Gripe aviar: impacto en las granjas avícolas

La gripe aviar representa una seria amenaza a la salud de los animales y de los seres humanos. Además, viene impactando negativamente la economía de las granjas avícolas y de las producciones de subsistencia.

¿Qué es la Gripe Aviar?

La gripe aviar, también llamada de gripe aviaria, es una enfermedad viral, aguda e infecciosa. Afecta a aves y mamíferos de distintas especies, inclusive las mascotas y los seres humanos.

Fue reconocida por primera vez en Italia durante el principio del siglo XX, pero rápidamente se expandió por todo el planeta. Debido a su letalidad y elevado riesgo de contaminación, es considerada una zoonosis alarmante por la Salud Publica.

Gato y pajaro

La enfermedad es ocasionada por los subtipos H5 y H7 de los virus Influenza pertenecientes al género A. Pueden infectarse aves silvestres y domésticas, pero las gallináceas son especialmente vulnerables. Por ello, la afección quedó conocida también como “enfermedad del pollo”.

Formas de Transmisión

La difusión y transmisión de la gripe aviar es más intensa en las granjas y campos de explotación avícola.

El ave infectada elimina los virus principalmente por sus heces y fluidos respiratorios. Por ello, la forma de transmisión más frecuente es el contacto directo con las heces y secreciones de aves contaminadas.

Sin embargo, la vía aérea también es un importante difusor de estos agentes patógenos. Al igual que el contacto con alimentos, agua u objetos infectados.

La infección en seres humanos

Normalmente, la Gripe Aviar no debería infectar seres humanos. Eso sucede gracias a una mutación anormal e imprevisible de algunos virus de la familia Influenza.

Los primeros casos en humanos fueron diagnosticados en Hong Kong, durante el año de 1997. El sacrificio de millones de aves domésticas impidió que se generara una pandemia.

Los síntomas iniciales se asemejan a de una gripe común: tos, malestar en la garganta, dolores musculares y fiebre. Con el avance de la enfermedad, crece el riesgo de desarrollar problemas respiratorios severos, como la neumonía.

Actualmente, la OMS mantiene la alerta para una posible pandemia de Gripe Aviar. La justificación es la alta migración de los serotipos H5N1 del virus Influenza en todos los continentes.

Efectos negativos en las granjas avícolas

El fallecimiento por la enfermedad merma la población de aves. A ello se suma la necesidad preventiva de sacrificio de muchas aves contaminadas.

La situación afecta gravemente a países de Asia y África, donde esta actividad es fundamental para la economía regional. En el continente africano, 70% de la producción avícola deriva de la crianza doméstica o de subsistencia en corrales.

Costes de la bioseguridad y vulnerabilidad

Otro aspecto preocupante para estos productores son los costes para aplicar las nuevas medidas de control y prevención de la enfermedad.

¿Cómo podrían estas granjas semicomerciales competir con las grandes industrias? Los elevados costes productivos crearían una desigualdad casi imposible de superar. Dejando estos granjeros avícolas en una peligrosa situación de vulnerabilidad.

Préstamos para pequeños productores rurales: ¿una amenaza más?

El descenso de ingresos debido a la mortalidad de las aves infectadas impide que cuenten con capital monetario. Por ello, muchos pequeños productores avícolas terminan recurriendo a préstamos debido a las pérdidas financieras.

Esto crea una presión adicional para estos granjeros, ya que deben asumir una nueva deuda con el préstamo solicitado. Lo que significa más gastos en un momento de bajo presupuesto.

Gallinas comiendo

Se genera un desequilibrio competitivo entre las pequeñas granjas y la producción industrial de gran escala. Las industrias cuentan con una liquidez financiera elevada, pudiendo sobrevivir a periodos de baja venta o disminución de precios.

Impactos negativos en España

En Europa, los efectos negativos de la gripe aviar ya se hacen sentir en las zonas de producción rural. Recientes reportajes confirman más de 2700 focos de alta patogenicidad en casi todos los países europeos.

Francia y Hungría presentan las mayores concentraciones de casos en aves de crianza comercial. Mientras que Alemania tiene el mayor número de diagnósticos en aves silvestres.

Las últimas noticias dicen que España presenta 10 casos de alta patogenicidad en aves domésticas y 2 en aves silvestres. Pero el país ya había registrado más de 30.000 sacrificios de aves en el mes de febrero.

Prevenir y combatir la gripe aviar es una importante cuestión de Salud Pública donde todos podemos colaborar. Por ello, es fundamental reforzar las medidas de higiene y elegir conscientemente dónde comprar los productos avícolas.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar