Una morsa ártica se duerme sobre un iceberg en Groenlandia y despierta en Irlanda

Manuela Herrera Montoya·
11 Abril, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez al
09 Abril, 2021
Ver una morsa en Irlanda es un hecho bastante raro, pero no ha sido la única vez que ha ocurrido. Las morsas son animales que viven en manada y en lugares de altas temperaturas, donde en muchas ocasiones se puede ver hielo alrededor.

Las morsas del atlántico (Odobenus rosmarus) viven en las costas de Groenlandia y en el noreste de Canadá. Por ello, que una morsa ártica se encuentre en Irlanda es un hecho bastante raro. Algunos expertos explican que el animal viajó para buscar alimento y otros dicen que se quedó dormido encima de una masa de hielo. 

El cambio climático –o el calentamiento global– ha provocado cambios y ha traído muchas sorpresas. Entre ellas, se cuenta la de esta criatura, que llegó a Irlanda el pasado 14 de marzo de 2021; la cual fue descubierta por una niña de 5 años y su padre mientras caminaban en la isla de Valentia al oeste de Irlanda. 

La noticia y la morsa

Como informó el periódico Irish Examiner, el biólogo marino Kevin Flannery cree que la criatura ártica podría haberse quedado dormida sobre un iceberg en Groenlandia antes de ser llevada a través del océano Atlántico y llegar a Irlanda.

Poe otro lado, Tom Arnbom —asesor principal de WWF sobre el Ártico y su vida marina— piensa que esto es poco probable. Le explicó a la BBC que los animales jóvenes –como esta morsa– se aventuran en viajes largos para buscar nuevos lugares donde reproducir su especie y encontrar comida.

Este profesional agregó también que la morsa se perdió, porque lo normal es que estos animales siempre estén en manadas. Aún así, no se veía enferma y es probable que encuentre su camino a casa después de visitar varios lugares más. 

Una morsa mira a una cámara.

La morsa y sus características

Las morsas son grandes mamíferos marinos que pesan entre 400 y 1700 kilogramos. El ejemplar que llegó a Irlanda este año mide más de 2 metros de longitud y se cree que es bastante joven, pues sus colmillos son pequeños y no han terminado de crecer, según la MarineBio Conservation Society

Los colmillos de las morsas están presentes tanto en machos como en hembras y pueden alcanzar una longitud de hasta 1 metro. El tamaño medio de estos caninos es de 50 centímetros y suelen ser más grandes en los machos que en las hembras. 

Esta especie los utiliza para luchar, alimentarse, cortar el hielo, para empujar sus cuerpos fuera del agua y engancharse sobre el hielo para mayor estabilidad mientras duermen.

Según Samantha Nugent –instructora de Art in Action–, las morsas pasan más de la mitad de su vida descansando en aguas costeras poco profundas o sobre la tierra y el hielo, como la morsa protagonista de este espacio. 

Otras visitantes

Al parecer, se han encontrado registros de más morsas que salieron de su hábitat polar en años anteriores para llegar a Irlanda. El Irish Examiner cuenta que en 1930 apareció un noticia similar a esta, la diferencia es que la morsa tenía uno de sus colmillos quebrado y estaba muerta desde hacía varios días. 

También, en 1987 se informó un avistamiento de morsa en Shannon y en 1999 en Co Mayo. Según BBC, en 2018 se vio una morsa adulta en la costa norte y oeste de Escocia. Con el ejemplar visto este año, el Grupo Irlandés de Ballenas y Belfines (IWDG) cree que es el tercer avistamiento de una morsa desde 1999. 

Las morsas están en peligro

La morsa atlántica está en peligro de extinción. Durante 1700 y 1800 se redujo su población en una cantidad significativa debido a la caza y, actualmente, estos mamíferos se enfrentan a la amenaza de la pérdida de su hábitat, sobre todo por la acción del cambio climático.

El hielo del mar Ártico, del que las morsas dependen para vivir, esta desapareciendo. La contaminación, el calentamiento global y la actividad industrial amenazan su hábitat constantemente. Hay alrededor de 20 000 morsas en el Atlántico Norte, pero a nivel mundial se enfrentan a una creciente amenaza por el cambio climático y las rutas marítimas.

Todos estos problemas han acabado con la vida de miles de mamíferos en el Océano Pacífico, cerca de Alaska y el noreste de Rusia. Por otro lado, en el Atlántico, las morsas parecen más capaces de sobrevivir a un clima cambiante, pues las zonas de alimentación están más cerca de la costa y descansan en grupos más pequeños.

Una morsa que emerge a la superficie.

Sea por la razón que sea, Kevin Flannery expresó para EFEverde que este hecho es algo preocupante, porque puede ser consecuencia del calentamiento global o de la sobreexplotación de los mares. Esperemos que esta morsa extraviada encuentre el camino a casa, pues la especie necesita de todos los ejemplares posibles para seguir adelante.

EFEverde. Una morsa ártica en la costa irlandesa: otro aviso sobre la crisis climática [Internet]. 15 de marzo de 2021 [consultado el 6 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.efeverde.com/noticias/morsa-artica-costa-irlandesa/ BBC. Arctic walrus off Ireland's coast proves a rare sighting [Internet]. 15 de marzo de 2021 [consultado el 6 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.bbc.com/news/world-europe-56404484 MarineBio. Walruses [Internet]. [consultado el 6 de abril de 2021]. Disponible en: https://marinebio.org/species/walruses/odobenus-rosmarus/ Neville S, Kelleher L. Valentia Island visitor not the first 'walrus washed ashore' [Internet]. Irish Examiner; 15 de marzo de 2021 [consultado el 6 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.irishexaminer.com/news/munster/arid-40244516.html Nugent S. Yo soy la morsa [Internet]. New York: AV2 by Weigl; 2018 [consultado el 6 de abril de 2021]. Disponible en: https://books.google.es/books?hl=en&lr=&id=Cbq2DwAAQBAJ&oi=fnd&pg=PA22&dq=morsa+calentamiento+global&ots=D9UplXkAv-&sig=V8dA2p5BCUA-e5i_5FuTmdSezBs#v=onepage&q=morsa%20calentamiento%20global&f=false