Los niños con mascotas son más responsables y sensibles

En ocasiones, hemos visto cómo tener un animal en casa puede mejorar la salud de los bebés, haciéndolos más inmunes a enfermedades. Pero más allá de eso, tener una mascota en una casa donde hay niños ayuda a que estos sean más responsables y sensibles. Sí, como lo oyes, los niños con mascotas son más responsables y sensibles.

A los que no aman los animales esta teoría les puede parecer un tanto increíble, pero ya sabemos cuántos buenos sentimientos tienen los animales. Aunque estos no pueden hablar, con sus gestos y actitudes los animales pueden demostrarnos mucho, y los niños que son como esponjas, imitarán esas bonitas cosas.

Cómo ayudan las mascotas a los niños

niña con conejo

Además, tener una mascota hará que tu hijo aprenda a responsabilizarse de alguien y tendrá a alguien más en su corazón que despertará buenos sentimientos en él.

Responsabilidad

Lo primero que aprenderán los niños, en lo cual tú tendrás un papel importante, es que una mascota es más que simplemente una bolita de pelo preciosa con la que jugar. Debe formar parte de las responsabilidades que tener una mascota conlleva. Hay que darle de comer, de beber, llevarlo al veterinario, si es un perro, habrá que sacarlo a pasear, bañarlo, y un largo etcétera.

Si ayudas a tus hijos a formar parte de esto, serán niños más responsables y sensibles ante las necesidades de otros.

Respeto

Los niños pueden ver al animal como un juguete, pero pronto entenderán que es un ser vivo y que como tal, necesita su espacio, tiene sus sentimientos y no puede estar disponible siempre a los caprichos de ellos. De ese modo, sabrán que deben respetar sus sentimientos y su espacio y también estar disponibles para cuando la mascota los requiera y no solo para cuando ellos deseen.

Empatía

Como consecuencia del respeto surge la empatía. El niño puede aprender a ponerse en el lugar del otro. Esto no le servirá solo para su mascota, sino que esta cualidad le será de utilidad también cuando sea adulto y de manera inconsciente la pondrá en práctica con otras personas.

“Que los niños crezcan con mascotas ayuda y fomenta que en su vida adulta sean personas más sensibles porque desarrollan la inteligencia emocional”.

                                                                                 -Silvia Naya, Psicóloga infantil-

Sensibilidad

Tener una mascota hará que el niño fomente su amor hacia los animales y esto a su vez, le creará una sensibilidad especial hacia ellos y se extenderá hacia otras situaciones. Aprenderá a no tolerar las injusticias y por tanto, a mostrar mayor sensibilidad ante los problemas de otros.

Compartir

Una mascota no sabe hablar, así que cuando quiera algo, bien sea un objeto o bien un poco de atención, o incluso una cama, simplemente lo cogerá, lo reclamará o se subirá, sin más. El niño entenderá que con quienes se ama hay que compartir sin excusas, y agradecer el amor recibido de esa manera.

Lealtad

niños con perro y gato

Una mascota, con sus actitudes, enseñará a tu hijo que siempre estará con él y su familia, en las buenas y en las malas. Esto será algo que se quedará grabado en la mente del chico y que de forma inconsciente formará parte de su personalidad y fomentará las buenas relaciones personales que tendré en el futuro.

Todas estas cualidades son, sin duda, maravillosas y nos hacen comprender que los niños con mascotas son más responsables y sensibles.

Claro está, también debes tener cuidado y no dejar que tu hijo permita que tu perro le lama en la boca o en alguna herida que tenga en alguna ocasión. No obstante, una mascota siempre es beneficiosa en un hogar con niños. No solo porque los niños con mascotas son más responsables y sensibles, sino porque incluso ayudan a mejorar la salud.

¿Qué padre no querría que su hijo desarrollara esas cualidades? Si tienes hijos y aún no tienes una mascota, escoge una para que veas por ti mismo cómo los niños con mascotas son más responsables y sensibles.

Categorías: Consejos Etiquetas:
Te puede gustar