Los perros son como los humanos los hacemos

Virginia Duque Mirón · 2 octubre, 2015

En muchas ocasiones escuchamos tópicos sobre los perros del tipo “esta raza es muy agresiva“, “este tipo de perros son muy dormilones”, “aquella otra raza es muy antisocial” y un largo etcétera. ¿Qué hay de cierto en todo esto?

Bueno, si bien es verdad que hay características en los canes en general que provienen de su raza y sus genes, también es cierto que muchas otras de ellas son formadas por sus dueños.

Por ello, hay que conocer qué debemos enseñar a un perro y qué no, cuáles son los errores que cometemos y cómo corregirlos. Tu perro será o se convertirá en lo que tú lo hagas. Por tanto, ten presente todo lo que te vamos a contar en este artículo.

3 errores más comunes al educar a los perros

Autor: Mariano García-Gaspar
Autor: Mariano García-Gaspar

Castigo en vez de refuerzo

“El castigo es desagradable e innecesario cuando se quiere educar a un perro”

-Etóloga Karen Pryor-

                                             

Así es, en vez de castigar al animal, lo cual se puede llegar a convertir en un maltrato y despertar su lado agresivo, los psicólogos caninos recomiendan el refuerzo positivo. ¿Cómo se hace?

Bueno, en vez de estar pendiente de cada cosa que el animal hace mal, estar atento a lo que hace bien para premiarlo. Los perros responden con buenas actitudes cuando saben que estas serán premiadas y se les irán yendo poco a poco las que no son tan buenas.

Frenar un comportamiento de golpe

Seguro que hemos utilizado más de una vez la palabra “STOP” con los perros. Pues bien, este es uno de los mayores errores que se pueden cometer. Los perros, como los humanos, necesitan tiempo de adaptación para aplicar lo aprendido. Intentar parar o frenar en seco un comportamiento tan solo puede lograr que nuestro perro se estrese.

El estrés lo puede llevar a estar triste, a no querer comer, a no dormir e incluso a ser agresivo y antisocial. ¿De veras quieres un perro así? Estamos seguros de que no. Así que olvida las órdenes estrictas y tira del amor, el cariño y la paciencia para educar a tu perro.

Usar la fuerza

No, no y no. Ni siquiera asustarlo golpeando un periódico en algún lugar. Esto es cruel y hará sufrir a los perros además de que crecerán con temor haciéndolos antisociales y agresivos, buscando una forma de defenderse.

Cómo educar a los perros. 5 pasos

Aparta tiempo para enseñarles

Dedica al menos 15 ó 20 minutos diarios al entrenamiento de tu perro o perros. No los atosigues con más de una cosa. Ve por partes; primero enseña una pequeña cosa y luego otra.

Prepárate mentalmente para su entrenamiento

Si vas contento y con una buena actitud, habiendo pensado de antemano cómo hacer que el animal se divierta, él reaccionará de mejor manera. En cambio si le regañas cada vez que lo hace mal, el perro o los perros relacionarán las sesiones de entrenamiento con tu decepción y no estarán predispuestos la próxima vez.

Dale recompensas inmediatas

Los perros no entienden las consecuencias a largo plazo de sus actos. Por tanto, si tu perro no hace nada que debas premiar y lo recompensas, no lo relacionará con ninguna actitud y no le enseñarás nada.

Sé coherente

Sé coherente con lo que le enseñas a tu perro o perros. Y sobre todo, haz que el resto de la familia colabore. Por ejemplo, si has dedicado tiempo en enseñarle que no se suba al sofá, pon al tanto a toda la familia para que ellos tampoco permitan que lo haga.

Ignora sus ladridos

beagle ladrando

Si tu perro ladra y ladra sin ningún motivo o con el único motivo de llamar tu atención, ignóralo. Cuando se calme y deje de ladrar, dale un premio. Si intentas callarlo lanzándole una pelota o un juguete solo le enseñarás que ladrando conseguirá lo que quiere.

Haz que tu perro sea obediente, cariñoso, social y educado, no solo contigo y los miembros de tu familia sino con las demás personas y los demás perros. eso no depende de su raza, tamaño o color, sino de la educación y el amor, cariño y educación que tú le suministres.

Tu perro será como tú quieras que sea. Solo piensa bien antes de educarlo, qué tipo de perro o perros quieres tener.

Imagen cortesía de Gonzalo García Jaubert.