¿Por qué no todos los animales se pueden domesticar?

7 junio, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Sara González Juárez
No todos los animales se pueden domesticar. Para hacerlo posible, se necesitan una serie de requisitos que puedes conocer aquí.

La historia del ser humano manipulando y seleccionando animales para su beneficio se remonta a hace 11 000 años. Desde entonces, perros, gatos, vacas, gallinas y demás criaturas han experimentado una transformación para tolerarnos a su lado. Entonces, ¿por qué no todos los animales se pueden domesticar?

Este proceso, además de ser lento, depende de varios factores que lo hacen posible. Si te has preguntado alguna vez por qué los ñus, los elefantes o los tigres no se acostumbran a ser cuidados por humanos, aquí tienes la respuesta.

¿Cuándo los animales se pueden domesticar?

Para que un animal aprenda a convivir con un humano —sin que históricamente haya pasado por un proceso de domesticación—, necesita reunir una serie de requisitos, que tienes a continuación:

  • Capacidad de encontrar comida suficiente cerca de los asentamientos humanos, de manera que su supervivencia quede asegurada.
  • Madurar rápidamente.
  • Poder reproducirse en cautiverio: algunas especies pierden el impulso reproductivo al verse encerradas en lugares pequeños.
  • Tener un carácter suave y amable.
  • No tener fuertes tendencias de entrar en pánico y huir, como ciertos animales presa.
  • La especie debe organizarse de forma jerárquica y, además, el humano tiene que tener cabida en la dinámica como líder o cuidador. La única excepción a esta regla son los gatos.

Como puedes ver, no todas las especies reúnen estos requisitos. Por ejemplo, los primates grandes y los elefantes maduran muy lentamente, las panteras son solitarias y nunca verán a un humano como un compañero y muchas especies dejan de criar directamente cuando son encerradas.

Además de la domesticación destinada a la alimentación, existe la cría selectiva de animales de compañía. Mamíferos como perros y gatos, que inicialmente se criaron como guardianes o controladores de plagas, ahora se seleccionan por su aspecto o su carácter.

Una iguana sobre una rama.

La selección genética de la mansedumbre

Antes de las granjas y las tiendas de mascotas, los animales no eran tan amigables con los humanos. ¿Qué ha pasado por el camino? No ha sido solo cuestión de adoptar un rol simbiótico entre especies, sino que el ser humano ha realizado una selección genética artificial sobre las especies.

En Rusia, en el Instituto de Citología y Genética, llevan más de 50 años realizando cruces entre zorros plateados para descubrir qué genes determinan el nivel de mansedumbre en una especie. El resultado ha sido la compresión de miles de años de domesticación en menos de un siglo: los zorros, lejos de simplemente sentir curiosidad con el humano, buscan activamente formar un vínculo con él.

Este estudio se ha replicado con otros modelos animales, como ratas, visones y nutrias.

Los científicos también han tratado de seleccionar artificialmente el temperamento agresivo. De esta forma, los investigadores buscan aislar los genes que determinan el eje agresividad-sumisión en el comportamiento de los animales sociales. Esto puede ser útil para fomentar la aparición de ciertas razas de cánidos guardianes, por ejemplo.

Reflexiones finales: el debate ético

La domesticación existe: solo hay que comparar las gallinas salvajes con las de una granja de huevos, o un pastor alemán de hace 50 años con uno en la actualidad. Pero ¿qué utilidad tiene tratar de domesticar especies salvajes?

La gran crítica que recibe este campo de la genética proviene de organizaciones antiespecistas. Tratar de encontrar qué animales se pueden domesticar es una problemática evidente: además de los defectos congénitos que conlleva, son muchas las noticias de humanos atacados por sus mascotas semi-salvajes.

Estos grupos sostienen que tener animales exóticos como mascotas lleva consigo la idea implícita de que los humanos tenemos derecho a someter al resto de seres vivos por mero entretenimiento.

Una de las mascotas más raras del mundo.

Muchas personas señalan ya que es necesario hacer una revisión de la ética moderna en cuanto a esta cuestión. En una época en la que la ciencia nos ha llevado a la Luna, ¿de verdad no existen soluciones para garantizar la conservación del planeta y de los animales?

  • Kukekova, A. V., Johnson, J. L., Xiang, X., Feng, S., Liu, S., Rando, H. M., ... & Zhang, G. (2018). Red fox genome assembly identifies genomic regions associated with tame and aggressive behaviours. Nature ecology & evolution2(9), 1479-1491.
  • Sandnabba, N. K. (1996). Selective breeding for isolation-induced intermale aggression in mice: associated responses and environmental influences. Behavior genetics26(5), 477-488.