Pandas gigantes de China, una especie fuera de extinción

Los pandas gigantes fueron declarados fuera de extinción en el año 2021 gracias a los esfuerzos para su conservación. Descubre aquí las claves del éxito del proceso.
Pandas gigantes de China, una especie fuera de extinción
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 24 septiembre, 2021.

Última actualización: 24 septiembre, 2021

Los pandas gigantes son el símbolo de la conservación de especies en China y por fin están fuera de extinción. Los esfuerzos de los organismos responsables durante casi 50 años han dado sus frutos y es momento de celebrar un pequeño éxito para la ecología de la conservación.

Aunque la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) ya había pasado al panda gigante al estatus de “vulnerable (VU)” en 2016, China no lo admitió para no perder fuerzas en la carrera por su recuperación. Ahora, finalmente, el país ha declarado de forma independiente que este animal ha salido por fin de peligro. Conoce aquí los detalles de este suceso.

Características del panda gigante

El panda gigante (Ailuropoda melanoleucaes un úrsido endémico de los bosques de bambú de China, en los que se alimenta principalmente de esta planta. De hecho, sus extremidades delanteras están adaptadas a agarrar las ramas de bambú: las patas de este mamífero poseen una prolongación del radio que sobresale de la muñeca, conocida como el pulgar del panda.

Un panda puede estar de 10 a 12 horas alimentándose, seleccionando con cuidado las hojas de bambú más apetitosas.

Los pandas gigantes son solitarios y solo se buscan para reproducirse. Cada ejemplar delimita su terreno con marcas de garras y orina. A diferencia de otras especies de úrsidos, este animal no hiberna, sino que desciende a zonas más templadas en invierno.

La reproducción del oso panda ha sido uno de los mayores retos para su conservación. Las hembras solo son fértiles durante 3 días al año, y si en este periodo no encuentran pareja, no tendrán descendencia hasta el año siguiente. Además, aunque los gemelos son frecuentes, la madre no puede sacar adelante a ambas crías y acaba por centrarse solo en una.

Un oso panda gigante.

¿Cómo aumentó la población de pandas en China?

Las principales amenazas que evitaban que los pandas gigantes estuvieran fuera de extinción eran la deforestación de sus bosques y la caza furtiva. Por eso, las autoridades Chinas apostaron en su momento por la cría en cautividad y la conservación y regeneración del hábitat de este úrsido.

También se habla de los beneficios de la conservación del oso panda para otras especies, pues esta tiene lo que se conoce como un efecto paraguas: otros animales, también en peligro, se benefician de la recuperación de los bosques de los pandas. Los tigres siberianos y los elefantes asiáticos son 2 ejemplos de ello.

Cui Shuhong, director del Departamento de Protección Ecológica Natural, anunció el reconocimiento del estado “vulnerable (VU)” de la especie en julio de este año, pues las poblaciones ya sobrepasaban los 1800 ejemplares.

Si bien los esfuerzos por liberar osos panda en la naturaleza han sido infructuosos, sí que ha resultado exitoso mantener integrados los bosques de bambú donde habitan estos grandes mamíferos. Más adelante tienes más detalles sobre esto.

El bambú en la conservación del panda gigante

Antes de su declive, los osos panda habitaban todo el sureste de China, pero la expansión masiva de la población humana, la caza furtiva y la tala indiscriminada acabaron con sus lugares de refugio. Es por esto que los esfuerzos de las autoridades chinas se centraron en recuperar los bosques de bambú.

Los pandas deben comer entre 12 y 38 kilos de bambú al día para satisfacer sus necesidades energéticas.

Puesto que el bambú es tanto refugio como alimento para ellos, repoblar los bosques era la mejor opción a largo plazo para que los osos panda llegaran a estar fuera de extinción. Los esfuerzos se centraron en crear reservas y en ampliar otras ya existentes.

No obstante, este éxito podría ser efímero, ya que el calentamiento global afecta al crecimiento del bambú, ralentizándolo o deteniendo su desarrollo. Si no se consigue mantener este hábitat integrado, los pandas no podrán seguir recuperándose como hasta ahora.

Cría de pandas gigantes en cautiverio

Mantener animales en cautividad es una forma de establecer un reservorio de ejemplares para garantizar la diversidad genética en los programas de cría. Por eso, muchos zoológicos e instalaciones chinas han apostado por la cría de pandas gigantes fuera de su hábitat.

El objetivo final de la mayoría de los programas de cría en cautividad era devolver a los pandas a la naturaleza. Sin embargo, los intentos fueron infructuosos, pues los úrsidos no eran capaces de desenvolverse en libertad.

En 2007, el primer panda gigante nacido en cautividad que se liberó en la naturaleza murió tras ser golpeado por los ejemplares salvajes de su propia especie.

Los esfuerzos de cría en cautividad han dado sus frutos, pues controlar su reproducción es más fácil en esta modalidad. No obstante, según manifiestan algunos colectivos animalistas, mantener a los osos pandas encerrados hasta su muerte no es ético, y menos si no son capaces de sobrevivir por sí mismos tras su liberación.

Un oso panda común en peligro de extinción.

Que los pandas gigantes estén fuera de extinción es uno de los éxitos más encomiables del ser humano en cuanto a la conservación de especies. Sin embargo, aún queda mucho por trabajar, pues los ecosistemas recuperados siguen presentando algunos desequilibrios (como la falta de depredadores). Crucemos los dedos para que estos maravillosos úrsidos sigan escalando hacia la recuperación total.