Lucifer, un gato paralítico que ayuda a otros

Virginia Duque Mirón · 3 noviembre, 2016

Cuando escuchamos Lucifer lo relacionamos con lo oscuro, lo sobrenatural y algo malvado. Sin embargo, estas cualidades nada tienen que ver con el personaje de nuestra historia de hoy. Llamándose Lucifer, más allá de ser malo, es todo corazón y dedica su vida a ayudar a otros.

Si te come la curiosidad, no dejes de leer esta historia sobre un gato negro llamado Lucifer. Al felino la vida le jugó una mala pasada, pero supo sacar lo positivo. A pesar de ser un animal, aplicó aquello de “si la vida te da limones, haz limonada”.

Lucifer y su accidente

gato-lucifer-2
Fuente: rolloid.net

Lucifer vive en una clínica veterinaria desde que fue encontrado por los trabajadores de esta. Cuando lo hallaron, no podía caminar, pues lo habían aplastado con una puerta ocasionándole una gran lesión en la columna.

Aunque pudo ser tratado y sobrevivir, la lesión era muy grave y sus secuelas no le permiten mover sus patitas de atrás.

Sin embargo, sus ganas de vivir hacen que sea un animal agradable con todos. Ya sean personas o animales, esto lo ha ayudado a tener un trabajo en la clínica.

Lucifer y su trabajo en la clínica

Este gatito no se lamentó nunca por su destino, a pesar de haberse quedado paralítico. Le consiguieron una silla de ruedas para gatos y pronto empezó a caminar por los pasillos de la clínica saludando a los demás pacientes que estaban allí.

Los trabajadores de la clínica no tardaron en darse cuenta de que Lucifer animaba a los demás animales enfermos. Incluso influía de forma muy positiva en su estado de ánimo, lo cual propiciaba una pronta recuperación.

Por ello, Lucifer ahora tenía un trabajo en la clínica. Sería un colaborador que ayudaría a los más desfavorecidos a luchar por su vida sin importar si quedaban lisiados como él o con otro tipo de secuelas.

Para lograrlo, se acerca a sus jaulas para ver la reacción del animal (a veces perros y gatos no se llevan bien y Lucifer lo sabe), y cuando se crea una conexión especial, se abre la jaula y se permite que el felino entre y permanezca cortos períodos con ellos.

Se recuesta a su lado, los acaricia con sus patas e intenta jugar con ellos, algo a lo que los otros responden hasta donde las fuerzas les permiten. Todo esto sube el ánimo de los animales y su recuperación se acelera.

Para aquellos que desgraciadamente no tienen cura, al menos Lucifer les hace pasar los mejores últimos momentos de su vida.

Lucifer es pluriempleado

gato lucifer
Fuente: rolloid.net

¿Quién dice que tener una discapacidad es impedimento para tener un trabajo? ¡Lucifer tiene dos! Sí, y es que además de cuidar de otros, animarlos e infundirles sus ganas de vivir, Lucifer es la imagen de marketing de la clínica.

Ha posado como modelo para varias campañas y estas han sido todo un éxito. Hay imágenes muy divertidas en las que se contradice en su modestia.

Te explicamos. En una web fingieron una especie de entrevista en la que le preguntaron si se sentía especial a lo que respondió:

“No, no soy una estrella. Solo soy un gato, aunque a veces me siento como un humano. Solamente quiero agradecer a la clínica por esta oportunidad de vivir y de poder ayudar a animales necesitados”.

Esta respuesta fue acompañada de una foto en la que Lucifer salía sentado.

Sin embargo, después de esa foto vino un comentario con otra foto en la que Lucifer tenía una corona de juguete y decía:

“Vale, lo reconozco, a veces llevo corona y me gusta…”.

Su sentido del humor es único. Y además de infundir ganas de vivir en otros animales, no hay duda de que este bello gatito negro tiene mucho que enseñarnos a las personas también. Sin duda, su actitud nos recuerda aquello de “si lloras porque no puedes ver el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas”.

Gracias Lucifer por tus importantes y valiosas lecciones de vida.

Fuente de las imágenes: rolloid.net