Cómo el perro cambia la vida de un niño sordo

Alba Muñiz · 16 mayo, 2016

Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que los canes son grandes compañeros de juego para nuestros hijos, además de contribuir a que crezcan más sanos, felices y sean personas más sensibles y responsables. Pero además, estos nobles seres pueden convertirse también en herramientas fundamentales para mejorar a pequeños con algún problema de salud tanto física, mental como emocional. Hoy te contamos cómo el perro cambia la vida de un niño sordo.

Conoce cómo el perro cambia la vida de un pequeño sordo

los perros y el asma en los niños

Entre las muchas labores de asistencia que lleva adelante un can, está la de ser perro señal. Estos animales están entrenados para ayudar de distintas formas a pequeños con discapacidad auditiva, al punto de convertirse en el oído de estos niños.

Por eso no es descabellado afirmar que el perro cambia la vida de un niño sordo que, gracias a la ayuda de este ángel de la guarda de cuatro patas, por ejemplo:

  • Se vuelve más autónomo e independiente.
  • Mejora su socialización.
  • Rinde más en la escuela y se comporta mejor.

Pero además, posibilita que la familia del pequeño se sienta más tranquila y segura, sabiendo que el animalito lo contiene y lo cuida en todo momento.

Entre las muchas cosas que los canes pueden hacer por nosotros, los humanos, está la de ayudar a personas con distintos tipos de discapacidades, tanto físicas como mentales. Hoy te contamos cómo el perro cambia la vida de un niño sordo.

En qué consiste la labor de un perro señal

Los canes educados para facilitar la vida de los niños sordos están entrenados para:

  • Reconocer la alarma del reloj y convertirse así en el mejor despertador del pequeño.
  • Alertar sobre diversos sonidos: timbre de la casa o del teléfono, bocinas, alarmas diversas, etc.
  • Avisarle que sus padres lo llaman.
  • Advertirle de posibles peligros

Pero además, el perro señal también será su inseparable compañero de juegos.

Selección y entrenamiento de los perros señal

Sabido es que, junto con el olfato, el oído del perro es su sentido más desarrollado. Y el hombre ha sabido aprovechar esta capacidad de los peludos amigos para brindar mejor calidad de vida a las personas sordas.

Los perros señal, luego de su proceso de socialización, son entrenados para desarrollar sus habilidades auditivas.

Suelen elegirse razas que sean obedientes, sociales y que sean capaces de enfrentar diferentes situaciones. Entre ellas:

Pero también los perros mestizos pueden ser entrenados sin ningún tipo de inconvenientes para llevar adelante este tipo de labores.

Perros de asistencia, grandes aliados de las personas con algún tipo de discapacidad

Los peludos que ayudan a las personas con discapacidad auditiva están incluidos dentro de los llamados canes de asistencia, entrenados para brindar apoyo físico y psicológico a quienes presenten algún tipo de discapacidad. Por ejemplo:

  • Perros guía o lazarillo, que acompañan a los ciegos.
  • Perros de aviso, para advertir sobre determinada condición clínica (hipoglucemia, convulsiones en epilépticos etc.)
  • Perros de servicio, entrenados para ayudar a quienes presenten determinados problemas físicos y motores.

Los perros nos hacen bien

FOTO: Damián Arienza. www.elcomercio.es
FOTO: Damián Arienza. www.elcomercio.es

Ningún niño debería ser privado de crecer junto a una mascota. Los múltiples beneficios físicos, psicológicos y emocionales que los pequeños obtienen al criarse junto a un animal de compañía han sido detallados en gran cantidad de artículos de Mis Animales.

Aunque nunca está de más reiterar que un pequeño que tiene un amigo peludo es, sobre todas las cosas, más feliz. Y esto es así independientemente de que sea completamente sano o de que presente algún problema físico o mental.

Por eso, los humanos no deberíamos dejar un instante de agradecer todo lo bueno que estos animales nos brindan, incluso logrando que la vida de un niño sordo, ciego o con otro tipo de discapacidad, sea mejor.

Así que nunca te olvides de retribuirle a tu peludo por lo que los perros vienen haciendo por nosotros, los humanos, desde que nuestros destinos se cruzaron hace 40 mil años.