Universidades Petfriendly, lleva tu perro al trabajo

Paco María García 9 septiembre, 2016

Entre los nuevos avances en materia laboral, está la idea de llevar nuestras mascotas al trabajo, está siendo cada vez más aceptada. Conocemos el caso de las Universidades Petfriendly.

Estados Unidos y sus Universidades Petfriendly

Durante este verano, en el mes de junio, muchas oficinas en Estados Unidos conmemoraron el día de “Lleva tu perro al trabajo. Trescientas empresas comenzaron con esta iniciativa, pero el número ha crecido significativamente con los años, llegando a ser casi 2 mil las participantes.

Estos datos llevaron a una empresa de investigación en San Francisco a realizar un estudio sobre el tema, para conocer qué beneficios podría traer tener a la mascota en el lugar donde trabajamos. Los resultados fueron sustanciales, revelando importantes beneficios para los dueños de mascotas, comparándolos con quienes no tenían la misma compañía.

En la actualidad está aumentando la tendencia a permitir el acceso de los animales de compañía en hospitales, geriátricos, colegios, y otros centros, incluidas algunas oficinas. Son muchas las ventajas, como es el  reducir la ansiedad y aumentar los niveles de bienestar, en especial, en un ámbito tan estresante como es una empresa.

Beneficios de llevar a nuestra mascota a nuestro hotel, lugar de trabajo o Universidades Petfriendly

El estrés

perro en la oficina

Con la compañía de su mascota, los trabajadores se estresan menos por la sencilla razón de que encuentran una vía de escape si se saturan por algunas situaciones, y pueden conectarse con sus mascotas. Supone un alivio desde acariciar a su animal, realizar pequeños juegos o hasta hablar con él.

Un estudio llevado a cabo por la Virginia Commonwealth University, una de las Universidades Petfriendly, ha revelado que aquellos propietarios que pueden ir a trabajar con su perro ven como sus niveles de estrés disminuyen.

Para confirmarlo se compararon los niveles de estrés a lo largo de toda una jornada laboral de tres grupos diferentes de empleados. Por un lado, aquellos que habían llevado el perro a la oficina y los que habían dejado el can en casa, y por otro, los que no tenían animales de compañía.

Otra consecuencia de estos estudios es que esta reducción del nivel de estrés solo se produce en los propietarios de perro que llevaron su animal a la oficina, ya que aquellos que dejaron su amigo en casa o los que no tenían animales de compañía se beneficiaron en menor medida.

Mejora en la comunicación

Aunque no lo parezca, llevar el perro a la oficina también es un importante estímulo para potenciar una buena relación entre compañeros de trabajo. Además, muchos estudios confirman que el peludo impulsa la creación de conversaciones y facilita la comunicación entre personas en sus empleos.

Fomentando la creatividad y la productividad

Las pausas para atender a la mascota durante el tiempo de trabajo contribuyen a mejorar la precisión y el rendimiento global.

De esta forma, un rato de juego o un breve paseo en su compañía tendrá un gran efecto beneficioso para la salud de los trabajadores y sobre sus niveles de estrés. También podría tener consecuencias positivas en la disminución de las peticiones de baja por problemas de salud, estrés o ansiedad. Si no se tiene un peludo, hay muchas opciones para adoptarlo.

Ahorro en guarderías

Lógicamente, además de los beneficios emocionales, también tener el perro a nuestro lado mientras trabajamos tendrá un efecto sobre nuestra economía, entre otras cosas porque no hará falta que gastemos dinero en contratar paseadores o una guardería.

Una consciencia limpia

Es habitual que nuestro trabajo nos ocupe gran parte del día durante mucho tiempo a la semana. Si a esto le sumamos el rato que pasamos en trayectos de un lado a otro, ir al gimnasio, quedar con los amigos… las horas que pasamos con nuestro peludo son pocas.

Esto puede ocasionarnos un sentimiento de culpa y de preocupación porque el animal está solo en casa. Si tuviésemos la opción de poderlo llevar al trabajo se eliminaría toda culpa.

El animal agradecido

Otra de las consecuencias, además de los beneficios en los dueños de los canes, es que también la situación revertiría en el estado de ánimo del perro, quien estaría mucho más feliz, ya que al ser un animal muy social, no lo pasa bien solo.

Algunos límites

Fuente: www.abc.es
Fuente: www.abc.es

Aunque son muchos los beneficios de acudir al trabajo con las mascotas, también hay que considerar que no a todo el mundo le parecerá bien tener un perro cerca. Pueden ser personas alérgicas o que tienen miedo a los canes. Por eso es esencial que los peludos que se lleven a la oficina tengan un buen comportamiento.

Los canes que tienen algún tipo de conducta agresiva hacia las personas, que no saben hacer sus necesidades en la calle, que ladran en exceso o que tienen cualquier comportamiento que pueda resultar problemático, no son los candidatos ideales para ir a trabajar con sus propietarios.

Otro aspecto importante es que los perros deberían estar adecuadamente desparasitados y no padecer problemas de salud contagiosos.

Te puede gustar