Los perros de Gaza ya tienen un lugar donde vivir

Virginia Duque Mirón · 8 octubre, 2016

El conflicto de Israel y Palestina, sobre todo en Gaza, es mundialmente conocido. Son cientos las imágenes que se han proyectado en los canales de noticias. Sin embargo, hay unas víctimas de las que no se ha hablado: las mascotas. Estas también sufren los daños colaterales de la guerra que está sufriendo el país. ¿Qué sucede con ellas?

En uno de nuestros artículos te hablamos de que el zoo de Gaza tuvo que cerrar debido a que no había fondos para mantenerlos. Los animales estaban totalmente desnutridos. Estos fueron llevados a otros países en los que tuvieron la oportunidad de recibir una vida mejor.

En aquel momento es posible que no recordáramos que las mascotas también estaban sufriendo, tal y como está pasando. No obstante, hay esperanza para ellas. ¿Quieres saber cuál?

Un nuevo refugio en Gaza para perros

Fuente: www.nacion.com
Fuente: www.nacion.com

Es triste decirlo, pero para los musulmanes, la religión mayoritaria en el país, los perros son animales impuros. No obstante, están aceptados como guardianes y canes de caza. Sin embargo, el destino que les acaece a aquellos que viven en un país en guerra, no es prioridad para las personas de allí.

Al menos no para algunas, porque Said al-Ar está preocupado por lo que les depara el futuro a estos animales. Por ello, comenzó a hacer cálculos de cuánto necesitaba para mantener a su familia y saber así cuánto dinero podría destinar a estos animales, víctimas como ellos de la guerra en Gaza.

Esto no es tarea fácil, ya que la familia de Said es numerosa.,Tiene nada más y nada menos que 7 hijos y su esposa. Sin embargo, todos se han apretado el cinturón para poder echar una mano a los más desfavorecidos de Gaza.

Se crea el refugio Al-Sulala en Gaza

Said buscó un terreno en las afueras de Gaza en el que poder tener a los perros. Consiguió un espacio arenoso de 2700 metros cuadrados. En él creó la Asociación Protectora Al-Sulala.

Este refugio no se conforma con dar de comer a estos animales, sino que además disponen de artilugios para jugar y hacer deporte.

Este amor de Said por los animales viene de tiempo atrás, pues hasta el 2007 estuvo entrenando a perros para las fuerzas policiales del país. Sin embargo, ese año se hizo un cambio en la estructura de gobierno. Los nuevos gobernantes decidieron instaurar sus propios métodos y sus propios entrenamientos a los perros.

Said cobra su salario aunque no trabaja, el cual es abonado por el gobierno. Esto le permite dedicar el máximo de tiempo a los perros. De este modo, no tan solo está cubriendo sus necesidades físicas, sino también las emocionales. Y es que más allá de darles alimentos, Said cuida, protege y ama a estos animales.

Al ver su gran vocación, las autoridades han prometido a Said cederle un terreno de 5 hectáreas para que pueda albergar a más perros. Hay algunos habitantes de Gaza que responden bien a la iniciativa de Said. Colaboran con alimentos o un poco de dinero cuando pueden para aliviarle la carga.

El sueño de Said

El sueño de Said es tener una fábrica de alimentos para perros y un hospital que pueda brindar ayuda veterinaria a todos los canes callejeros. A veces los sueños se cumplen, Said…

Sin duda, en medio de un conflicto tan serio como el de Gaza, ver personas como Said nos da esperanza de que el mundo no va tan mal como parece. Aún hay personas buenas dispuestas a actuar de manera altruista por otros. Desde luego, Said se merece nuestra admiración como ser humano, como persona y mucho más como padre. Dicen que las palabras mueven, pero que el ejemplo arrastra. En el caso de Said, el ejemplo que está dando a sus hijos es una lección que estamos seguros de que ellos no olvidarán jamás y que los ayudará a ser mejores personas.

Fuente de la imagen principal: www.eltelegrafo.com.ec