Perrito sin familia, mira al suelo sin comprender por qué nadie le brinda una oportunidad

Conoce cómo este perrito sin familia y de mirada triste logra salir adelante al encontrar un nuevo hogar.
Perrito sin familia, mira al suelo sin comprender por qué nadie le brinda una oportunidad

Última actualización: 10 mayo, 2022

Ritter es un perrito sin familia y que protagoniza esta historia. Sus antiguos propietarios, tras pasar por una terrible crisis, perdieron su hogar y con mucho dolor en sus corazones tuvieron que entregar a su mascota a la Sociedad Protectora de Animales del condado de Hamilton, en Indiana, Estados Unidos.

En el refugio es normal que los perritos se muestren un poco nerviosos, temerosos y algo tristes, pero la reacción de Ritter era aún más fuerte. La tristeza lo invadió de inmediato y no levantaba su mirada del suelo. Tal vez lo hacía en busca de respuestas, al no comprender por qué su familia ya no estaba.

Megan Bousley es especialista en mercadotecnia de la Humane Society en Hamilton, quien recibió a este canino y evidenció lo confundido y deprimido que estaba el peludito.

Este perrito sin familia necesitaba ayuda para superar su dolor

El perrito sin familia necesitaba volver a ser feliz.
El perrito sin familia necesitaba volver a ser feliz.

Luego de comprender que el perrito sin familia necesitaba ayuda, en el refugio decidieron darle una mano. Fue así como todo el equipo trabajó para subirle los ánimos a Ritter. La intención era demostrarle todo el amor posible para que empezara a asimilar y aceptar su nueva realidad.

Sin embargo, todos los intentos fueron fallidos, pues él no lograba superar aquel abandono. Simplemente, él se sentaba contra las paredes con la mirada hacia el suelo. Todos en el refugio estaban seguros de que esto era solo una actitud y no su forma de ser. Ellos entendían que dentro de este animalito triste había un perrito con ganas de correr, jugar, ser feliz, amar y ser amado.

No se rindieron, buscaron una solución definitiva

Entendiendo que este perrito sin familia estaba triste por el infortunado abandono de sus seres queridos y por encontrarse viviendo en condiciones muy diferentes a las que él estaba acostumbrado, decidieron tomarle algunas fotos y compartirlas en su Facebook.

Esta publicación fue compartida muchísimas veces y fue así como llegó a Sophie Spenia. Fue en ese momento en el que su vida empezaría a cambiar. De nuevo, el sol saldría y brillaría para él.

Un hogar permanente marca el camino de una nueva aventura

Ritter dejó de ser un perrito sin familia para ser más feliz que nunca.
Ritter dejó de ser un perrito sin familia para ser más feliz que nunca.

Sophie Spenia es una joven mujer que estaba en busca de adoptar un perro grande para su nuevo hogar. Ella llevaba varios días revisando las publicaciones de Humane Society, tan pronto vio las fotos de Ritter y leyó la descripción de estas, se dio cuenta de que él la necesitaba.

El plan era ir al refugio al terminar su jornada laboral, pero su hermana se dio cuenta de que la publicación se había hecho viral, así que le recomendó ir lo antes posible. Con el apoyo de su jefe, Sophie pudo ir al lugar temprano y presentar su solicitud de adopción. A los pocos días, se pudo llevar a Ritter a su casa.

La reacción de este perrito sin familia, al conocer a su nueva dueña, fue hermosa, no podía dejar de sonreírle y su tristeza desapareció al darse cuenta de que tendría a la mejor madre de todas. Ahora Ritter se está adaptando a su nuevo hogar y es más feliz que nunca.

Con esta historia nos queda una gran lección, es importante que todos comprendamos que los perros son seres que merecen amor, cuidado y jamás debemos abandonarlos y romperles el corazón de esta manera, aunque las cosas se pongan difíciles.

Te podría interesar...
Abuelo y nieta, llevan a su perrito al veterinario para que lo eutanasien por estar viejito, no lo querían más en sus vidas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Abuelo y nieta, llevan a su perrito al veterinario para que lo eutanasien por estar viejito, no lo querían más en sus vidas

Los familiares asistieron al veterinario para pedir que le pusieran la inyección a la perra, pero los profesionales se negaron rotundamente.