Los perros guía de la ONCE

Virginia Duque 3 julio, 2016

La ONCE, la Organización Nacional de Ciegos Españoles, ha conseguido grandes logros para las personas invidentes. Entre muchos otros, les dan trabajo, asistencia y atenciones especiales. Y por supuesto, les proporcionan los perros guía de la ONCE de manera gratuita (para aquellos que no disponen de medios) que los acompañará el resto de su vida.

Estos perros son sin duda de mucha utilidad para las personas que tienen una discapacidad visual, aunque para llegar a ser lo que son, estos animales pasan por un entrenamiento exhaustivo. ¿Te gustaría saber cómo es el proceso? En Mis Animales te lo contamos porque nos preocupamos por las mascotas y porque nos gusta mantenerte informado de cualquier tema interesante que se tercie.

Los entrenamientos de los perros guía de la ONCE

Lo primero que se hace con estos perros, desde que nacen, es llevarlos con una llamada “familia educadora” que estará entrenada para socializar al can durante su primer año de vida. Estas familias son escogidas por la ONCE basándose en una serie de requisitos que son los siguientes:

perro guia

  • Vivir en Madrid o alrededores
  • Disponer de coche
  • Llevar al perro al centro de entrenamiento bien sea para veterinario o algún asunto especial
  • No dejarlo solo más de dos horas diarias
  • Estar disponible de lunes a viernes por las mañanas
  • Ser consciente de que no es tu perro y tendrás que “devolverlo” después de un año (esto puede ser lo más duro)

Primero, un inspector inspeccionará tu hogar, tu familia y tu entorno para asegurarse de que todo es adecuado para el cachorro. Si eres seleccionado, la asociación de perros guía de la ONCE te proporcionará la comida, asistencia veterinaria, cama, residencia para el animal si la necesitas por algún pequeño viaje y todo lo que haga falta para el can.

Tendrás que firmar un contrato en el que te comprometes a llevar al animal cada vez que sea requerido y también a devolverlo después de un año. No obstante, podrás seguir su progreso así como visitarlo en las instalaciones de entrenamiento e incluso conocer a la persona que lo tendrá lo próximos años.

Si te gustaría colaborar en esta humanitaria labor y crees que cumples los requisitos, puedes escribir a cachorros@once.es.

Fase de entrenamiento

Desde que el perro llega al centro de adiestramiento y hasta que es totalmente entrenado pueden pasar entre 6 y diez meses aproximadamente, dependiendo de cada animal, aunque todos salen igualmente entrenados para cumplir con su difícil labor.

Primero se comienza con preceptos de obediencia básica, órdenes tales como “siéntate”, “ven” y algunas más. Lo siguiente es introducirlo al arnés. No es solo hacer que el animal se acostumbre a llevar un arnés puesto, sino que debe aprender que cuando lo tenga una persona irá junto a él y que si hay espacios estrechos él es el encargado de dejar sitio para los dos.

Una vez que está superada la prueba del arnés, se enseñará a los perros guía de la ONCE a cruzar las calles en línea recta, a marcar escalones, bordillos para que su dueño sepa que hay algo que lo puede entorpecer, y también tendrá que aprender a sortear obstáculos.

Seguro que todos nos hemos quedado asombrados cuando hemos visto a los perros guía de la ONCE, porque su labor es excepcional, pero como ves, encierra mucho trabajo y esfuerzo por parte de un buen número de personas y también de los propios canes. ¿Cómo podemos valorarlo y respetar tanto a los peludos como a los invidentes que los tienen? Un propio perro guía de la ONCE te lo explica:

Peticiones de uno de los perros guía de la ONCE

perros guia

  • Antes de saludarme, por favor pregunta a mi dueño. Quizá a mi me encantan los mimos, pero él puede sentirse incómodo e incluso temeroso
  • Ponle una correa a tu perro, no lo dejes suelto cerca de mí
  • Si vas con mi dueño y quieres darme una indicación, no tires de mi arnés ni de mi correa. Solo mi dueño sabe cómo hacerlo
  • No me des comida ni me llames mientras trabajo, eso me distrae y podríamos meter la pata
  • Recuerda que soy los ojos de alguien, no impidas mi paso ni te quedes en medio impidiéndome la visibilidad
  • No soy contagioso ni transmito enfermedades y tampoco soy agresivo, así que no me tengas miedo
  • Ayúdame a encontrar un lugar cómodo para mi dueño y para mí en los transportes públicos
  • Si cruzo mientras conduces, no me asustes con tus frenazos, guarda distancias
  • ¿Te gusta verme mientras vendo cupones? ¡Cómprame uno!
Te puede gustar