Un perro, el mejor compañero de viaje

Cristina · 26 mayo, 2015

Cuando comienza el buen tiempo llega la hora de empezar a pensar en las vacaciones. Cada año preparamos con ilusión esos días de relax que pasaremos, cada uno de forma diferente. En la playa, la montaña, un camping o en cualquier otro lugar. Lo importante es que la familia descanse y disfrute. Claro que, si este año ha aumentado con la llegada de un perro, puede que nos preguntemos qué hacer con él.

Una opción sería dejárselo a algún familiar o amigo, pero no siempre es fácil. También podemos optar por dejarlo en una residencia canina pero, en ese caso, nos podemos quedar sin presupuesto para las vacaciones. Así que, ¿por qué no llevarlo con nosotros? Veamos cómo un perro puede ser el mejor compañero de viaje.

Si llevas a tu perro en una jaula

Cuando vas de viaje con tu perro es conveniente disponer de una jaula, si tiene el tamaño adecuado para entrar en una. Si es de un tamaño superior, a lo mejor vas a tener problemas en ciertos medios de transporte. Deja que entre por sí solo en ella. No pienses que va a pasar un mal rato. Normalmente lo llevan bien. Eso sí, deja que haga ejercicio antes, para que esté cansado. Sería bueno que lo familiarizaras con la jaula los días previos para evitar que sea una novedad cuando llegue el momento del viaje.

Escoger el destino adecuado para tu perro

perros y familia

Si has decidido incluir a tu mascota en las vacaciones, piensa que tendrás que adaptarte en cierta medida a él. Busca un destino que sea adecuado para viajar con un perro. Lo primero es que, si vas a ir a un hotel, sea de los que admiten animales. Hay alguno que está especializado en esta clase de alojamiento. Asegúrate de que podrás encontrar sitios en los cuales llevarlo a pasear. También comprueba si en la zona podrás adquirir su comida y, si no es así, lleva suficiente de casa.

No olvides que debes procurar que el animal no moleste al resto de huéspedes. Si eliges cualquier otro alojamiento, hostal, casa rural o vivienda particular, haz comprobaciones similares. Cuando lleguéis al destino, entra tú primero en la habitación para que, por un lado, se impregne de tu olor, y por otro, para que el perro entienda que sigues al mando. Disfruta de esos días y mejora tu vínculo con tu perro.

Si viajas en avión con tu perro

Es imprescindible que contactes con tiempo con la compañía aérea para averiguar cuáles son los requisitos que exige para con tu mascota. Ten en cuenta que cada una puede tener normas diferentes, así que no te confíes y entérate bien. Evitarás sorpresas de última hora en el aeropuerto. Tu perro viajará con toda probabilidad en una jaula en una zona habilitada para ello.

No olvides darle de comer un par de horas antes de empezar el vuelo. Permite que haga sus necesidades antes de introducirlo en la jaula y comprueba que cuenta con el agua necesaria para todo el viaje. Si el destino es fuera del país, este artículo puede serte útil: El pasaporte europeo para animales de compañía

Cuando decidimos que el viaje con nuestro perro sea en coche

perro viaja coche

Aunque no todo el mundo lo hace así, lo más conveniente cuando viajamos en coche con nuestro perro es llevarlo en una jaula. Evitarás que te distraiga mientras conduces. Además, estadísticamente está comprobado que es la forma más segura en caso de accidente. Tu mascota estará más protegida y no existirá tanto riesgo de que salga despedida en caso de impacto. Asimismo, si necesitas que alguien te auxilie, el perro no será un obstáculo. Piensa que su instinto es el de protegerte y es probable que no permita que nadie se acerque a ti. Pero bueno, esto no tiene por qué pasar.

Concentrémonos en que el animal esté a gusto durante el viaje. Es importante que le des de comer un par de horas antes de salir para que no vomite en el coche. Cuando pares, permite que salga a correr un poco y dale agua. También alguna provisión, pero no olvides que los perros no deben comer dulce. No lo dejes nunca solo en el coche con este al sol, podría asfixiarse.

Si has decidido ir con tu perro de vacaciones, has escogido al mejor compañero de viaje. Consulta con su veterinario las dudas que puedan surgirte y disfruta de la experiencia.