Las madres bonobo ayudan a ligar a sus hijos

Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
· 24 mayo, 2019
La conducta del bonobo vuelve a sorprendernos, y es que las madres de esta especie intentan garantizar la reproducción de sus hijos

El bonobo es la especie más desconocida dentro de los grandes simios. Pero lo cierto es que en las últimas décadas ha ganado protagonismo debido a las apasionantes conductas que muestra esta especie y que recuerdan, en muchos casos, al ser humano.

El curioso caso del bonobo

Debemos recordar que el chimpancé no es el único primate con enorme cercanía a nuestra especie: el chimpancé comparte junto al bonobo el que sería nuestro ancestro común con ambas especies, por lo que tenemos relación cercana a nivel evolutivo con ambas especies. Tradicionalmente, siempre se ha hablado del chimpancé común, pero el ser humano también es muy bonobo.

El bonobo es una de las especies donde mandan las hembras dentro del reino animal, además de tratarse de un animal que mediante sexo libera tensiones dentro del grupo, y donde las agresiones son escasas.

Al igual que otros primates, el cuidado de las crías por parte de las madres bonobo es largo e importante. Sin embargo, ahora un grupo de investigadores ha observado una conducta muy curiosa: las madres bonobo parecen ayudar a sus hijos a ligar, una conducta hasta ahora desconocida y que parece totalmente ausente en chimpancés.

Bonobós ligando

Las madres que ayudan a sus hijos a ligar

Lo que han observado en la reserva de Kokolopori es cuanto menos llamativo, tal y como señala el estudio publicado en Current Biology: cuando un macho intenta copular, pero esto es impedido por un segundo macho, la madre del primero puede perseguir al segundo hasta que desista. 

Ya sabíamos que los rangos de los machos dependen mucho de los de sus madres, pero este parece uno de los mecanismos por los que se produce esto: las madres dominantes tienen más garantías de ayudar a su hijo a reproducirse.

En concreto, cuando los machos tienen a sus madres en el grupo, tienen hasta tres veces más probabilidades de reproducirse. Además, estar cerca de sus madres hace más fácil que sean aceptados por el resto de hembras, lo que les permite interactuar con ellas.

El estudio, liderado por el primatólogo Martin Surbeck, señala las enormes diferencias que esto supone con el chimpancé, donde la cercanía a la madre en el caso de los chimpancés no solo no beneficia, sino que parece incluso perjudicial para la reproducción de sus hijos.

Bonobo y cría

¿Por qué las madres ayudan a sus crías a ligar?

También se ha observado que estos primates no tienen esta preocupación en cuanto a sus hijas se refiere. Esto se puede deber a que la mayoría de hembras que nacen se terminan por ir del grupo, y son los machos los que se quedan, a diferencia de otras especies.

Además, los machos son mucho más exitosos en la dispersión de sus genes: una hembra de bonobo solo puede tener una cría cada tres años, pero un macho puede tener mucha mayor descendencia, lo que aumenta el éxito del linaje de la madre.

No es la primera vez que se ha visto cómo animales salvajes apoyan al éxito de sus hijos una vez pasa la madurez. Por ejemplo, las madres de orca apoyan a sus hijos en la caza, aunque estos ya sean independientes. Conviene recordar que esto ocurre durante la menopausia, proceso que no ocurre en los bonobos.