Por qué los perros se huelen unos a otros

Alba 29 agosto, 2016

Si tienes un can o simplemente eres un buen observador, habrás advertido que cuando estos animales se encuentran comienzan a olisquearse, sobre todo en la zona anal. Pero aunque desde una perspectiva humana esta actitud puede parecernos un tanto asquerosa, hay un motivo para que lo hagan. Conoce las razones de por qué los perros se huelen unos a otros.

Los perros se huelen el trasero para poder socializar correctamente entre ellos

Un primer dato a tener en cuenta es que el sentido del olfato de estos peludos está muy desarrollado: entre 10 mil y 100 mil veces más que el nuestro.

Entonces, cuando los perros se huelen los traseros entre sí, lo que están haciendo en realidad es reunir una gran cantidad de información sobre sus congéneres. Por ejemplo:

perros con alzheimer

  • Género.
  • Estado físico y de ánimo.
  • Qué han comido recientemente.

De esta manera, los peludos logran socializar de una manera correcta ya que, al olfatearse, obtienen la información adecuada sobre sus pares.

Si bien puede parecernos una actitud algo asquerosa, es normal que los perros se huelan el trasero unos a otros. Pero este comportamiento tiene un motivo muy específico. Es la forma en que los canes decodifican la información química que segregan sus glándulas anales y que le posibilitan socializar de manera correcta con sus pares.

Los canes establecen una comunicación química a través de la secreción de sus sacos anales

Entonces, cuando los perros se huelen, están estableciendo lo que se denomina una “comunicación química”.

En realidad, el olor que les brinda toda esta información lo desprenden las glándulas anales. Estos sacos están ubicados uno a cada lado del ano y producen las secreciones que el poderoso olfato de los canes sabe decodificar muy bien.

George Preti, químico del Monell Chemical Senses Center de Filadelfia, EE. UU, realizó en 1975 un estudio sobre las secreciones de estas glándulas y determinó los principales químicos que las componían: un compuesto de trimetilamina y varios ácidos grasos.

Lo cierto es que cada peludo desprende un olor específico, dado que cada animal tiene una dieta determinada y un sistema emocional e inmunológico distinto.

Cómo decodifican los canes la información química que obtienen el olerse entre sí

Pero, ¿cómo hacen nuestros amigos de cuatro patas para decodificar esta información química que perciben al olfatear los traseros de otros perros?

En este tema tiene mucho que ver el órgano de Jacobson o vomeronasal, que podríamos definir como un sistema olfativo auxiliar y que puede detectar los distintos compuestos químicos, por lo general feromonas, y transmitir esta información al cerebro de forma directa.

Ubicado entre la nariz y la boca de los perros y otros vertebrados, específicamente en el hueso vómer, este órgano es el que permite que los peludos puedan “comunicarse” de forma correcta al decodificar su estado físico y emocional.

Si bien en humanos este órgano se considera vestigial, en los últimos tiempos se han llevado a cabo distintos estudios para tratar de determinar si todavía tiene alguna función y si esta es comparable a la que cumple en otras especies.

Más información sobre el olfato de los perros

mastin tibetano entre los perros mas caros

Además de que el olfato es un sentido muy desarrollado en los perros, también debe destacarse que estos animales poseen una gran memoria olfativa. Esto les posibilita recordar, por ejemplo, el olor de otros canes y reconocerlos después de años de no encontrarse con ellos.

Pero el gran olfato de los canes, que les permite percibir con lujo de detalles el olor de todas las partículas que viajan por el aire, trasciende la comunicación normal entre sus congéneres, otros animales y su entorno, y ha sido aprovechado por el hombre desde tiempos inmemoriales.

Es así que han sido entrenados para detectar, entre otras cosas:

  • Cuerpos ahogados metros adentro en el mar.
  • Supervivientes de catástrofes sepultados bajo los escombros.
  • Drogas camufladas por delincuentes.
  • Explosivos.
  • Distintos tipos de cáncer en las personas.
  • Situaciones de hipoglucemia en pacientes diabéticos.
Te puede gustar