¿Qué es la ictiología?

10 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
La ictiología estudia el mundo de los peces, su biología, clasificación y distribución

La ictiología es una rama de la biología que estudia los peces. Los peces son un grupo muy amplio y diverso de animales y la ictiología se encarga de clasificarlos, de estudiar su morfología y fisiología y cómo se relacionan con el medio.

¿Para qué sirve la ictiología?

Como otras ciencias que estudian los animales, la ictiología nos acerca al mundo de los animales. Gracias a ella podemos reconocer las distintas especies de peces y su biología al completo. Además conocer la reproducción de ciertos peces, puede ser muy útil en temas de conservación o producción para el consumo humano.

Dado que el ser humano lleva alimentándose de peces desde la Prehistoria, la ictiología es una ciencia muy antigua y, aunque en sus orígenes no estuviera consolidada como disciplina, sus conocimientos ya se aplicaban para la pesca.

La ictiología, además, se relaciona con otras ciencias biológicas como la limnología, la oceanografía y la ecología.

¿Cómo se clasifican los peces?

Existen dos grandes grupos de peces bien diferenciados, según el esqueleto que presenten:

  • Peces osteictios o peces óseos: son los que tienen esqueleto óseo, la típica raspa que apartamos cuando comemos pescado.
  • Peces condrictios o cartilaginosos: el esqueleto de estos peces está formado por cartílagos; a este grupo pertenecen los tiburones y las rayas.
Mantarrayas en el mar

Existe un tercer gran grupo de peces, aunque con muy pocos representantes en la actualidad: los peces agnatos o sin mandíbula, como las lampreas y los mixines.

¿Cómo se han adaptado los peces a la vida acuática?

Una de las grandes cuestiones de la ictiología es explicar cómo se han adaptado los peces a la vida en diferentes medios acuáticos: mares, lagos, ríos, estuarios, marismas…

Cada medio se diferencia por unas características físicas y químicas (pH, salinidad, luz, oxígeno, profundidad, tipo de sedimento…). Así, los animales que habitan en cada lugar cuentan con diferentes adaptaciones fisiológicas para poder sobrevivir.

Piel escamosa

Los peces, como otros animales vertebrados, tienen una piel formada por capas: la epidermis y la dermis. La epidermis de los peces presenta abundantes glándulas mucosas que mantienen lubricada la superficie del animal.

A partir de la dermis se originan las escamas, que pueden ser de distintos tipos y distribuciones. Muchos peces presentan modificaciones a partir de estas escamas, como órganos luminiscentes, aguijones o espinas.

Aletas pares

Excepto los agnatos, los demás peces presentan aletas pares, lo que junto a la forma hidrodinámica de su cuerpo los convierte en grandes nadadores:

  • Aletas pectorales. Sirven como timón.
  • Aletas dorsales. Junto con las ventrales, son aletas estabilizadoras y correctoras de la posición.
  • Aletas pélvicas o ventrales.
  • Aletas caudales. Tienen muchos tipos de apariencia: redondeada, dividida, en forma de semiluna….
  • Aletas anal. Puede haber una o más aletas anales; están situadas entre la abertura anal y la cola.

La forma habitual de locomoción en peces consiste en movimientos ondulatorios del cuerpo ayudados por golpes de la aleta caudal.

Clases de aletas que tienen los peces

Branquias

Las branquias son los órganos respiratorios de los peces, mediante los que extraen el oxígeno disuelto del agua y expulsan dióxido de carbono al medio.

Además de las branquias, algunos peces pueden respirar por la piel, como es el caso de especies sin escamas como la anguila, mientras que otros peces poseen pulmones.

Durante la respiración el agua penetra por la boca, por las hendiduras branquiales o por ambas vías. La salida tiene lugar por las hendiduras branquiales que se abren y cierran alternativamente.

Vejiga natatoria

Es una característica de peces osteictios y actúa como un órgano respiratorio. No existe en las especies con pulmones, en especies de aguas profundas como los lenguados o en especies que nadan continuamente, como el atún o la caballa.

  • Carlos Granado Lorencio. Universidad de Sevilla. Ecología de peces, 2002.