¿Por qué los animales se están encogiendo? Esto dice la ciencia

Aunque parezca extraño, desde hace décadas los animales se están encogiendo poco a poco. ¿Te sorprende? Aquí puedes saber por qué.
¿Por qué los animales se están encogiendo? Esto dice la ciencia
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 02 agosto, 2022

Durante los últimos 40 años se lleva produciendo un fenómeno que intriga a biólogos y ecólogos por igual: los animales se están encogiendo generación tras generación. Que este dato saltara a simple vista ha sido cuestión de años, pues se trata de un proceso lento y sutil. Aun así, estudios recientes han indagado en este tema de forma profunda.

¿Cómo es posible que los animales se vuelvan más pequeños? Aunque faltan cabos por atar, parece ser que el calentamiento global, una vez más, tiene algo que decir en la cuestión. Si quieres saber qué tienen que ver estos dos fenómenos entre sí, en este artículo tienes las respuestas.

La regla de Bergmann y el calentamiento global

Que los individuos de una misma especie puedan ser de diferente tamaño dependiendo del intervalo temporal o de la localización no es algo nuevo. De hecho, en ecología existe un principio conocido como regla de Bergmann, que postula que los individuos de una población de animales endotermos (de sangre caliente) serán más grandes en climas más fríos y más pequeños en lugares cálidos.

Esto se relaciona directamente con la superficie corporal: los animales grandes tienen más facilidad para conservar el calor y los más pequeños lo pierden mejor en climas cálidos. Por tanto, según esta norma, sería de esperar que los tamaños corporales de la fauna cambiaran allá donde el calentamiento global ha modificado las temperaturas.

Una de las mascotas más raras del mundo.

Evidencias fósiles de que los animales se están encogiendo

Que los animales se están encogiendo no nos pilla por sorpresa. A lo largo de la historia de la Tierra, han ido cambiando las temperaturas globales debido a eventos climatológicos extremos (como las glaciaciones). A través de los fósiles del Eoceno temprano se ha confirmado que muchos seres vivos redujeron su tamaño al aumentar las temperaturas entre 5 y 8 grados a lo largo de 10 000 años.

Estos estudios no solo sirven para confirmar que las temperaturas influyen en el tamaño corporal, sino que suponen una base sobre la que predecir los efectos del calentamiento global en nuestro futuro. Según los cálculos, se espera que el planeta sea 1,5 grados más cálido para el año 2040.

Los animales se están encogiendo: los datos

Existen multitud de estudios a este respecto que encuentran relación entre el cambio climático y que los animales se están encogiendo paulatinamente. En 2019, por ejemplo, se encontró que 52 especies de aves de la colección del Field Museum habían reducido su tamaño en un 2,6 % entre los años 1978 y 2016.

Incluso, hay animales que se están agrandando por este mismo efecto, pues el calentamiento global frena la llegada del invierno, ayudando a grandes mamíferos a extender su periodo de crecimiento.

El caso del pez lacha (Brevoortia tyrannus) también es conocido por haber reducido su tamaño un 15 % en los últimos 65 años. Los ratones de campo del Parque Nacional de Doñana son otros de los afectados: a día de hoy, pesan un tercio de lo que marcaban hace 40 años. La ballena de los vascos (Eubalaena glacialis) ha reducido su longitud en casi 1 metro desde la década de los ochenta.

Explicaciones para endotermos y ectotermos

El metabolismo de cada animal y la temperatura ambiental también están relacionados con este evento. En climas fríos, el metabolismo basal del cuerpo aumenta, de forma que permite un mayor crecimiento del organismo durante su maduración, cumpliendo así la regla de Bergmann. Si las temperaturas suben debido al calentamiento global, este crecimiento se reduce.

¿Y qué pasa con las especies ectotermos, como reptiles y anfibios? También se ha documentado una reducción del tamaño medio en ellos y hay explicación para estos animales: las temperaturas cálidas, por ejemplo, aceleran las fases de desarrollo de las ranas y su tasa de crecimiento no se mantiene, de forma que se quedan más pequeñas al completar su metamorfosis.

La disminución en el tamaño de un animal por acciones ajenas a la selección natural puede ser un evento devastador para su supervivencia.

La sexta extinción masiva

En la historia de la Tierra se han producido ya 5 extinciones masivas de especies, después de las cuales el planeta ha conseguido recuperarse. Sin embargo, esta restauración tardó millones de años en desarrollarse. Ahora, con la acción del hombre, la sexta extinción está más próxima de lo que se creía: el ritmo de desaparición de especies es de 100 a 1000 veces mayor de lo esperado.

La sola desaparición de un animal o planta implica mucho más que dejar de ver al ejemplar para siempre. La interdependencia de las especies es un equilibro delicado, e ir quitándole “patas” a la “mesa ecosistémica” hace que cada vez se tambalee más.

Depredadores que se quedan sin comida, reducción de la dispersión de semillas y polen, aumento de poblaciones de otras especies y un largo etcétera: los ejemplos de la desestabilización de las cadenas tróficas son innumerables.

¿Por qué los animales se están encogiendo?

Aunque los esfuerzos por predecir y prevenir los futuros efectos de la acción del humano sobre el planeta son intensos, la complejidad de los ecosistemas hace que siempre aparezca una nueva sorpresa. Los expertos aseguran que, hasta ahora, las medidas que se llevan a cabo son meros parches: si no se ataca el problema de raíz, no habrá solución posible para los efectos del cambio climático.

Te podría interesar...
Organismos bioindicadores: tipos y ejemplos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Organismos bioindicadores: tipos y ejemplos

Detectar a tiempo los cambios negativos en los ecosistemas es vital para su conservación. Los organismos bioindicadores son el futuro.



  • Turner, R. E. (2017). Smaller size‐at‐age menhaden with coastal warming and fishing intensity. Geo: Geography and Environment4(2), e00044.
  • Abigail, R. D., Clyde, W. C., Fricke, H. C., Gingerich, P. D., & Abels, H. A. (2017). Repetitive mammalian dwarfing during ancient greenhouse warming events. Science Advances3(3), e1601430.
  • Haynes, L. L., & Hönisch, B. (2020). The seawater carbon inventory at the Paleocene–Eocene Thermal Maximum. Proceedings of the National Academy of Sciences117(39), 24088-24095.
  • Sheridan, J. A., & Bickford, D. (2011). Shrinking body size as an ecological response to climate change. Nature climate change1(8), 401-406.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.