Remedios baratos contra las pulgas

Alba Muñiz · 2 mayo, 2015

Las pulgas pueden invadir a nuestras mascotas y a los lugares de la casa que ellas frecuentan. Y los animalitos empiezan a rascarse de forma constante e incluso sufrir alergias y heridas. Los humanos tampoco estamos exentos de padecer picaduras cuando estos parásitos se instalan en el hogar. Si bien estas situaciones son más notorias en épocas de calor, las pulgas no se toman vacaciones y se adueñan de nuestras mascotas a tiempo completo.

Lo más frecuente para enfrentarlas es el uso de pipetas, collares u otros productos químicos. Generalmente, su efecto no dura más de un mes y no son artículos precisamente económicos. Pero también hay alternativas naturales y más baratas para deshacerse de estos molestos inquilinos.

Algunas opciones de remedios baratos contra las pulgas

baño perro

Eliminar a estos parásitos que se alimentan de la sangre de los mamíferos y aves no es algo que se pueda conseguir de forma inmediata. Como en otros órdenes de la vida, las soluciones mágicas suelen no existir.

Hay muchas recetas caseras que circularon de boca en boca a lo largo de los años y que ahora se amplificaron en internet. Si bien están muy difundidas, la comprobación científica de sus resultados no está del todo certificada y, además, no todas son inocuas. Antes de aplicarlas, es conveniente que consultes con tu veterinario de confianza.

Prueba con las siguiente recetas, que pueden servir para emplear directamente sobre las mascotas o en el ambiente que comparten contigo:

El limón es un repelente natural para las pulgas, pero no debes utilizarlo sobre tus animales domésticos porque puedes provocarle daños en su piel. Sin embargo, este cítrico se puede convertir en un excelente aliado para mantener a las pulgas alejadas de tu hogar.

¿Cómo? Debes hervir en un recipiente con agua varios limones cortados por la mitad y con cáscara incluida (en una cacerola grande puedes usar hasta 12 mitades). Luego dejas tapada y en reposo la preparación mínimo cuatro horas. Con este líquido rocía las zonas de tu casa en las que se mueve tu perro o gato. También debes limpiar los pisos. Así mantendrás cubiertos todos los flancos por donde las pulgas puedan estar.

-Si tienes tiempo y paciencia hay un método muy útil para deshacerse de las pulgas que invadieron los distintos ámbitos de tu hogar. Se trata de colocar recipientes chatos llenos de agua caliente en el que previamente hayas diluido lavavajillas o detergente. Las emisiones de calor atraen a las pulgas, que saltarán en masa e esa improvisada pileta. La función del detergente es provocar el hundimiento de los parásitos. Otra opción es acercar una lámpara a los recipientes, así las pulgas seguirán siendo atraídas por una fuente de calor constante, aun cuando el agua se haya enfriado.

El mundo vegetal como aliado antipulgas

gatos y plantas toxicas 3

Muchas hierbas y plantas aromáticas espantan a estos molestos parásitos. Inclúyelas en tu jardín o, en su defecto, cultívalas en macetas. Toma de aliada a la citronella. No solo ahuyenta pulgas sino mosquitos y otros insectos y tiene muy buen aroma. Otras buenas opciones son la lavanda, el tomillo, la manzanilla, el cilantro, la menta, el romero, el cedrón y el poleo.

Con estos aliados vegetales puedes intentar diversas estrategias.

-Corta sus hojas y ponlas en bolsitas de tela no sintética, de manera que pueda diseminarse su aroma, y ubícalas en lugares que ocupa tu perro o tu gato de forma cotidiana.

-Haz infusiones y, a la hora del baño de tu perro, empléalas en el momento del enjuague. También puedes utilizar este preparado para rociar a tu mascota, como una forma de mantener su efecto entre baño y baño. No emplees la citronella en gatos porque puede resultarle tóxica si se lava con su lengua.

-Con los aceites esenciales de estas plantas puedes también elaborar collares antipulgas. Consigue un collar de fieltro sin tratar y embébelo en una mezcla de estos aceites con alcohol puro.

En resumidas cuentas, a la hora de librarte de estos molestos “inquilinos”, busca aquellas opciones que agredan lo menos posible a tus mascotas, al ambiente y a ti mismo y que aseguren un ámbito saludable para todos los miembros de tu familia.