucho más preparada para la oscuridad, los perros y gatos reaccionan a cosas que nosotros no podemos percibir a través de nuestros sentidos. Por ejemplo, otro animal vagando en la calle, movimientos en la casa vecina o insectos en la oscuridad pueden generarlos.

Sin embargo esto dependerá del nivel de superstición que tenga cada quien y, hasta que su experiencia le indique lo contrario, cada quien elige qué creer.

Vínculos después de la muerte

Se han reportado casos de animales que siguen siendo fieles a sus dueños después de que estos mueren, incluso llegando a custodiar los cuerpos en el cementerio. También es común que entren en profundas depresiones que desembocan en la muerte del animal. Sin embargo esto no debe vincularse necesariamente a alguna conexión extrasensorial, los perros y gatos pueden desarrollar fuertes lazos con sus dueños, siendo la fidelidad una de las características principales dentro de dichas relaciones.

Por lo tanto, antes de buscar una respuesta paranormal a la conducta que desarrolle un animal a raíz de la muerte de su dueño, se debe prestar atención a la mascota para que esta no caiga en estados que afecten su salud y su vida.