El perro que recorrió en bicicleta todo el Perú

Luis Francisco · 16 abril, 2016

Perú es un mágico país que ha sido considerado por muchas personas como uno de los más hermosos que existen en América Latina al contar con una cultura fantástica y una impresionante calidad arquitectónica que convierte a esta nación en una de las más atractivas para los turistas a nivel mundial.

Lejos de que pueda ser visitado y recorrido de la forma más convencional y turística, Perú es un sublime lugar al que se  puede conocer incluso como mochilero.

Si bien viajar de esta forma es algo espectacular, el gran problema es que en muchas ocasiones se hace imposible llevar a nuestras mascotas, ya que los largos traslados y algunos lugares que se vayan a recorrer pueden ser tan arriesgados para nuestros animalitos que la mayoría de las veces lo mejor es no traerlos con nosotros.

Sin embargo, te contaremos a continuación la historia de un dueño que al no poder dejar a su can atrás, decidió llevárselo consigo para conocer juntos las maravillas del Perú.

Amigos inseparables

perro labrador

Todo comenzó cuando Claudio Alfonso y su novia Angélica Gutiérrez viajaron a la nación Inca para recorrerla de cabo a rabo en un viaje que representaría para ellos una experiencia nueva y conocida a la vez, ya que previamente habían viajado a otros países de Sudamérica.

Una vez llegados a Perú, Claudio empezó a sentir mucha nostalgia por su hermoso labrador de 3 años llamado Bumer, quien siempre se caracterizó por ser un perro no solo bello y amoroso, sino también excesivamente fiel, lo cual empujó a su dueño a tomar una decisión tan arriesgada como increíble.

Y  es que tras decidirlo con Angélica, optaron por tomar un avión para volverse rápidamente a su casa en Colombia para buscar a su mejor y peludo amigo, el cual era cuidado por el papá de Claudio cada vez que se iba de viaje.

A pesar de esta fuerte osadía, el dueño del hermoso can de color chocolate aseguraría que si bien su pequeño amigo de cuatro patas viajaría con ellos, velarían constantemente tanto por su salud como por su comodidad, por lo que si en algún instante se sentía mal, viajarían nuevamente a su hogar para dejarlo allí.

En bicicleta por todo Perú

¿Te preguntas cómo Bumer pudo recorrer todo el  Perú en un viaje mochilero?Lo que resulta sorprendente es que Claudio y Angélica le diseñaron una especie de bicicleta con un espacio en la parte de atrás en el que podía estar acomodado sin ningún tipo de peligro para el hermoso Labrador Retriever.

A pesar de que gran parte del viaje lo pasara en este heterodoxo vehículo, en algunas ocasiones caminaban con Bumer a su lado para así brindarle la experiencia de poder pasear con sus dueños en un lugar desconocido y lleno de muchísima belleza.

Según comentó Claudio, las caminatas,solo podían durar desde las 7 hasta las 10 de la mañana, ya que el sol era tan fuerte que les obligaba a tomar un descanso para posteriormente continuar el recorrido en el país inca, además de que de esta forma el can no se cansaría tanto.

A pesar de lo adverso que resultaron algunas zonas para transitarlas, los tres lograron recorrer todo Perú en 8 meses aproximadamente, tiempo en el cual el can fue la auténtica estrella en cada pueblo y ciudad que visitaban, donde la gente le mostraba su cariño y lo acariciaba, deseándoles a todos mucha suerte en el viaje.

Su travesía resultó ser tan impactante en este país que, además de ser llamados por un programa de televisión para contar cómo había sido su viaje, una conocida marca de comida se enteró de lo que estaban haciendo y les ofreció tanto un veterinario como toda la comida que necesitara su perro.

Imposible de olvidar

Autor: Eduardo Millo
Autor: Eduardo Millo

Tras ser devuelto a casa por haberse enfermado en Bolivia, Bumer siguió disfrutando de su vida por 11 años más, en los que junto a Claudio vivirían diferentes experiencias sin igual.

Si bien el can no pudo acompañar más a su amo en sus viajes, este siempre viajaba cada 15 días a su casa para asegurarse de que estuviera bien y para pasar un buen tiempo compartiendo con él.

A pesar de que Bumer falleció a los 14 años de edad, no es solamente Claudio quien no podrá olvidarlo jamás, sino también todas las personas que llegaron a verlo en el Perú sentado alegremente en la bicicleta.