¿Las perras pueden tener mastitis?

Virginia Duque Mirón · 17 abril, 2018
La gravedad de esta enfermedad es tal que los cachorros que están siendo amamantados pueden llegar a morir, de ahí que estar al tanto de los síntomas para identificarla pueda salvarles la vida

Hay muchas enfermedades comunes que los perros, al igual que nosotros, pueden tener. Ante el desconocimiento de estas, nos preguntamos cuáles son y cuáles no. Por ejemplo, ¿pueden las perras tener mastitis? Te hablamos sobre ello.

Qué es la mastitis

La mastitis es una inflamación e infección de las mamas que produce grandes dolores. Suele ser ocasionada por una pérdida de la calidad de la leche materna, lo cual no solo influye en la madre, sino que puede llevar a los bebés a la muerte por no estar correctamente nutridos.

Aunque la mastitis siempre ha sido una enfermedad reconocida en los humanos, ya se sabe desde hace varios años que las perras y otros mamíferos también pueden sufrirla. Identificar los síntomas y saber cómo actuar es esencial para poder ayudar a tu perra y salvar la vida de sus cachorros.

Las perras pueden tener mastitis, ¿cómo identificarla?

La mastitis podría surgir incluso en perras que no estén embarazadas y que sufran un embarazo psicológico. De hecho, es uno de los síntomas más recurrentes para diagnosticar este tipo de ‘embarazo’.

Mastitis en perra lactante: tratramiento

La mastitis canina no siempre tiene por qué presentar una infección, pues podría simplemente darse la inflamación, pero fuera como fuere, siempre ocasionará un gran dolor y molestia a tu mascota.

Uno de los motivos que la puede ocasionar es la presión que los cachorros hacen sobre las mamas de su madre con sus patas y uñas. Este gesto puede ocasionar lesiones, que unido a las bajas defensas debido al parto, hace más propicia la infección.

Síntomas de la mastitis canina

Como siempre decimos, estar atentos a cualquier cambio ocurrido en nuestra mascota es parte de la responsabilidad que adquirimos al adoptarla. Por ello, fíjate si tu perra muestra alguno o varios de estos síntomas para actuar con rapidez:

  • Apatía
  • Fatiga
  • Letargo
  • Sensibilidad al tacto en la zona
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Fiebre
  • Enrojecimiento e irritación de las mamas
  • Pérdida del apetito
  • Dureza de las mamas

Recuerda que la mastitis afecta también a los cachorros, quienes pueden presentar síntomas de que la leche que toman no es de buena calidad. Estos podrían ser: pérdida de peso, no comer suficiente, debilidad, quejidos, problemas de piel o digestivos.

Si ves cualquiera de estas señales, bien sea en la madre o en los cachorros, ve al veterinario para poner remedio cuanto antes. De hecho, si la leche no es buena los cachorros no querrán mamar, por lo que esta se acumulará en las mamas de la madre, lo que podría tener consecuencias fatales para ella.

Es muy probable que el veterinario te sugiera que alimentes a los cachorros con leche maternizada con un biberón hasta que puedan tomar alimento más sólido.

Leche maternizada para cachorros

Diagnóstico de la mastitis canina

Además de tener en cuenta los síntomas anteriormente mencionados, el veterinario hará una exploración a tu perra y es posible que incluso una ecografía o alguna prueba similar, dependiendo del estado de la mastitis y del animal.

También podría ser requerido un cultivo microbiológico de la leche e incluso una citología. Cuando el veterinario determine que se trata de una mastitis y la gravedad de esta, se procederá al tratamiento.

Tratamiento

No trates a tu perra por tu cuenta, ni siguiendo recomendaciones de otros; el veterinario es el único que puede determinar un tratamiento a tu mascota. Lo primero será extraer la leche materna acumulada en las mamas para aliviar al animal. Podría ser que hubiera accesos o tumores y hubiera que proceder a la cirugía.

El tratamiento antibiótico para calmar el dolor y eliminar la infección, en caso de que la hubiera, durará entre dos y tres semanas. Los medicamentos más comunes que podrían ser recetados son amoxicilina, amoxicilina y ácido clavulánico, cefalexina o cefoxitina.

Sigue al pie de la letra cualquier instrucción que te dé el veterinario y, en cuanto sospeches que tu perra podría tener mastitis, no permitas que los cachorros sigan lactando de ella, pues sería perjudicial para ellos y para la madre también.

Tranquilo, si estás al tanto de esos cambios en tu mascota y actúas a tiempo, la mastitis tiene una solución sencilla.