¿Es la raza la que determina la agresividad del perro?

Muchas personas tiemblan cuando escuchan la palabra pitbull o bóxer creyendo que todos los perros de esta raza son agresivos. Otros dicen que los chihuahuas son más agresivos que estos, pero por su tamaño no dan tanto miedo. ¿Determina la raza la agresividad del can? Nos atreveríamos a decir que no, pero veamos a qué conclusión llegar y por qué.

Como es obvio, aquí siempre hay las dos partes. Aquellos que tienen un pitbull o un bóxer dirán que para nada son agresivos. Lo mismo harán quienes tengan un chihuahua. ¿Por qué? Porque para cada uno su perro es el mejor del mundo. Además, creen que no es la raza sino la personalidad y la crianza del animal lo que marca su carácter.

La agresividad de un perro no viene en sus genes

pitbull

Ya se puede afirmar que no, la raza no determina la agresividad de un perro. Según un estudio hecho a 4000 perros, entre ellos de las denominadas razas agresivas como el pitbull y el rotweiller, investigaron el comportamiento canino que algunos canes presentaban en tres ambientes diferentes: en la familia, hacia los extraños y en los límites de la casa.

Este estudio llegó a la conclusión de que la agresividad no es algo intrínseco en el animal. Es más bien un comportamiento aprendido. Muchos dueños de estos perros, del tipo pitbull o rotweiller, los adoptan con el fin de que sean guardianes. Creen que pueden enseñar al can por ellos mismos. Así hasta que se dan cuenta, cuando el animal es ya adulto, que no han sabido hacerle ver la diferencia entre un ladrón o un amigo de la familia.

Esto genera comportamientos agresivos en el animal que finalmente son difíciles de eliminar. Aquellos rotweiller o pitbull que solo fueron adoptados como mascotas sin tener que ser guardianes, presentaron un carácter tranquilo y cariñoso como cualquier perro.

También examinaron si quizá el tamaño o la fuerza podrían influir en la agresividad. Existía la posibilidad de que pitbull y rotweiller crearan inconscientemente una especie de ego que los hiciera creerse superiores y con derecho a todo. Esta idea fue totalmente descartada, llegando a la conclusión de que la mayoría de las veces, la agresividad es creada, queriendo o no, por los dueños.

El maltrato sí es causa de agresividad

A veces los dueños intentan amar y cuidar con cariño a su perro pero este no responde. Esto sucede cuando se ha adoptado al can ya adulto. Puede ser debido a una exposición al maltrato por parte del animal.

No importa la personalidad agradable que un perro pueda tener, si se le está maltratando de alguna manera, este reaccionará de manera agresiva.

Bajo la opresión, hasta un sabio actúa como loco

-Proverbio Bíblico-

Los castigos también despiertan su agresividad

doberman

El castigo físico y emocional es una de las principales causas de agresividad en los perros. Cualquier tipo de dolor al que esté expuesto el can, este reaccionará de forma agresiva para defenderse.

Querer enseñar a nuestro perro cualquier orden, comportamiento u otra cosa, nunca debería ser causa de castigo. Está médica y científicamente comprobado que el refuerzo positivo es la mejor manera de enseñar a un animal, para que él sea feliz y nosotros también.

El refuerzo positivo consiste más bien centrarse y felicitar al animal por lo bueno más que estar vigilando lo que no obedece o hace, y reaccionar de forma colérica. Piensa que un perro es un ser vivo y que como nos pasa a nosotros, le gusta que lo traten bien, con amor y cariño. De este modo nunca dará señas de rebeldía.

Lo que sí hay que tener claro es que la raza no determina la agresividad de un perro. Lo determina su crianza, ambiente y aquellos que lo rodean.

Categorías: Animales domésticos Etiquetas:
Te puede gustar