¿Qué es otohematoma en perros? ¡Descúbrelo!

Alba Muñiz 28 mayo, 2015

El otohematona es, como su nombre lo indica, un hematoma que se puede formar en la oreja de tu perro a causa de la acumulación de sangre sobre la lámina de cartílago auricular. Esta colecta de líquido, que provoca un aspecto inflamado, se localiza en la cara interna de la aurícula y es una de las lesiones traumáticas más comunes que afecta a las orejas de los canes.

Principales causas del otohematoma en perros

perro estres

El autotraumatismo es una de las causas principales del otohematoma en perros. Por motivos diversos, las mascotas pueden golpearse solas, sobre todo cuando están entusiasmadas con sus juegos. No obstante, también suele aparecer en animales que padecen otitis externa o dermatitis de pabellón auricular. Estas afecciones llevan a los perros a rascarse las orejas más de lo habitual o a sacudir sus cabezas de forma excesiva, lo que provoca que se lastimen.

El otohematoma–que aqueja más a razas con orejas péndulas, como es el caso de los basset, cocker y weimaraner– se produce cuando la mascota, al golpearse, rascarse o frotarse, rompe los vasos sanguíneos que están en su oreja, provocando así el sangrado. Esa sangre se acumula sobre la lámina de cartílago de la oreja, que empieza a verse hinchada o deformada. En perros de orejas erectas, el peso de ese contenido puede provocar la caída del pabellón hacia un costado, generando un contraste muy marcado –tanto en forma como en posición– con respecto a la oreja que no está afectada.

Si el animal no es tratado de forma rápida, esta acumulación de sangre tiende a adquirir una consistencia dura y se torna más difícil de eliminar. Por tal motivo, debes prestar mucha atención a los síntomas y evitar demoras en la consulta veterinaria cuando observes rascado persistente de las orejas, sacudidas de cabeza frecuentes o bien notes una inflamación en la zona auricular de tu mascota. Si el hematoma se organiza, el pabellón puede retraerse y producir una deformación permanente en la arquitectura normal de la oreja. Un diagnóstico rápido y eficaz evitará este daño colateral conocido como “oreja arrugada”, “oreja de repollo” u “oreja de coliflor”.

Tratamiento del otohematoma en perros

orejas perro 3

Si tu mascota está sufriendo este problema, tranquilízate. Con un tratamiento adecuado, el otohematoma se resuelva sin mayores complicaciones: el veterinario puede hacer punciones, aplicar antiinflamatorios o drenar de manera quirúrgica.

Si la opción elegida es el drenaje, ten presente que:

  • El profesional sedará a tu mascota y primero llevará a cabo una limpieza profunda del pabellón auricular y del conducto auditivo externo.
  • Luego procederá a realizar un corte, de manera tal que no tienda a cerrarse con el correr de los días.
  • Para evitar pérdidas de irrigación y colapso de los vasos principales, el veterinario deberá ubicar los puntos de forma paralela al eje longitudinal de la oreja. Con el objetivo de mantener la piel interna en contacto con el cartílago, es importante que la tensión sea la mínima necesaria.

Además, la idea es que, para realizar estos procedimientos, no se rasure la parte externa del pabellón auricular. Así se evitará que:

  • El crecimiento del nuevo pelo llame la atención de tu perro y que, por tal motivo, comience otra vez con el rascado o sacudidas de su cabeza, pudiendo provocar otro otohematoma.
  • Su oreja quede desprotegida a causa de la alopecia post rasurado que suele aparecer en ciertas razas.

Luego del tratamiento realizado por tu veterinario de confianza, tendrás que seguir sus consejos para evitar posibles complicaciones:

  • Controla el vendaje que se realizó para comprimir el pabellón auricular.
  • Dale la medicación indicada, en las dosis adecuadas y cumpliendo la cantidad de días estipulados para su toma.
  • Procura que tu mascota use de forma permanente un collar isabelino mientras dura el proceso de cicatrización. Así evitarás que se quite los puntos y que desgarre la herida.

Ten presente que una cirugía exitosa puede devenir en un fracaso si no se cumple adecuadamente con los cuidados posteriores.

Recuerda además que, ante cualquier síntoma anormal en tu mascota, siempre debes recurrir a un profesional. En el caso de los otohematomas, si intentas solucionar el problema por tu cuenta, puedes llegar a provocarle fuertes infecciones que solo agravarían el cuadro.

Te puede gustar