Tu perro puede recordar cosas que hiciste

Los animales tienen muchas capacidades que solemos desestimar. Algunos estudios han demostrado que un perro puede recordar las cosas que hizo su dueño, además de comprender su comportamiento. Incluso los canes y los seres humanos compartimos ciertas habilidades mentales… quizás por ello estamos tan unidos. Entérate más en este artículo.

Un perro puede recordar mucho más de lo que pensamos

perro con ataques de panico

La inteligencia de los perrunos va más allá de saber cuándo pedir comida o responder a su nombre. Una investigación realizada en Hungría afirma que las mascotas, tras una serie de entrenamientos, pueden recordar y también imitar las acciones de los dueños. El único problema reside en que los canes tienen memoria más a corto plazo en relación a los humanos.

Las personas nos acordamos de cosas que han pasado hace mucho tiempo (por ejemplo de niños), incluso aquellas que no son para nada importantes. Evocar las vacaciones pasadas, un chiste que te contó un amigo de la infancia o cuando recibiste tu juguete favorito. Esto no sucede con los perros ya que ellos tienen la capacidad para recordar sucesos más en el corto plazo.

Según una publicación del Current Biology sobre un estudio realizado por el Departamento de Etología de la Universidad Eotvos Loránd (Hungría), los peludos cuentan con una memoria similar a la de los humanos en relación a ciertos episodios del pasado.

La encargada de la investigación afirma que los resultados son un paso más para derribar las barreras existentes entre las personas y los animales (o como suele decirse: los animales humanos y no humanos). Si bien decimos que las mascotas son listas, nos siguen sorprendiendo las habilidades mentales que se van descubriendo. A pesar de tener una evolución diferente, “compartimos” ciertas características cerebrales.

La memoria episódica en los perros

Este tipo de recuerdo está relacionado a la evocación de algún suceso del pasado y se diferencia de la memoria semántica porque la episódica está unida a un sentimiento o una sensación de lo ocurrido. En los animales la capacidad de codificar y obtener información sobre un hecho determinado es considerada “similar a la episódica”, pero todavía no hay estudios que demuestren que los canes tienen conciencia al momento de recordar.

En investigaciones anteriores se había descubierto que los canes pueden imitar las acciones de los humanos (sus dueños sobre todo) incluso un día después de haberlas presenciado. La única condición que los animales precisan para esta repetición es darles una orden previa. De esta forma el perro sabe que debe prestar atención y comportarse bien o acorde al comportamiento que observa.

Los peludos tienen una memoria semántica, la cual codifica el mensaje (es decir la orden) y se prepara para una respuesta (la acción). Hasta allí es lo que se ha podido confirmar con el estudio húngaro.

Pero no se le puede preguntar al animal qué recuerda de lo sucedido. Por ello se ha realizado un truco de imitación, para que el perro repita el hábito de su dueño. De esta manera si el amo saltaba, la mascota lo imitaba una vez que la persona emitía la orden.

¿Cómo el perro puede recordar?

etologo perros

Los científicos enseñaron a perros de razas diferentes para que repitan acciones humanas simples, como por ejemplo tocar un paraguas. En segundo lugar se llevó a cabo una ronda de entrenamiento para que al ver la misma acción, las mascotas se echaran al suelo.

Este “experimento” por si mismo no es una prueba fehaciente para saber cómo funciona la memoria episódica canina. Sin embargo, los científicos pudieron comprobar que los perros recuerdan aquello que vieron hacer a una persona cercana incluso cuando no esperan una recompensa por ello.

En estas pruebas de imitación los peludos se acostaron antes de recibir la orden. Cuando los dueños indicaban que debían echarse si ellos tocaban el paraguas, imitaron la acción demostrada previamente. Es bueno saber que había un mayor porcentaje de “aciertos” cuando pasaba poco tiempo desde la primera acción. Es decir, que aquellas repeticiones sucedidas una hora después del movimiento inicial no eran correspondidas.

Esto demuestra entonces que un perro puede recordar lo que hace su dueño, pero durante un período muy corto.

Categorías: Animales domésticos Etiquetas:
Te puede gustar