Un perro con tumor cerebral fallece después de asistir a la boda de su dueña

Suele decirse que la vida está hecha de momentos. Momentos que pueden traernos sentimientos variados y, a veces, contrapuestos. También se dice que el amor de las mascotas a sus dueños es incondicional. Pues de estos y mucho otros temas habla este artículo. Es la historia de Charly Bear, un perro con tumor cerebral, que sobrevivió hasta poder ver a Kelly O’Connell, su propietaria, casada.

El encuentro entre la estudiante de veterinaria y el cachorro abandonado

Fuente: Facebook de la fotógrafa Jen Dziuvenis

El primer encuentro entre Charly y Kelly había ocurrido 15 años atrás. En ese entonces, ella tenía 19 años y estudiaba Veterinaria en Nueva York. Y también trabajaba en un refugio para animales sin hogar.

Hasta allí llevaron un día a Charly Bear. Con apenas 12 semanas de vida, alguien había abandonado al perrito en un carro de compras, en pleno invierno.

Cuando Kelly vio al cachorrito, mezcla de Labrador y vaya uno a saber qué otras razas, supo que estaban hechos la una para el otro. Y viceversa. Entonces decidió adoptarlo, pese a que no estaba en sus planes tener una mascota. Y es que uno propone pero la vida suele disponer.

Conoce la emocionante historia de Charly Bear, el perro con tumor cerebral que murió poco tiempo después de asistir a la boda de su querida dueña, Kelly O’Connell.

Un diagnóstico de cáncer en medio de la organización de un casamiento

La historia entre Charly y Kelly fue trascurriendo. Tiempo más tarde, se mudaron a Colorado, un estado en el oeste de los EE.UU. Allí, ella conoció a James Garvin, un colega con el que comenzó una relación en 2010.

Todo era felicidad para Kelly y James mientras planeaban su boda. Pero de pronto, en la última primavera, Charly Bear sufrió una convulsión durante un paseo.

Los estudios que prontamente le realizaron al peludo no trajeron buenas nuevas. El can padecía un tumor cerebral. Y el pronóstico no era alentador.

El sacrificio de una mascota, una difícil decisión

Como las convulsiones seguían y a Charly no podían garantizarle calidad de vida, Kelly y James decidieron sacrificarlo para evitarle mayores sufrimientos.

Se acercaba el día de la boda y tener que practicarle una eutanasia a un fiel compañero de tanto años les caía como un balde de plomo. Pero ver sufrir a su amada mascota también les partía el alma.

Sin embargo, a pocos días de la ceremonia, el animalito empezó a manifestar algunas mejorías y la pareja, entonces, decidió postergar el sacrificio.

Charly, el perro con tumor cerebral que no quiso perderse la boda de su amada dueña

Fue así como Charly Bear, el perro con tumor cerebral, pudo asistir al casamiento de su adorada dueña.

Kelly está convencida de que el perro hizo todo lo posible para sobrevivir hasta la fecha fijada para su boda y así poder acompañarla en ese momento tan importante para ella.

Es que a los pocos días, el can mostró graves signos de deterioros de su salud. Y entonces fue imposible seguir postergando su sacrificio.

Una historia que se hizo pública y conmovió a muchos

perro-con-tumor-cerebral-3
Fuente: Facebook de la fotógrafa Jen Dziuvenis

Pero si no hubiera sido por la cámara inquieta de la fotógrafa contratada para la fiesta, esta crónica de Kelly y Charly hubiera permanecido anónima, como tantos otros relatos de amor incondicional entre personas y mascotas.

Jen Dziuvenis se conmovió profundamente al ver la relación entre la mujer y su perro, y al conocer detalles sobre la enfermedad que aquejaba al animalito. Por eso pidió autorización para publicar algunas fotos en su página de internet y en redes sociales.

Así fue que la noticia del perro con tumor cerebral que con sus últimas energías acude a la boda de su propietaria, llegó a distintos medios de comunicación que se hicieron eco del hecho. Es que es casi imposible no conmocionarse con la imagen de Charly, ya sin fuerzas, llevado en en brazos por la hermana de la novia, Katie Lloyd.

Fuente de las imágenes: Facebook de la fotógrafa Jen Dziuvenis

 

 

Categorías: Animales domésticos Etiquetas:
Te puede gustar