Como evitar que el perro coma rápido

Yamila · 23 agosto, 2017

Muchas veces observamos que hay perros que comen demasiado rápido. Esta conducta puede ser perjudicial para los canes puesto que les puede producir mala digestión y diversos malestares estomacales que pueden llegar a complicarse aún más si no se corrige el hábito a tiempo. Ahora ¿cómo evitar que el perro coma rápido?

Apenas apoyas el plato en el suelo o empieza a caer la comida del paquete, el perro se desespera por comer. Se abalanza sobre su plato y comienza a tragar (sin masticar) los alimentos. Si está caliente, incluso puede quemarse en el proceso. En cuestión de segundos el recipiente está vacío y te pide más.

Si esta situación te parece familiar no dudes en leer el siguiente artículo donde te contaremos cómo evitar que el perro coma rápido. Descubrirás que podrás

¿Es posible evitar que el perro coma rápido?

La hora de la comida puede ser un momento muy frenético.

La mayoría de las mascotas come demasiado rápido sin apenas masticar los alimentos. Este es un clásico hábito ligado al instinto de supervivencia. Al igual que sucede con sus “primos”, los lobos, los perros engullen la comida para no compartir con el resto de la manada.

Al comer rápidamente, los animales aprovechan la “suerte” de tener alimento y se aseguran de recibir una ración acorde a sus necesidades, antes que otro se la quite. Así de simple.

Por supuesto, esto es algo que no siempre podemos entender los humanos ya que somos muy rigurosos con la comida de nuestra mascota y todos los días le damos su ración. Sin embargo eso parece no importarle al peludo y continúa abalanzándose sobre el plato para engullir lo que le dan.

Es fundamental evitar que el perro coma rápido. Ingerir apresuradamente puede traducirse en muchos problemas para su salud. Incluso en el alimento canino hay posibilidades de que se ahogue al tragar sin masticar.

Otra consecuencia de comer demasiado rápido es que al hacerlo, el animal también traga aire. Esto le provocará gases al perro, además de los problemas gástricos que derivan de ello. Los eructos y gases serán una clara señal de malestar estomacal o mala digestión.

Por otra parte, es un riesgo que el perro tenga el hábito de comer rápido, sobre todo si se trata de comer huesos o comida “humana” en lugar de pienso –peregrina– ya que, por ejemplo, una astilla del hueso puede perforarle el esófago y varios órganos más en el camino. El riesgo de asfixia aumenta significativamente si no le corregimos este hábito a tiempo.

Por último lo más peligroso de que nuestro can coma muy rápido: el riesgo de padecer torsión de estómago. Si no se trata a tiempo incluso puede provocar la muerte del animal. Sucede cuando a causa del peso literalmente el estómago “se desprende” de los músculos y tendones que lo mantienen así como también se separa del intestino.

Los síntomas de torsión de estómago en un perro son los siguientes:

  • Vientre hinchado
  • Debilidad
  • Pocas ganas de moverse
  • Caminar encorvado
  • Intentos de vomitar
  • Dolor

En caso de que el perro tenga signos de encontrarse mal, es imprescindible llevarle al veterinario lo más rápido posible para que se le pueda practicar el tratamiento adecuado (en algunos casos, puede conllevar incluso una intervención quirúrgica). No dejemos pasar de largo esto si queremos que nuestra mascota viva.

Tips para evitar que el perro coma rápido

Si tu mascota se comporta de forma muy ansiosa y se desespera por llegar al plato al momento de comer, y no mastica lo suficiente los alimentos, presta atención a estos consejos:

  1. Utiliza el plato al revés. La parte inferior del comedero es más pequeño que el inferior. Además tiene una forma “extraña” que hará que el animal haga un esfuerzo adicional para encontrar la comida. También puedes comprarle un plato especial con formas en las cuales la comida está repartida en diferentes compartimentos. Sino te puede servir una de esas bandejas para hornear cupcakes o incluso colocar una piedra grande en el centro del plato para que sea una “odisea” encontrar la comida.
  2. Darle un juguete con comida. Existen en las tiendas de mascotas unos juguetes especiales que se rellenan con comida. A medida que el perro va mordiendo el objeto el pienso va “cayendo”. Es ideal también para que saque a relucir su instinto de cazador… y se divierta un rato.
  3. Limita las cantidades.
    Si le das un plato grande de comida por las noches opta por ofrecerle la mitad a la mañana y el resto en la cena por ejemplo. Si bien esto no logrará evitar que el perro coma rápido al menos prevendrá una probable torsión de estómago. Además es una buena técnica para que tu mascota no sufra sobrepeso. Si come dos veces al día cada vez que haga la digestión quemará calorías.

Otros consejos oportunos

  • Prueba con platos y cantidades pequeñas. Le colocas la primera ración y unos minutos después de que termine, le das la otra y así sucesivamente hasta que se acabe la ración diaria. Sí, esta opción implica que debas velar por él mientras come.
  • Eleva el plato. Una buena técnica para que el perro coma más despacio es ponerle el comedero encima de un banco, una bandeja o una mesilla. Así tendrá la cabeza más elevada al momento de comer y podrá expulsar más fácilmente el aire.
  • Haz postas de comida. Además de divertido evitará que tu perro coma tan desesperado. Coloca tres platos en diferentes áreas de la casa para que el animal tenga que buscar la comida. Entre que termina un plato y encuentra el siguiente al menos pasará algo de tiempo.