Perrito le advierte desesperado a su dueño que otro peludo está atado y aterrado necesitando ayuda

Luego de su caminata cotidiana, un hombre siguió el rastro de su alterado perro para encontrarse con una triste sorpresa.
Perrito le advierte desesperado a su dueño que otro peludo está atado y aterrado necesitando ayuda

Escrito por Jhoan Adrian

Última actualización: 19 abril, 2022

La empatía de los perritos hace que podamos incluso aprender de ellos. Estas criaturas son tan nobles que pueden llegar a dar la vida cuando sienten que alguien los necesita.

Así lo presenció Fréderic, un cazador de Luçon, en Vendée, Francia, cuando iba de regreso con sus tres perros, como todos los domingos, por el bosque. Una de sus mascotas comenzó a comportarse de manera poco habitual, quería llamar su atención. 

Regresé de la caza por un camino que no tomo a menudo. Cuando mi perro ladró de una forma muy inusual, y realmente desesperado, supe que debía detenerme de inmediato”, afirmó el hombre.

Su dueño sabía que el can había encontrado algo y quería mostrárselo. Al ser un sabueso preparado para la caza, decidió seguirlo para ver lo que quería enseñarle con tanto apuro. “Cuando hace eso, hay algo”, dijo el cazador.

Al adentrarse un poco en la maleza, cerca de un lago, encontró a otro perrito atado a un árbol. El perrito parecía débil, estimaba que pudo pasar días ahí, encadenado sin comida a la intemperie. 

Estaba atado con unas cadenas y tenía cerca un plato vacío. La mirada del perrito encadenado era desoladora, dejó al cazador muy preocupado. Cuando el hombre intentó acercarse pudo notar el miedo y la desconfianza que presentaba el animalito.

Era muy probable que el perrito sufrió de maltratos por parte de sus cuidadores, sin embargo, era muy dócil y tímido. Apenas y se acercó a sus tres perros, que le animaban a interactuar para conocerlo.

“Estaba delgado, tenía un cuenco pero estaba vacío, y le tenía miedo a Isia, Isis y Flipper, mis tres perros. Estaba temblando, se notaba que estaba asustado. Pero no se movía, era muy agradable, no agresivo”, dijo Fréderic, el cazador.

Luego de varios intentos de poder acercarse, el hombre decidió acudir al ayuntamiento para que lo ayudaran a rescatarlo. Un grupo especializado acudió a su paradero para trasladarlo a la perrera municipal donde seguramente lo pondrían a dormir. 

El cazador lamentaba no poder hacerse cargo del perrito, porque ya tenía demasiados. Pero afortunadamente la noticia del encuentro llego a manos de algunos voluntarios de la organización animal SPA, quienes acudieron a la perrera para darle a este animalito una segunda oportunidad. 

Era muy injusto el final que le iban a dar por la irresponsabilidad de su antiguo dueño. Es por eso por lo que ahora está siendo cuidado y amado como se merece mientras le consiguen una familia dispuesta a adoptarlo.

Recordemos que estos seres sienten profundamente y sufren como nosotros, evitemos la crueldad del abandono y hagámonos cargos de estos animalitos que tanto nos aman.