Cómo saber si mi mascota es normal u obesa

Francisco María García 22 febrero, 2016

En el momento de evaluar si un perro tiene el peso adecuado, la forma más práctica y rápida es tocar el tejido que recubre las costillas del animal. Hay que tener en cuenta que, al igual que los humanos acumulamos la grasa principalmente en la cintura, los caninos lo hacen en la zona del pecho. Aprende a diferenciar si tu mascota es normal u obesa.


Si el animal tiene un peso normal o está delgado, las costillas son fáciles de palpar, pero si no se notan, eso significa que nuestra mascota tiene sobrepeso, con los riesgos y peligros que ello conlleva, y es preciso tomar medidas lo antes posible.

Los peligros de la obesidad

gato con sobrepeso 2

La obesidad acorta la esperanza y calidad de vida de nuestros perros, su rendimiento y su comportamiento de su día a día, degenerando su carácter poco a poco, y convirtiéndolo en un animal apático, perezoso y dormilón.

Además, la obesidad en los perros conlleva un gran número de problemas articulares, ya sean displasias en la cadera, artritis, roturas en el ligamento cruzado, problemas discales, artrosis, diabetes mellitus, patologías relacionadas con el tracto urinario, y todo tipo de afecciones cardiovasculares.

Igual que ocurre en el caso de las personas, la obesidad en los perros también puede ocasionar muchos problemas de salud. Las razones que originan el sobrepeso tienen muchos factores de influencia, pero lo más común es una alimentación excesiva, es decir, el perro ingiere un mayor número de calorías de las que quema en su actividad cotidiana. Lo mismo que pasa con los seres humanos.

Otras variables que contribuyen a la obesidad pueden ser la herencia, sus genes, raza, tipo de cuerpo, y algunas condiciones médico veterinarias. La esterilización y la castración suelen venir acompañadas de sobrepeso. El animal gana en serenidad y tranquilidad, y pierde en excitación nerviosa y dinamismo. Come más, lo hace más tranquilamente, con un largo reposo posterior, y ello contribuye al sobrepeso.

¿Tu mascota es normal u obesa? Dale una vida saludable

Está totalmente probado que una vida más larga y con una mayor calidad se obtiene a partir de un peso saludable. El primer punto es tener la seguridad de que la mascota sufre de sobrepeso. Hay muchas pistas para reconocer que el animal está obeso. El peso tiene que ser controlado si hay sospechas de este citado exceso de grasa. En función de la raza y el tamaño, el can tiene que cumplir unos parámetros en cuanto al peso.

Para comprobar el peso, el procedimiento es sencillo. Si no es un animal demasiado grande, bastará con que el dueño se pese primero, anote el peso, coja a su mascota, y vuelva a apuntar el peso. Como es lógico, la diferencia será el peso del can. En cualquier caso, lo ideal cuando hay indicios de sobrepeso es acudir al veterinario para que sea él quien valore lo que hay que hacer.

Como hemos dicho, si palpamos las costillas y tocamos una capa de grasa abdominal flácida, es síntoma de que se impone un adelgazamiento. Si lo que tocamos es una capa de grasa prominente hay que poner remedio de inmediato para conseguir mejorar la calidad de vida del perro y su longevidad.

¿Tu mascota es normal u obesa? Origen de la obesidad

obesidad en los perros

Para un perro con obesidad, las actividades habituales como subir las escaleras, moverse de un lugar a otro, jugar con los pequeños de la casa o simplemente acicalarse pueden convertirse en una acción muy costosa y evitarán realizarlas. Aunque lo normal es un aporte excesivo de nutrientes, también es posible que los incrementos de peso se deban a problemas hormonales. En general las causas más importantes son:

  • Factores ambientales. Como es el caso de la falta de espacio en la vivienda, paseos cortos, ausencia de motivación para el juego, etc.
  • Factores psíquicos. Pueden ser consecuencia de los anteriores, como el aburrimiento, el estrés y la ansiedad, la frustración, etc. La consecuencia de todo ello es un mayor interés por la comida.
  • Factores genéticos. Hay razas más propensas a la obesidad que otras, entre las cuales están el Beagle, el Cocker, el Teckel, el Dálmata, etc.
  • Factores endocrinos. También las causas endocrinas pueden ser fuente de obesidad de los perros. Entre estas variables están el Hipotiroidismo, el Síndrome de Cushing y la consecuencias directas de la castración en el macho y en la hembra.

Si crees que tu mascota es normal u obesa, haz caso de estos consejos y comprueba si está de salud. Es una manera excelente de darle una buena vida a tu perro, y él te lo agradecerá con cariño y amor incondicional.

Te puede gustar