El pastor belga laekenois

Francisco María García · 22 agosto, 2017

El menos conocido de los pastores es el belga. También conocido como pastor belga laekenois. Este perro no deja de ser sumamente interesante. Incluso podría considerarse el más interesante de la especie. Se trata de un perro con muchas particularidades. Puede ser muy buena opción a la hora de escoger la mascota del hogar.

A continuación vamos a conocer algunos datos generales de dicha raza para tener una mejor idea de qué clase de compañía estamos hablando.

Datos generales del pastor belga laekenois

  • Altura: Macho de 61 a 66 cm y hembra de 56 a 61 cm.
  • Peso: 30 kilos, aproximadamente.
  • Capa/pelaje: Rojo con combinaciones de carbonado.
  • Actitudes: Es una raza deportista, conduce rebaños, brinda seguridad y es obediente.

Origen de la raza

El pastor belga laekenois es un perro grande. Su nombre proviene del castillo real de Laeken. Allí, a finales del siglo XIV se utilizaban perros de gran tamaño y pelaje duro como guardianes. De aquí el origen de esta inconfundible raza de pastor belga. ¿Interesante, no?

En la Bélgica y la Alemania de finales del siglo XIX, abundaban los perros pastores. Como eran tantos, se procedió a distinguirlos en 4 razas diferentes. La clasificación se hizo en función de su pelaje y color. Las 4 razas distinguidas, fueron:

  1. Pastor Groenendael
  2. Pastor Malinois
  3. Pastor Tervueren
  4. Pastor Laekenois –Esta última, caracterizada por su pelaje corto y duro–

Características del pastor belga laekenois

Se trata de una raza colmada de virtudes. El belga laekenois es una raza enérgica, protectora, vigilante e inteligente. Son animales muy fieles. También pueden ser muy impulsivos. Por lo general, no suelen despegarse de su amo. En ocasiones, puede ser una raza algo arisca ante desconocidos. Les encanta ser el centro de atención. Mantienen una gran autoestima.

Se trata además de un animal sumamente cariñoso. Es ideal para convivir con niños, aunque pude no llevarse muy bien con otros canes. Es una raza muy territorial y con gran ego. A pesar de ello, es muy buena opción como perro de compañía.

En cuanto a su aspecto, se trata de un perro de apariencia casi cuadrada. Sus extremidades son consistentes y fuertes. Además, es una raza que goza de gran agilidad. Sus orejas se caracterizan por su forma triangular y erguida. Su cola es fuerte.

Pero quizás sea el pelo lo que más llame la atención en este tipo de perros. Se trata de un pelaje duro y áspero, de color rojizo llamativo, parecido al de un león. En cesiones suelen tener también sombreados negros, principalmente en el hocico y la cola.

Cuidados específicos de la raza

El pastor belga laekenois, necesita de mucha actividad y ejercicio. Es una raza que retiene mucha energía. Al no eliminarla, la ansiedad y el nerviosismo pueden generar graves problemas de salud. Se trata de un perro ideal para realizar deportes. Es necesario sacarlo a pasear frecuentemente, incluso más de una vez al día.

Así también, el laekenois requiere de mucho afecto. Es un perro que gusta mucho de estar acompañado y sentirse querido. Si se siente solo y abandonado, podrá experimentar cambios importantes en su humor. Es posible que, ante la soledad, se vuelva un animal hosco y malhumorado.

Tal y como dijimos anteriormente, el pastor belga es una raza ideal para tener como mascota de familia.

Un carácter muy definido

No hay que olvidar tampoco que se trata de una raza de gran carácter. Es necesario comenzar con su entrenamiento lo antes posible. De no hacerlo, se podrán experimentar grandes problemas de comportamiento, en el futuro.

Perro en la nieve

Con un buen adiestramiento, el pastor belga laekenois suele ser el perro ideal. No sólo será cariñoso en el hogar sino también obediente.

Este pastor es un animal muy creativo e inteligente. El pastor belga laekenois odia aburrirse. Al tener a uno de estos animales en casa, es necesario atenderlo muy bien, acorde a sus necesidades. La alimentación es uno de los aspectos fundamentales en esta raza.

En cuanto a su pelaje, este no suele generar mayores inconvenientes. Se trata de un pelo corto, fuerte y práctico. No suele padecer las consecuencias del cambio climático. Aun así, el perro necesitará de los cuidados básicos, relacionados a su higiene, como todo perro.

Enfermedades comunes

Aunque se trata de una raza sana y fuerte, el belga laekenois tiende a padecer ciertas enfermedades. Entre ellas, se encuentran la displasia de cadera y la epilepsia. Es importante acudir habitualmente al veterinario para prevenir el desarrollo de este tipo de padecimientos.

Lo mejor del pastor belga laekenois es que puede convertirse perfectamente en otro miembro de la familia. Es un perro que no suele ocasionar problemas. Sus dueños disfrutan mucho, de tenerlo en casa. Además, la buena relación con los niños, hace que esta sea una de las razas de perros más escogidas por las familias.